Política y Sociedad Ante la falta de terapias eficaces y frente a una inmunización aún cuestionada

La Fundación Ramón Areces repasa el horizonte de vacunas como única alternativa a la Covid-19

La Fundación Ramón Areces ha repasado el actual horizonte de vacunas como única alternativa contundente frente a la pandemia por la Covid-19, ante la insuficiencia de terapias plenamente eficaces y una inmunización que se presupone de corto alcance.

En este nuevo coloquio online, puesto al servicio de las ciencias de la vida, las ciencias sociales y las humanidades, la entidad convocante y la Real Academia Nacional de Farmacia (RANF) apelaron al magisterio de tres especialistas, bajo el lema de ‘Las vacunas: un objetivo para la innovación‘.

Federico Mayor Zaragoza

Poner oídos a la ciencia

Como anfitrión principal, el presidente del Comité Científico de la Fundación Ramón Areces, el doctor Federico Mayor Zaragoza, lamentó en su introducción que la política no suela hacer mucho caso a los investigadores en el mundo, a pesar de que siempre suelen acertar en sus previsiones.

Criticó, además, Federico Mayor Zaragoza que nadie alce la voz contra la pandemia del hambre en un mundo en el que mueren cada día miles de personas por falta de alimento, junto a los miles de epidemias del agua insalubre que también cuestan la vida a miles de personas, especialmente en los campos de refugiados que jalonan el planeta.

Lamenta Mayor Zaragoza que, tras la última gran crisis financiera mundial (2008-2012), los mandatarios del mundo se propusieron primar los sistemas sanitarios de los países, con un resultado conocido por todos, como es la reducción en el número de médicos y demás miembros del personal sanitario, mientras los presupuestos de las naciones siguen gastando enormes cantidades en tecnologías militares.

Preparar la era Post Covid

De cara a transformar el mundo, este ponente estima que la era Post Covid tendrá que ser radicalmente distinta a la anterior a la pandemia (Pre Covid), para lograr entre todos que los objetivos 2030, fijados para el mundo en el lejano 2015, no se queden en agua de borrajas, de manera que el planeta sea mucho más acogedor para todos y no solo para unos pocos privilegiados en las próximas décadas.

Aludió Mayor Zaragoza a la novela ‘La peste’, firmada por Albert Camus, en la que este escritor declaró despreciar a todos aquellos que pueden hacer tanto por los demás y que, sin embargo, hacen tan poco, principalmente por falta de interés o de coraje. Dedicó, por otro lado, unas palabras claras y sinceras de agradecimiento al profesor Honorio Bando, que es miembro de la RANF, por su batallar inagotable en favor de la actividad científica y divulgadora de la Fundación Ramón Areces.

Alianzas y colaboraciones

Dio réplica institucional al anfitrión el vicepresidente de la RANF, Ángel Villar, con su satisfacción declarada por dar cancha a una alianza por el conocimiento de última frontera que anima a las dos entidades colaboradoras. También, se refirió a Albert Camus, como ejemplo narrativo e histórico de una pandemia, ocurrida en la segunda década del siglo XX, que nunca nadie pensó que volvería a producirse, aunque fuera con un patógeno llegado desde China.

Honorio Bando

Consagrados al avance científico

Honorio Bando destacó que la investigación es ya un caballo de batalla consagrado al bienestar y la cultura científica de las personas, unidas hoy por el mismo deseo de atajar una pandemia de proporciones mundiales para cuyo conocimiento es preciso apelar a la sabiduría de los que más saben, de los cuales celebró tener una representación de primera línea en este coloquio online.

Sobre las vacunas, destacó Bando su absoluta vigencia para los profesionales farmacéuticos, otros perfiles asistenciales y el común de la población, al tratarse de fármacos destinados a la prevención, posibles únicamente gracias a las tecnologías más innovadoras.

Cultivar la vida y su conocimiento

Por eso, este ponente expresó su orgullo al poder compartir una jornada destinada a todos los interesados en el cultivo de la vida y sus ciencias, desde todos los ángulos posibles. Para estimular en debate científico, se preguntó en voz alta si es realmente posible disponer de una vacuna completa para la nueva enfermedad en apenas un año, cuando hasta 2019 se requería del orden de 15 para su desarrollo científico e industrial. A esta cuestión del mayor interés, también unió otras, como las relativas a la deseada inmunidad para toda la población frente al nuevo coronavirus.

Mariano Esteban

No cejar en el investigar

El doctor Mariano Esteban, que es profesor del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), aportó su conocimiento adquirido en ambos lados del Atlántico, al haber trabajado y dirigido instituciones académicas especializadas en enfermedades infecciosas del estadounidense Estado de Nueva York y su equivalente en España.

Mariano Esteban, destinado también en el Centro Nacional de Biotecnología, citó los largos trabajos realizados con los interferones naturales que sintetizan las células, para llegar, por otro lado, al uso del virus de la viruela, responsable histórico de millones de muertes, pero ya felizmente neutralizado, como transporte de una nueva terapéutica y prevención contra el SARS-CoV-2, al igual que se hizo previamente con el virus Zika y el causante de la chicungunya.

Virus atenuado de la viruela

Sobre la vacuna en la que trabaja, citó Esteban rasgos, como su material de origen de ADN viral de la viruela, declarada como erradicada en el mundo por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1980, al usar su componente atenuado, que actúa como vehículo transportador hasta el interior de las células del huésped, para generar una gran cantidad de proteínas que disparan tanto la respuesta humoral como la celular, mediante células T.

Todo ello dado que, al usar una variante no replicativa de la vacuna contra la viruela a la que se le introduce el gen S del coronavirus SARS-2, protector contra su infección, se generan anticuerpos neutralizantes contra el coronavirus en ratones de laboratorio y se activan los citados linfocitos T encargados de destruir las células ya infectadas.

Anticuerpos y linfocitos

Al haber detectado anticuerpos neutralizantes y linfocitos T en esos modelos animales, solo faltaría acreditar, según Esteban, su eficacia al contrarrestar la infección en macacos de investigación, además de en roedores. Para él, la ventaja de usar virus atenuados se vale de una estrategia que ya demostró su eficacia contra la viruela.

Ello frente a vacunas como la de la compañía farmacéutica Moderna, que es inestable y que requiere una cadena del frio que no salga de los 20 a los 70 grados bajo cero, frente a las vacunas de adenovirus, precisó este ponente, que se tuvieron que frenar en sus fases clínicas por surgir algunos efectos adversos en poblaciones de 60.000 sujetos en estudio, aunque se mostró confiado en que probablemente seguirán en su desarrollo, una vez que se despejen esas dudas coyunturales.

Mantener las medidas básicas

Para este investigador del CSIC, las mascarillas, el lavado de manos y la distancia entre personas mantendrán su utilidad frente al SARS-CoV-2 y otros patógenos de entrada en el aparato respiratorio, aunque lo fundamental será tener ya las vacunas, a su juicio, aunque haya que esperar para ello a que avance el año 2021.

Como estrategias a debatir, Esteban comentó la posibilidad, claramente lesiva, de confinar solo a las poblaciones vulnerables, como son las de las personas mayores y los colectivos de pacientes crónicos, para dejar más libres a los tramos de edad más productivos y se pueda avanzar en la inmunización colectiva, sin parar la economía.

Este es un enfoque que ya se mostró negativo en países muy avanzados, por otro lado, como Suecia y Reino Unid, por lo que este ponente se declaró partidario de atajar los brotes con la mayor inmediatez posible y sin dejar margen a las dudas.

Luis Enjuanes

Contra la replicación del virus

El director del laboratorio para el coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología, el doctor Luis Enjuanes, explicó que la investigación con el SARS-CoV-2 se beneficia de 35 años de trabajos previos con los otros virus del mismo tipo, al utilizar, por ejemplo, el  interferón como agente que “interfiere” la replicación de los virus.

Todo ello, no obstante, la letalidad de los virus resida principalmente en la capacidad de su virulencia para anular las defensas del paciente y no tanto en su velocidad de replicación y diseminación por el organismo, al haber identificado, en SARS 1, MERS y SARS 2, un gen esencial para la propagación del virus y permitido crear un replicón RNA que bloquea el paso de una célula a otra, con el objetivo de aplicar estos hallazgos a la inmunidad de las mucosas, según informó Luis Enjuanes.

Atenuados o no

Enjuanes explicó que la expansión geográfica de los virus suele conllevar su atenuación, como ocurrió con el SARS-1, que apenas duró un semestre, aunque citó como diferente el caso del SARS-CoV-2, ya que los inmunólogos y epidemiólogos no confirmaron aún de manera concluyente semejante pérdida de virulencia.

Inicialmente, este ponente precisó que antes se infectaba el 14 por ciento de la población, frente al 60 por ciento actual, mayoritariamente ahora en sus formas asintomáticas, con lo que se apunta a un comportamiento similar del nuevo coronavirus al patógeno del resfriado común, si se cumplen las mejores expectativas.

Sin embargo, podría subsistir la idea, advirtió Enjuanes, de que el SARS-CoV-2 no se atenúe nunca, al constatar su capacidad para contagiar a todos los miembros de la misma familia, junto a una mortalidad que seguirá asociada a la edad elevada de los pacientes y sus comorbilidades pre existentes.

Inmunidad insuficiente

Distingue este especialista entre la inmunidad sistémica, que caracteriza a la prevención que se aplica por vía intramuscular, y la inmunidad de mucosas respiratorias, que se alcanza cuando el patógeno entra en esas estructuras corporales, lo que permite generar una enorme cantidad de antígenos, con el problema de que duren apenas dos años en otras patologías infecciosas.

Esta es una realidad que trae, se teme Enjuanes, la mala noticia de que los anticuerpos generados por la infección de SARS-CoV-2 desaparezcan a los pocos meses, incluso en pacientes que ya pasaron síntomas importantes de la enfermedad.

Elogio de Esteban

Enjuanes, además de elogiar los clásicos e innovadores trabajos de Esteban con el interferón, se teme también que este compuesto se vea atacado por los anticuerpos generados, con lo que se limitará probablemente la duración de la respuesta inmune en las mucosas, ya de por sí de corta duración. De todo ello, deduce que es otro reto a conseguir disponer de una inmunización fuerte y duradera para el conjunto de la población, factor que a día de hoy no parece asegurado.

El tratamiento de Trump

Sobre los medicamentos con los que fue tratado de la Covid-19 el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, concretamente dos anticuerpos monoclonales, de la compañía farmacéutica Regeneron, especuló este ponente con que respondieron, probablemente, más a un guiño comercial para sus “amigos” que a un beneficio clínico contrastado.

Ello con el problema que supone que uno de estos fármacos administrado a Donald Trump cuesta más de 80.000 dólares por paciente y que solo se dispone de 50.000 unidades en todo el país, con la insuficiente cifra prevista de ser aumentadas a 100.000 no antes de un año.

Este es un volumen totalmente reducido para el número de pacientes infectados en Estados Unidos, junto a la posibilidad real de tener que tratar más de una vez a la misma persona, cuando hay cuadros complejos de obesidad, por ejemplo, u otras condiciones de salud que empeoran los pronósticos y dificultan los escasos tratamientos disponibles, según argumentó este ponente.

Un futuro estacional

Augura Enjuanes para el SARS-CoV-2 un futuro de patógeno estacional al que habrá que combatir a largo plazo con las medidas profilácticas ya conocidas, además de ventilar rigurosamente los espacios interiores, y proceder a unos aislamientos muy contundentes para bajar cantidades absolutamente delirantes, como los 500 infectados por cada 100.000 habitantes.

Según este investigador, el SARS-CoV-2 quiere ambientes estables que habrá que alterarle por sistema, junto a una mayor disciplina poblacional, como aquella de la que hicieron gala los chinos, puso por ejemplo.

Juan Carlos López Bernaldo

Un millón de muertos

El doctor Juan Carlos López Bernaldo, que es especialista en enfermedades infecciosas del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, se presentó como clínico en activo, fundamentalmente, aunque sin renunciar a su legado de inmunólogo formado en Estados Unidos.

Sobre las cifras de la nueva enfermedad, habló Juan Carlos López Bernaldo de 35 millones de personas infectadas en el mundo, con un millón de muertos, donde España ya suma, en cifras oficiales, más de 33.000 víctimas, que, según otros registros, podrían superar las 50.000.

Razona también López Bernaldo que, salvo el antiviral remdesivir, el arsenal contra la Covid-19 es muy escaso, por lo que cifró todas las esperanzas en los 150 proyectos de vacunas en fases pre clínicas contra el SARS-CoV-2 que hay en el mundo, de las que 49 que están en fase clínica, 11 en Fase 3 y cinco ya fueron aprobadas, principalmente en China y Rusia.

Nueve meses de sufrimiento

Tras nueve meses de pandemia, confía este ponente en que quede poco tiempo hasta poder contar con vacunas de uso general o tal vez restringido, fármacos que deberán propiciar los dos tipos de respuesta inmune, ya sea primaria, mediante anticuerpos, o celular.

Se preguntó López Bernaldo si se logrará la deseada inmunidad de grupo, únicamente posible si se vacuna a toda la población del planeta, sin saber todavía si tendrá precios universalmente asequibles y si, dependiendo del orden con el que se vacune a los más de 7.000 millones de habitantes de la Tierra, su difusión será justa y homogénea.

Oleadas no comparables

Razona este clínico que no es fácil comparar las dos olas de la Covid-19 porque ahora las pruebas son más fiables y están más generalizadas, aunque teme que el nuevo virus aún no esté lo suficientemente atenuado. Destacó, además, los cuatro proyectos de vacunas que hay en curso en España, dos de ellos en Madrid y los otros dos en Barcelona.

Ello a pesar de lastrar un significativo retraso respecto a otros países por la falta de estructura industrial farmacéutica propia que apueste decididamente por la investigación y ante la exigua financiación pública. No obstante, Bernaldo de Quirós defiende el alto nivel investigador de España, al colaborar tanto en la vacuna que impulsa la compañía Moderna, de base ARN, como la de CanSino.

Desarrollo acelerado

Para describir la velocidad a la que se desarrollan las vacunas para el nuevo coronavirus, este ponente se refirió al solapamiento de las Fases 1, 2 y 3, que podrían suponer inconvenientes en relación con sus características finales y su valor recíproco de comparabilidad respecto a su seguridad y eficacia.

Pide López Bernaldo a los responsables públicos, y a la población general, que se reduzca al máximo el impacto de la gripe este año, porque tener los dos virus en los mismos individuos sería como activar una bomba biológica muy poderosa en cada uno de ellos.

Gripe menos amenazadora

Celebra este clínico el poder disponer ya de datos de gripe en el Hemisferio Sur, especialmente de Australia y Nueva Zelanda, donde las medidas profilácticas y de distanciamiento interpersonal arrinconaron al tradicional patógeno invernal, que pasó prácticamente sin pena ni gloria.

Por otro lado, y según López Bernaldo, hay en España una lamentable falta de compromiso en la población, a la hora de mantener las medidas de seguridad contra el virus, como explica, señaló, la ola de contagios sufridos en septiembre tras el relajamiento observado en agosto.

Todo ello a la vez que las cifras vuelven ahora a caer en la Comunidad de Madrid, por el regreso del miedo a la muerte frente a un enemigo que se llevó la vida, hasta ahora, de más de medio centenar de millares de ciudadanos, como concluyó.