Política y Sociedad Durante la segunda jornada SEDISA-SEFH

Gestores sanitarios y farmacéuticos de hospital consolidan su alianza para salvar el sistema sanitario

Gestores sanitarios y farmacéuticos de hospital han avanzado en su alianza para salvar el sistema sanitario, dentro del acuerdo estratégico alcanzado por la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA) y la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), en un encuentro que contó con el apoyo de importantes compañías farmacéuticas.

Modoaldo Garrido

El vicepresidente de SEDISA, Modoaldo Garrido, se felicitó por avanzar con la jornada, dentro del convenio marco suscrito con la SEFH. Una verdadera alianza estratégica, según sus propias palabras, que le llevaron a agradecer el trabajo conjunto con su presidente, el doctor Calleja.

Agradeció también Modoaldo Garrido a los patrocinadores del evento su apoyo a una reunión del mayor interés, más concretamente a las compañías farmacéuticas Pfizer, Abbvie, Janssen, Astellas y Celgene.

No negó importancia Garrido a la dimensión de los problemas a los que se enfrenta la sanidad española, por lo que encontró muy propicia la ocasión para señalar a farmacéuticos y gestores como los principales artífices de la incorporación de la innovación terapéutica al Sistema Nacional de Salud (SNS), sin que se produzca la quiebra de este.

Miguel Ángel Calleja

Trazabilidad y eficiencia

El presidente de la SEFH, el doctor Miguel Ángel Calleja, destacó el abordaje de la inmunooncología y la Medicina Personalizada dentro de la jornada. Aprovechó además para poner el acento en las pautas marcadas recientemente por el Ministerio de Sanidad sobre terapias celulares destinadas a cada paciente individualizado. Lo que obliga a establecer estrategias conjuntas para lograr la mayor calidad, seguridad y trazabilidad para los ciudadanos, siempre con la inexcusable eficiencia, añadió.

Para el doctor Calleja, ya se dispone de las herramientas que permiten hacer posible todo lo anterior, dado que la Farmacia Hospitalaria (FH) es una gran aliada para las instituciones, a partir de soluciones basadas en la evidencia científica. Junto a la necesidad de embarcar a cada clínico y jefe de servicio, adelantó que la Farmacia Hospitalaria seguirá en esa línea con sus profesionales, siempre listos para participar en proyectos de trazabilidad y resultados en salud. Según Calleja, no basta con decir que tal o cual tratamiento ha sido menos costoso hoy que el año anterior, por ejemplo, sino constatar que los resultados en salud se han conseguido.

Antonio Alemany

Crear entornos seguros

El director general de la Coordinación Sanitaria de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, el doctor Antonio Alemany, agradeció la invitación para aportar la sensibilidad de la región a las cuestiones tratadas.

Según su parecer, el uso racional tiene una vertiente sanitaria, con eficacia y seguridad, y otra dimensión contable que permite optimizar los aspectos económicos de la asistencia. Ello precisa un programa muy bien ensamblado.

Dentro del aspecto sanitario, destacó que los esfuerzos de la última década han incrementado la seguridad para el paciente, pero lamentó que aún sigue siendo una práctica de mayor riesgo entrar en un hospital que volar en avión o viajar en coche.

Alemany señaló al farmacéutico de hospital como líder para hacer un entorno más seguro en este medio, aunque esa no es tarea para un sólo profesional. En este sentido, estableció que la seguridad y la eficiencia deben ser consideradas por ellos y también por los gerentes hospitalarios. Esto debe ser una sinergia constante entre la dirección y el uso científico, describió., mediante una colaboración multiplicativa que requiere el trabajo en equipos multidisciplinares. En una tradición de gestión clínica originada en la Atención Primaria de los años 90 del siglo XX, para ser posteriormente asumida por los gerentes de hospitales, según evocó el director general.

Domingo del Cacho

Esto tuvo, y aún tiene, que vencer algunas reticencias en los clínicos para tener en cuenta que prescribir con eficiencia no merma la libertad de prescripción. Porque en esta función no es lo mismo libertad que libertinaje, ironizó Alemany.

También recordó que el 30 por ciento del presupuesto de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid va a fármacos. Él mismo, que en sus remotos tiempos también pasó consulta, afirmó que los médicos apenas podían aliviar o animar a los pacientes, mientras que hoy ya se puede curar determinadas patologías que antes eran devastadoras.

Con el dilema ético que supone hoy, reflexionó, que salvar a un niño de un linfoma cueste 300.000 dólares o euros. Lo que implica recurrir al pensamiento de los especialistas en bioética de cara a hacer siempre lo correcto, y no olvidar que el paciente es el principio y el final de toda la atención.

Para Alemany, de la medición de los resultados en salud se deriva el valor añadido que supone cada fármaco curativo. Este valor se consigue con la fracción que se obtiene entre la percepción del paciente, dividida por el coste generado. Como paradigma, puso la prótesis de cadera, una excelente intervención que no puede ser asumida como buena, por ejemplo, si el paciente queda condenado a llevar bastón de la cama al sillón y del sillón a la cama.

Javier Colás

Legar la mejor sanidad

El director de innovación de la escuela de negocios ESADE, el ingeniero y médico Javier Colás, aseguró que España ha salido de la crisis y que, a pesar de todos lo nubarrones actuales, las generaciones futuras tendrán una mejor Sanidad que la población actual, aún siendo ésta muy buena.

Como emprendedor dedicado a la digitalización de diferentes partes del SNS, estimó que esa es la vía para incorporar tecnología e innovación y poder afrontar la cronicidad y el envejecimiento de la población. Como peligro, detectó que el gasto sanitario no debería subir por encima del crecimiento económico del país, en tradición con las subidas a dos dígitos, bastante habituales en las comunidades autónomas, no hace mucho tiempo.

No hay solución sin problema

Sobre el modelo territorial, y su efecto en lo sanitario, Javier Colás razonó que no es un problema y, por lo tanto, no tiene solución. Algo parecido a la eterna espera del pacto de Estado por la Sanidad. Citó un informe de PWC y Diario Médico en el que se acredita que los retos de futuro para la Sanidad se repiten año a año, en un sistema asistencial sobrediagnosticado, como ya detectó en 1991 el Informe Abril Martorell.

Según el ponente, vivimos aquejados de “queísmo”, preguntando siempre qué hacer, sin precisar cómo. Y puso el ejemplo de la angioplastia primaria que en España tiene 150 centros para su realización, el triple que Alemania. Mientras que en Leipzig se hacen 20.ooo intervenciones de este tipo al año, aquí solo se hacen 2.000 por centro, como media.

Juan Antonio Marqués

Fronteras mentales

Viajó Colás a 1985, cuando participó en el proyecto de tarjeta sanitaria única para España, momento en que murió la idea por el simple problema de querer poner la bandera española en el documento. Entonces se descolgaron las comunidades autónomas en cascada, lo que confirmó que no tener esta tarjeta común es un problema político y no técnico.

Propuso el conferenciante hacer las cosas de abajo arriba, dado que, como profesor de ESADE, habla mucho con clínicos y puede atestiguar su compromiso con la eficiencia. Rechazó Colás el “paleoprogesismo” que es capaz de rechazar la ayuda de Amancio Ortega, benefactor que él mismo dijo conocer personalmente.

A lo que añadió que la Sanidad Pública es un logro europeo que no se perderá nunca, mientras en Estados Unidos hay 300.000 personas en suspensión de pagos por culpa de alguna enfermedad grave. Al tiempo que el 40 por ciento de las remesas de los emigrantes mejicanos van para la salud de sus familiares, en su país de origen. Certificó el ponente la necesidad de hacer una metamorfosis, y no revoluciones, ya que el SNS tiene que abrir la persiana cada día para tratar a los ciudadanos que lo necesitan.

Crear valor para todos

Apostó Colás por el concepto de creación de valor para que se implique la sociedad, lo que requiere mirar con objetividad y no guiarse por estudios añejos. Trajo el presente la idea de que, en el siglo XX, ya se decía que ganaría la salud en el momento que el paciente haga lo que le dicen los clínicos. Lo que no se ha logrado porque España es el país número 26 en alfabetización sanitaria. Con pesar porque no se enseña en la escuela a los niños que manejarán de adultos el 10-11 por ciento del PIB, es decir, todo el montante sanitario.

Olga Delgado

Acudió Colás a The Lancet, y sus recientes publicaciones sobre medición de calidad y acceso, en las que se coloca el país entre Alemania y Francia, por encima de Reino Unido, muy por delante de Estados Unidos y con ventaja sobre Portugal.

A pesar de mantener constantes no resueltas como la falta de prevención y su reflejo en las cifras de cáncer. Y a pesar de que la cuestión no es gastar más. La crisis fue para unos el tiempo de los recortes que bajarán en el futuro la esperanza de vida, aunque Colás lo dudó.

No obstante sí confirmó un descenso de la actividad quirúrgica con, por ejemplo, una menor venta de catéteres. Por lo que no habló de caída, sino de retroceso. Como ejemplo, puso su pueblo natal de Los Monegros, donde hay más septuagenarios que nunca, sin dar demasiada importancia a los centenarios que siempre han sido más bien anecdóticos.

Gastar más es tener más de lo mismo, para el ponente, y mantiene aparcada la eficiencia. Desde sus trabajos con un instituto de Boston, anticipó que la gran revolución vendrá de la medicina predictiva que hace posible la medicina personalizada y de precisión. Con la vista puesta, recalcó, en que hay que ir de la Medicina preventiva a la predictiva. En unión con la Medicina digital, que hace de conjunto de intersección con las otras medicinas citadas.

Muerte de apps de salud

Colás advirtió sobre la destrucción de empresas emergentes, startups, a pesar de que muchas han madurado y formado equipos de diez o hasta veinte personas, con facturaciones de diez millones de euros. Fracasos que explicó por las dificultades de acceso al mercado, junto a 305.000 aplicaciones de salud contadas por Amazon, aunque muchas poco usadas. Razón que le llevó a sostener que la actual digitalización tiene un problema ante sí.

En esa línea, estimó que la Sanidad del Reino Unido lo ha hecho bien, al consagrar 20.500 millones de libras a la prevención de la enfermedad en sus islas. Como ejemplos patrios recordó el proyecto que se hizo en el Hospital Juan Canalejo de La Coruña, con el entusiasmo del doctor Castro Beiras. Y se quejó de un artículo de El País, que acusó al programa de eficiencia en Cardiología de ser una forma de recorte brutal.

Ecos de las batas blancas

Así mismo el Servicio Andaluz de Salud (SAS) decidió concentrar unidades en Granada. Esto tuvo una respuesta callejera liderada por un médico, que reunió a 50.000 manifestantes, de una población urbana de algo más de 70.000. Esto motivó la dimisión de toda la cúpula del referido SAS, por lo que recomendó hacer proyectos “Botton Up“, es decir, de abajo arriba.

Apeló Colás al magisterio de Michael Porter, centrado en la muy ineficiente Sanidad estadounidense y afirmó que el paciente puede crear valor. Así podría ser con el ictus, pensó, dado que es posible evitar todas sus secuelas, si se actúa dentro de las primeras cuatro horas de media, desde el accidente cerebrovascular. Algo que sólo ocurre en uno de cada cuatro de las personas afectadas en España, lo que llevó a pensar al ponente que el paciente todavía no se implica en su propia salud, como demuestra el hecho de que sólo el 25 por ciento de los ciudadanos responde a la llamada del SNS para hacer cribado de cáncer de colon.

También citó una supervivencia del 50 por ciento en cáncer de pulmón, cuando se llega a cirugía. Pero sólo llega a esta fase en el 25 por ciento de los enfermos. Porque, según el reciente Estudio Nelson, hacer un screening acertado evita la mortalidad al 26 por ciento de los pacientes, porque llegan al quirófano más del 60 por ciento de ellos. Esto se logra desde Atención Primaria y la agilidad en las pruebas complementarias para detectar a tiempo un cáncer tan esquivo como el de pulmón.

Un ecosistema tecnológico y sanitario

Para construir un ecosistema de tecnología y educación, propuso el modelo de Blocks Chain, que no son criptomonedas, sino desarrollos como la identidad digital única que promueve la Comisión Europea, como superación de los números de historias clínicas que acumula cada paciente y ciudadano. Además, adelantó que se trabaja en eso en el sector bancario con uso de motores de inteligencia artificial, programas de motivación. Uso de Nats como hace Instagram, que sabe conectar y fidelizar las relaciones. De todo ello, el conferenciante dedujo que ha llegado la hora del aternalismo libertario y los dilemas éticos que anticipa.

Más allá de los procesos intermedios

Después del parlamento de Colás, se abrió una mesa sobre inmunoterapia del cáncer. Actuó como moderador el director gerente del Área VII Hospital Universitario Reino Sofía de Murcia, Juan Antonio Marqués. Este encontró como problema para conocer los resultados en salud de los procesos clínicos el hecho tradicional después de 30 años midiendo procesos intermedios. De cara a tratar al paciente en los plazos adecuados y con los tratamientos idóneos, sentenció.

María Aranzazu González de Alba

Potencia de la inmunoterapia

La primera en intervenir fue la oncóloga médica del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda de Madrid, la doctora María Aranzazu González de Alba, que repasó conceptos como inmunidad selectiva natural, microbios y estroma, al que dio mucha importancia.

Como terapia expuso el ejemplo paradigmático de pembrolizumab, como Anti PD-L1 usado en primera línea del cáncer de pulmón, con el beneficio de supervivencias libres de progresión del 0,60 y una mediana de supervivencia de 30 meses sobre los 14 que ofrece la quimioterapia en monoterapia.

A ello añadió que hay biomarcadores destinados a determinar en qué pacientes la histología detecta inflamación, interferón gamma o PD(L)-1, para atraer los linfocitos cuando hay una alta carga mutacional, relacionados con mayor presencia de neoantígenos. También habló de eficacia según supervivencia global y largos seguimientos, con limitación en supervivencia libre de progresión libre de progresión y toxicidad sistémica, desde el ansia futura de atajar las vías de escape de las células tumorales.

Gerardo Cajaraville

Farmacia Hospitalaria en el País Vasco

El jefe de Farmacia Hospitalaria de la Fundación Onkologikoa, Gerardo Cajaraville, redujo los resultados en salud a medir en oncología a supervivencia extendida y calidad de vida. De esta última, explicó que incluye los PROs en su valoración, ya que anotan las impresiones y vivencias de los pacientes. A cuyo registro se dedica actualmente su institución mediante una herramienta de trazabilidad. Esta acción que debe ir más allá del lote y la caducidad para saber qué fármaco, principios activos y excipientes se usan, ya que también pueden girar apreciablemente la toxicidad. Sin desdeñar, avisó, la trazabilidad económica de los gastos en farmacia.

Afirmó el ponente que es obsesión de los farmacéuticos hospitalarios ir más lejos de los datos que dan los ensayos clínicos. Ahí trabaja el grupo Génesis de la SEFH. Desde la confianza de saber que muchos de los avances adoptados por las administraciones han nacido muchas veces en las farmacias.

Es por tanto, un perfil sujeto a la realización de múltiples informes económicos a los que ahora hay que sumar los resultados clínicos, el del farmaceéutico hospitalario, para dar una fotografía concreta de cada paciente y caso. Apostilló.

No saturar con burocracia

Sobre las barreras más claras, estimó que aún no hay un modelo definido, a pesar de que hay un consorcio internacional en el que colabora Michael Porter, entre otros. También hace de barrera la falta de flexibilidad de muchos profesionales sanitarios. Junto a taras como que la historia clínica digital, que no permite agregar datos de pacientes de manera satisfactoria.

Cajaraville estimó que no hay que saturar a los clínicos de burocracia por que, si no, rellenarán sin ganas los formularios o los contestarán mal.

Y pidió la trazabilidad clínica con la económica, lo que supone reorganizar los servicios de Farmacia Hospitalaria.

Pablo Serrano Balazote

Virtualidad de los repositorios

Seguidamente, tomó la palabra el director de planificación del Hospital 12 de Octubre de Madrid, Pablo Serrano Balazote.

Además de resaltar el potencial de la historia clínica digital, aún disfuncional, explicó que los repositorios de datos clínicos permiten nuevas utilizaciones de la información generada en respecto al fin inicial, aquí en Finlandia, por ejemplo.

Se detuvo bastante el ponente en la entidad sin ánimo de lucro ICHOM, que permite a su institución hospitalaria conocer sus resultados de salud en cáncer de mama.

Serrano Balazote situó a España en una posición privilegiada con una digitalización hospitalaria superior al 70 por ciento. Aunque sí lamentó que falta en el país homogeneizar y estandarizar sus procedimientos y usar un lenguaje común. Elogió que disfruta de una  estrategia nacional de historia clínica y apunta a ofrecer soluciones que puedan incorporar le lenguaje natural a la captación de información clínica.

Etienne Bertrand

Hechos de la inteligencia artificial

Para conocer detalles sobre inteligencia artificial aplicada a la salud, participó el responsable de soluciones cognitivas de Watson IBM, Etienne Bertrand, quien comenzó con el relato de experiencias con IA de su firma en cirugía de córnea hasta, concursos televisivos de gran éxito en Estados Unidos. Proyectos que podrían evitar que se gaste el 25 por ciento del dinero que se pierde en Sanidad.

En Oncología, Bertrand mostró la solución tecnológica Watson for Oncology, que permite generar decenas de artículos publicados en Lancet Oncology. El directivo de IBM habló de una cobertura de tumores más frecuentes, en el periodo 2016-2018, para pasar a cánceres más específicos. Lo que permite conocer, según describió, la geografía del cáncer.

Sobre Watson for Genomics, afirmó que logra un adecuado flujo de trabajo, entre las biopsias y los resultados obtenidos en los paneles de genes y mutaciones, sin importar su extensión. De forma que se logró en Carolina del Norte (Estados Unidos) detectar un 30 por ciento de mutaciones que habían pasado desapercibidos para los clínicos. La Clínica Mayo presentó un estudio en ASCO según el cual la inteligencia artificial suma a más pacientes para el cribado del cáncer de mama.

Ana Herranz

La Farmacia Hospitalaria por dentro

La segunda mesa discurrió sobre la eficiencia en Farmacia Hospitalaria y su papel en conseguirla por parte de gestores sanitarios y farmacéuticos. De estos perfiles, afirmó la moderadora Olga Delgado, jefa de servicio en el hospital de Son Espases de Mallorca, que hacen de muelle entre los niveles superiores de la organización sanitaria, por arriba, y los profesionales sanitarios, por debajo.

Tomó la tribuna en primer lugar la jefa de sección de Farmacia Hospitalaria del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, la doctora Ana Herranz. Como inicio, describió la adecuada automatización de dispensación de medicamentos de su institución, a pesar que se sumó tardíamente a la receta electrónica, allá por el año 2016. De esta forma, se logró que la dispensación de fármacos a pacientes externos se haya reducido al cero por ciento.

Reducir los silos de actividad

Según la ponente, la trazabilidad de los procesos del servicio chocan todavía con silos como la formulación magistral y el reenvasado de medicamentos. Ante la necesidad ineludible de trazar, propuso empezar por Oncología, medicamentos biológicos e inmnoglobulinas. Por eso, será una oportunidad notoria la entrada en vigor del acto delegado de la Unión Europea, el próximo 9 de febrero de 2019, según el cual cada medicamento llevará un identificador único.

Como moraleja, la doctora Herranz lamentó las veces en que el farmacéutico hospitalario es el último en enterarse de que le han puesto un stent a su paciente y que hay clínicos que prescriben fármacos que no están financiados por el SNS.

José Manuel Martínez Sesmero

Defensa de las comisiones de Farmacia y Terapéutica

A continuación, el director de investigación de la SEFH, el doctor José Manuel Martínez Sesmero, describió la actividad de las comisiones de farmacia y terapéutica. Para avivar el debate trajo a colación un artículo en el que se recogía que Jesús Sánchez Fierro acusó a estos grupos de trabajo como entes poco regulados.

Según el ponente, el funcionamiento de estas comisiones son transparentes de puertas adentro del hospital. Se trata de un función regulado de manera pública y beneficiado, por parte de la SEFH, mediante el grupo Génesis para la estandarización de protocolos y procesos.

Martínez Sesmero incidió en que el trabajo del farmacéutico hospitalario es colaborativo, ya que no hay imposiciones en las comisiones y el aprendizaje es tan continuo como compartido. Por lo que dichas comisiones tienen mucho que decir en la meso y micro gestión.

Perseguir la verdad

Así mismo, reflexionó el ponente que, con Julian Baggini en su ‘Breve historia de la verdad‘, la postverdad es la mayor falacia de la posmodernidad. Algo que se disuelve como un azucarillo en agua, bajo el imperio de los datos. En otro aspecto, Martínez Sesmero encontró que los Informes de Posicionamiento Terapeútico (IPTs) no cumplen las expectativas deseadas desde los hospitales, dentro de un sistema de negociación de precios que no es lo suficientemente transparente. Razón que le llevó a defender los pagos por valor en sus distintas fórmulas.

Carlos Mur de Víu

Empezar por los cimientos

Durante su turno, el gerente del Hospital de Fuenlabrada, el doctor Carlos Mur, apostó por cambiar las directrices de arriba abajo en beneficio de las estrategias asumidas por todos los integrantes de las organizaciones. Dentro de unas dinámicas, advirtió, que no “empiecen la casa por el tejado”. De manera que abogó por la máxima coordinación en todos los niveles asistenciales.

De la Farmacia Hospitalaria, Mur estimó que ya no es percibida como el “Torquemada” de turno, dado que ha cuajado su discurso de que no basta quedarse en el consumo de medicamentos, habida cuenta de que la dispensación comunitaria baja progresivamente en favor de la hospitalaria. Al ser consciente el ponente de que es necesario salvar la actual fragmentación del sistema asistencial con proactividad. En el camino de lograr una interoperabilidad que aún es más ficticia que real, lamentó.

Definir bien las competencias

Se detuvo también el doctor y gerente en que es fundamental definir bien las competencias de los diferentes perfiles profesionales sanitarios para evitar solapamientos y duplicidades. Rechazó también Mur de Víu la idea de buscar el ahorro por el ahorro, ya que los proyectos se mueven por la ilusión de aquellos que los acomete, aunque la eficiencia precisa del compromiso de los prescriptores.

Y concluyó con la idea muy asentada en SEDISA de que hay que empoderar a los mandos intermedios, compartir los datos de consumo entre jefes de servicio y desinvertir en costes prescindibles para poder costear la verdadera innovación.

Deja un comentario