Política y Sociedad Por los investigadores Harvey Alter, Michael Houghton y Charles Rice

El hallazgo del virus de la hepatitis C gana el Premio Nobel de Medicina 2020

— Madrid 5 Oct, 2020 - 6:52 pm

El Premio Nobel de Medicina de este año se ha otorgado a los descubridores del virus de la hepatitis C, Harvey Alter, Michael Houghton y Charles Rice, por su “contribución decisiva” a la lucha contra la hepatitis de transmisión sanguínea, “un importante problema de Salud mundial” que causa cirrosis y cáncer de hígado.

Los citados científicos hicieron descubrimientos fundamentales que llevaron a la identificación de un nuevo virus, el de la hepatitis C. Antes de su trabajo, el descubrimiento de los virus de la hepatitis A y B había sido un paso crítico hacia adelante, pero la mayoría de los casos de hepatitis transmitida por la sangre seguían sin explicación. El descubrimiento del virus de la hepatitis C reveló la causa de los casos restantes de hepatitis crónica y posibilitó análisis de sangre y nuevos medicamentos que salvaron millones de vidas.

La inflamación del hígado, o hepatitis, una combinación de las palabras griegas para hígado e inflamación, es causada principalmente por infecciones virales, aunque el abuso de alcohol, las toxinas ambientales y las enfermedades autoinmunes también son causas importantes.

En la década de 1940, quedó claro que hay dos tipos principales de hepatitis infecciosa. La primera, llamada A, se transmite por agua o alimentos contaminados y, generalmente, tiene poco impacto a largo plazo en el paciente. El segundo tipo se transmite a través de la sangre y los fluidos corporales y representa una amenaza mucho más grave, ya que puede conducir a una condición crónica, con el desarrollo de cirrosis y cáncer de hígado.

Infección silenciosa

“Esta forma de hepatitis es insidiosa, ya que, de lo contrario, las personas sanas pueden infectarse silenciosamente durante muchos años antes de que surjan complicaciones graves”, señalan los científicos. La hepatitis transmitida por la sangre se asocia con una morbilidad y mortalidad significativas, y causa más de un millón de muertes por año en el mundo, lo que la convierte en un problema de salud mundial en una escala comparable a la infección por el VIH y la tuberculosis.

El descubrimiento del virus de la hepatitis C es “un logro histórico en la batalla en curso contra las enfermedades virales”, resaltan desde la organización del Premio Nobel. Además, añaden que “gracias a su descubrimiento, ahora se dispone de análisis de sangre altamente sensibles para el virus y estos, esencialmente, han eliminado la hepatitis postransfusional en muchas partes del mundo, mejorando enormemente la salud global”. Su descubrimiento también permitió el rápido desarrollo de medicamentos antivirales dirigidos contra la hepatitis C.