Industria farmacéutica Según los asistentes a un webinar de Grünenthal

La fractura por fragilidad ligada al envejecimiento tiene un mayor coste para el sistema sanitario

— Madrid 30 Nov, 2020 - 3:47 pm

Con el objeto de debatir en torno a los avances terapéuticos en osteoporosis se ha llevado a acabo el webinar ‘Fractura osteoporótica, impacto en la calidad de vida del paciente‘, con apoyo de la compañía farmacéutica Grünenthal y Dolor.com, y que reunió a especialistas en Geriatría y Reumatología para debatir sobre este asunto y su impacto en el sistema sanitario, para el cual supone “un coste significativo” y “mayor” que el de la cardiopatía isquémica, el ictus y el cáncer de mama.

Esta jornada estuvo moderada por la doctora Inmaculada Jiménez, que es reumatóloga adjunta del Hospital Universitario San Cecilio de Granada y responsable de las Consultas de Metabolismo Óseo, y contó con las intervenciones de los doctores Manuel María Caamaño, que es responsable de la consulta de enfermedades metabólicas óseas del Servicio de Reumatología del coruñés Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela (CHUS) y Javier Gómez, que es el jefe del Servicio de Geriatría y responsable de la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Central de la Cruz Roja de Madrid.

Los especialistas coincidieron en destacar que “el diagnóstico y la intervención temprana después de la primera factura osteoporótica es fundamental para reducir el impacto de la enfermedad y mejorar, de manera significativa, la calidad de vida del amplio colectivo de personas que la sufren”.

De hecho, en España se produjeron, aproximadamente, 330.000 fracturas por fragilidad nuevas en 2017, por lo que este problema representa un gran obstáculo para el envejecimiento saludable, que afecta a la independencia y la calidad de vida de los 2,8 millones de hombres y mujeres que padecen osteoporosis en este país.

Puntos clave

En este sentido, según explicó Manuel María Caamaño, “cada fractura supone una disminución importante en la calidad de vida del paciente, que puede mantenerse durante periodos de tiempo prolongados, e incluso durante el resto de su vida. Las claves serían detectar los pacientes de riesgo para iniciar tratamientos dirigidos a prevenirla”.

“Tras la aparición de la misma, los puntos claves son el tratamiento para estabilización/reparación de la misma, control analgésico adecuado si la fractura es sintomática, iniciar lo más rápidamente posible tratamientos encaminados a prevenir la aparición de fracturas adicionales, y también medidas encaminadas a la reincorporación del paciente a las actividades cotidianas”, añadió este especialista en este encuentro de Grünenthal.

“Con el envejecimiento se producen una serie de cambios hormonales y en la fisiología ósea que llevan consigo a un incremento de la remodelación ósea, pero con resultados negativos, es decir, hay más destrucción ósea que formadora. Esto produce una disminución de la densidad ósea con huesos cada vez más débiles y que, ante un traumatismo (caída, salto, golpe), produzca la tan temida fractura por fragilidad ósea”, apuntó, por su parte, Javier Gómez, quien remarcó que “en las personas mayores, la osteoporosis no es un proceso aislado, sino que forma parte del proceso de fragilidad y sarcopenia común en el envejecimiento”.