Hospitales a sus sanitarios de Hematología

La Fundación Jiménez Díaz imparte formación sobre manejo de leucemia mieloide aguda

— Madrid 6 Abr, 2021 - 1:36 pm

El Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid, centro gestionado por el grupo sanitario Quirónsalud, ha celebrado una jornada de actualización en el tratamiento de la leucemia mieloide aguda (LMA) y la mastocitosis, un encuentro online organizado con el objetivo de abordar las principales novedades en el tratamiento de estas dos enfermedades, con especial énfasis en la primera, por tratarse de una patología más frecuente.

“La leucemia mieloide aguda es una enfermedad altamente agresiva con un pronóstico muy adverso que se diagnostica en 3,6 personas por 100.000 habitantes al año y que se presenta más frecuentemente en pacientes mayores de 65 años”, explicó el doctor Juan Manuel Alonso, que es especialista adjunto del Servicio de Hematología de la Fundación Jiménez Díaz y miembro del grupo de Hematología Experimental del Instituto de Investigación Sanitaria-Fundación Jiménez Díaz (IIS-FJD).

“En los últimos años se han aprobado nuevos tratamientos y se están descubriendo nuevos fármacos que se están asociando a los esquemas de tratamiento ya existentes, pero los hematólogos no especialistas en estas patologías, al encargarse de otro tipo de enfermedades hematológicas, pueden no estar tan actualizados en las novedades terapéuticas”, añade Juan Manuel Alonso, señalando que, por eso, el Servicio al que representa decidió organizar estas jornadas “y repasar todas las novedades en el abordaje de estas patologías”.

Así, este encuentro abordó aspectos como las principales características y forma de presentación habitual de la mastocitosis, la relevancia del análisis molecular de la leucemia mieloide aguda en el manejo de los pacientes, el tratamiento en caso de recaída y refractariedad y las diferencias en el tratamiento en primera línea de la leucemia mieloide aguda en pacientes con un buen estado de salud y en aquellos que no, ya que, según indica este hematólogo, “hasta el momento, la única posibilidad de curación pasa por la administración de lo que se conoce como quimioterapia intensiva, lo que supone unas dosis muy altas que únicamente pueden recibir pacientes en ese buen estado de salud”.

Mejorar el pronóstico

Aquellos afectados cuyo estado físico desaconseje este abordaje terapéutico o tengan otro tipo de patologías, como hipertensión arterial, diabetes u obesidad, por ejemplo, “no podrían recibirlo y se recurriría a tratamientos basados, principalmente, en fármacos hipometilantes, que, si bien se toleran mejor al producir menos efectos secundarios, logran alargar la supervivencia, pero no curan la enfermedad”, indican desde dicho hospital de Madrid.

“En el Servicio de Hematología de la Fundación Jiménez Díaz, tenemos claro que la única manera de mejorar este pronóstico adverso es mediante la investigación”, asevera Alonso. Por esa razón, cuentan con ensayos clínicos en distintas fases de desarrollo en los que se prueban fármacos en pacientes de leucemia mieloide aguda y que son el paso previo a la aprobación de los fármacos.