Política y Sociedad en una nueva entrega de la Cita con la Ciencia 21

La Fundación Lilly analiza la relevancia de la divulgación científica en la sociedad

— Madrid 24 Nov, 2021 - 1:53 pm

Los científicos y divulgadores reunidos en ‘la Cita con la Ciencia 21: I+D, investiga y divulga‘, una iniciativa de la Fundación Lilly, han recordado que la divulgación y el esfuerzo por dar a conocer a la sociedad los avances científicos comienza a ser una faceta integrada en la labor científica y cómo las nuevas generaciones ya lo tienen incorporado dentro de su filosofía.

“Durante las dos últimas décadas se han llevado a cabo numerosas iniciativas, tanto individuales como institucionales, para acercar la ciencia a los ciudadanos y hacer consciente a la sociedad de que la ciencia forma parte de nuestra vida cotidiana”, explicó el director de la Fundación Lilly, el doctor José Antonio Sacristán.

“Citas con la Ciencia se concibe como un espacio para la reflexión y el avance en aquellos aspectos transversales a la ciencia que son claves para la sociedad, y la divulgación científica es uno de ellos”, puso de manifiesto José Antonio Sacristán.

Tal y como señaló la doctora Ana Romero de Pablos, que es investigadora del Instituto de Filosofía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y directora de la Revista Arbor, en el documental ‘I+D, investiga y divulga‘, que se presentó en el marco de este encuentro, “la mayor parte de los problemas y retos actuales de la sociedad son de carácter científico”.

Criterio para opinar

Por ello, Ana Romero de Pablos recalcó la importancia de que cada persona “tenga conocimiento y criterio para poder opinar”. En opinión de los científicos que protagonizan este audiovisual, cuyo objetivo es analizar la relevancia que tiene la divulgación en la sociedad e identificar las claves que la hacen efectiva, “el conocimiento funciona como la llave de la libertad para tomar mejores decisiones y hacer avanzar a la sociedad social, cultural y económicamente”, entre otras áreas.

En este sentido, las instituciones reconocen cada vez más la divulgación y la cultura científica como una tarea complementaria a la labor de investigación, docencia y gerencia que realizan los científicos. Precisamente por su relevancia y porque “el tiempo que los investigadores dedican a la divulgación tiene frutos en la sociedad”, Rafael Román, que es investigador de la Facultad Psicología de la Universidad de Granada (UGR), reivindicó que “se incentive y sea reconocido formalmente por las instituciones. Si lo dejamos a la voluntariedad y vocación de los investigadores, estamos trasladando el mensaje equivocado de que se hace por placer”.