Política y Sociedad También en la Covid-19 y según la Fundación Bamberg

Formación y procesos integrados y pluridisciplinares son lagunas a cubrir para mejorar la nutrición

Formación y procesos integrados y pluridisciplinares son solo algunas de las lagunas a cubrir para mejorar la nutrición en los hospitales españoles, según la última cita con la Fundación Bamberg, encuentro que llevó por lema ‘El abordaje de la desnutrición tras la Covid-19‘ y que se dividió en dos sesiones de idéntico interés técnico y sanitario.

La primera tanda de ponentes escudriñó todos los detalles de lo que es y debe ser la atención al paciente con desnutrición relacionada con la Covid-19. Seguidamente, la segunda charla sirvió para tomar el pulso al compromiso de los gestores frente a la desnutrición hospitalaria respecto a la enfermedad responsable de la actual pandemia.

Nutrir para prevenir y sanar

El presidente de la Fundación Bamberg, Ignacio Para, agradeció el conocimiento y las experiencias, iniciativas y soluciones aportadas por los participantes en este encuentro, dirigidas todas ellas a eliminar el desequilibrio nutricional y la desnutrición hospitalaria y post hospitalaria que caracteriza a las personas que superaron los casos graves de la Covid-19.

Reseñó Ignacio Para en su discurso los avances alcanzados por la Medicina molecular y la ciencia metabolómica a la hora de dotar al organismo de los nutrientes que necesita como medio de protección ante múltiples enfermedades, entre las que citó el cáncer.

Concretamente, y sobre los pacientes de la Covid-19, recordó el presidente de esta organización que comparten, junto a otras graves condiciones de salud, un alto riesgo nutricional derivado de la inflamación aguda que produce la patología y que es agravado por las dificultades que experimentan para ingerir alimentos, por lo que los casos que pasan a las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) pierden una parte importante de su masa muscular.

A la vista de esta realidad, el citado directivo considera más necesario que nunca saber qué respuesta se debe dar a este problema desde los distintos niveles asistenciales, no solo para las personas afectadas por el SARS-CoV-2, sino también por la población general, cuya asistencia sanitaria se vio drásticamente reducida desde que empezó la actual pandemia.

Un debate necesario

Sobre el debate a desarrollar por los responsables clínicos y gestores invitados, el máximo responsable de la Fundación Bamberg destacó temas nucleares, como el abordaje de la desnutrición-nutrición entre la Atención Primaria y la especializada, y también entre la Farmacia Hospitalaria y la Comunitaria, dentro de lo que debería ser una progresiva integración de la que se beneficien los pacientes de la Covid-19, hoy con mayor protagonismo mundial, pero también siempre las personas con procesos oncológicos y cronificados.

Desde ese posicionamiento, Para fundó su más sincero agradecimiento hacia Nestlé Healh Sciences, corporación patrocinadora de este acto y representada en la persona de María José Chincolla, y también hacia el director gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), Miguel Ángel Guzmán, que tan dignamente representó a la Consejería de Sanidad de la Junta,  a cuyo frente está Jesús Aguirre, ponente asiduo de esta Fundación, que, sin embargo, en esta ocasión, no pudo participar como hubiera sido su deseo.

María José Chincholla

Sin nutrición no hay calidad de vida

La jefa de Acceso al Mercado y los Asuntos Regulatorios de Nestlé Health Science en España, María José Chincholla, dio su más cálida bienvenida a este espacio de análisis y debate sobre el impacto de la pandemia en la nutrición de las personas afectadas, una vez que Para acrisoló la indudable relación entre ambas problemáticas sanitarias.

Declaró Chincholla que es vocación de esta compañía, desde siempre, mejorar la calidad de las personas y, muy especialmente, si se hayan sujetas a alguna condición de salud, por lo que pone el mayor empeño en ofrecer soluciones innovadoras para cubrir las necesidades que lo precisan, desde el propio producto en su génesis y hasta la formación que requiere un mundo digital en el que hay que mantener un diálogo muy vivo y dinámico con las Administraciones.

Fábricas sin residuos

Esta directiva expresó que ese compromiso también nace y alcanza el cuidado más atento con el medio ambiente y la sostenibilidad global, dado que, por ejemplo, todas las fábricas que tiene esta corporación en el mundo siguen escrupulosamente el mandato corporativo de producir cero residuos que tengan por destino los vertederos.

De igual modo, y con el mismo ánimo de aprender que todos los asistentes, se mostró Chincholla segura de poder compartir unas conclusiones esclarecedoras sobre nutrición y para alcanzar una mejor gestión y unos resultados de salud siempre más positivos.

Miguel Ángel Guzmán

Asunto humano y diverso

Miguel Ángel Guzmán repartió, a partes iguales, el mérito de haber convocado esta jornada, entre la Fundación Bamberg y Nestlé Health Science, por ser la desnutrición en los medios asistenciales un asunto multifactorial que varía mucho según la fisiología única de cada paciente, con la salvedad de que son las personas con obesidad las más expuestas a la infección por el SARS-CoV-2 y  las víctimas de los peores pronósticos de supervivencia.

Elogió Guzmán las series de seguimiento a pacientes de la Covid-19 en Andalucía, sobre la función protectora que representa la vitamina D, y cuyo eco alcanzó a las instancias internacionales, entre las que citó el Parlamento del Reino Unido, además de ser la misma región la pionera en el seguimiento a velocidad de crucero de los ritmos en los que se recuperan los necesarios niveles nutricionales de los pacientes más afectados por la pandemia.

Sobre la relación entre el SARS-CoV-2 y la nutrición, acusó este ponente a este agente de capidisminuir o anular los sentidos del gusto, sin que estas formas de relacionarse con el exterior y de apreciar los alimentos vuelvan semanas y hasta meses.

Ignacio López Balboa

A cada uno su dieta

Ignacio López Balboa, que es patrono de la Fundación Bamberg, dio paso a la primera sesión y la moderó con mención previa a que persiste una cierta percepción de que aún se desconoce la importancia de la nutrición en la mayoría de los desarrollos fisiopatológicos.

Ello con cierto desdén por aquello que dijo Hipócrates al recomendar, ya en tiempos de Pericles, “que el  alimento sea tu comida y tu comida, tu Medicina”, idea retomada, con otra expresividad más propia de su tiempo por Rudolph Virchow, considerado en Medicina como el padre de la patología moderna.

Ante esta confirmación de que la mala nutrición tiene efecto negativo y directo en la salud, estima Ignacio López Balboa que hoy no se dedican los recursos necesarios a esta materia, a pesar de que existe suficiente tecnología para garantizar la correcta alimentación de todos los ciudadanos.

Para ello, propone López Balboa educar, en primera instancia, a los profesionales sanitarios y, luego, a la población general, aún siendo consciente de que, como dijo el profesor Francisco Grande Covián, al ser humano le resulta más fácil cambiar de religión que de dieta.

Puente entre empresas y médicos

Dentro de los cauces de mejora a describir durante esta sesión, distinguió este patrono a las compañías dedicadas a la producción y suministro de productos para la nutrición de los pacientes, como nexo y puente imprescindible entre la industria y los prescriptores, además de los pacientes como destinatarios finales de todos esos esfuerzos.

López Balboa dio voz a un representante de los dietistas nutricionistas, para confirmar que es insuficiente el número de estos profesionales en el diseño sanitario español. Por último, y con el deseo de que esto se cumpla, pide que Albert Einstein tenga razón otra vez por haber dicho que son las crisis una bendición para los países porque estas son oportunidades para dar saltos de gigante en el conocimiento.

Julia Álvarez

Un alto precio

La jefa del Servicio de Endocrinología y Nutrición del madrileño Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, la doctora Julia Álvarez, repasó efectos de la desnutrición en un peor curso de la morbilidad, traducida en más largas estancias y peor cierre de las heridas quirúrgicas y soldadura de las fracturas, además de cuantiosos consumos de recursos, con cifras como los 1.143 millones de coste total, equivalente al 1,8 por ciento del presupuesto sanitario conjunto, según extrajo del estudio Predyces.

Para Julia Álvarez, la Covid-19 empeoró el devenir de los pacientes e incrementó los niveles de discapacidad acompañante a la enfermedad, al menos para uno de cada cuatro personas, hasta el punto de que las sucesivas olas de pandemia dispararon los tiempos de estancia hospitalaria y todas sus rémoras.

Cribados nutricionales tempranos

Alabó Álvarez el consenso nutricional multidisciplinar que se alcanzó en 2011 por distintos agentes del sector y también la evaluación que implantó el Gobierno de Canarias, factores que hoy hacen posible hablar de cribados nutricionales como herramientas netamente coste efectivas.

Para esta ponente, al faltar más créditos sobre nutrición y dietología en las universidades españolas, la principal carencia es la formación que pueda dar una batalla más potente contra las pseudociencias, en una era, ironizó, en la que todo el mundo sabe de alimentación, construcción y fútbol.

Reclama, además, Álvarez una atención nutricional individualizada con suplementos y alimentación enteral, porque, según el estudio Ford, una nutrición adecuada ahorra muchos costes asistenciales, donde la suplementación nutricional es una estrategia que no se debe degradar en su importancia al despachar el tema como cosa de “batidos”.

Miguel Ángel Martínez

Con tiempo para reaccionar

El jefe del Servicio de Endocrinología y Nutrición del coruñés Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela (CHUS), el doctor Miguel Ángel Martínez, calificó como impresionante la dimensión del problema que supone la desnutrición en medios clínicos, agudizada al extremo en tiempos de pandemia.

El también vocal de la Sociedad de Nutrición Clínica y Metabolismo (SENPE) destacó un trabajo de décadas en la formación de equipos volcados en la recuperación de los pacientes desde el plano de la alimentación.

Sobre el centro asistencial en el que trabaja, Miguel Ángel Martínez relató que recibió el primer caso de la Covid-19 algunas semanas después que el resto de territorios, lo que permitió establecer un adecuado plan de contingencias, de forma que la incidencia creciente, aunque más moderada que en esas otras comunidades autónomas, motivó que tuviera un nuevo plan de contingencia el 22 de mayo de 2020.

Profesionales y unidades

Como equipo básico y escalable de atención en la pandemia, habló Martínez de un internista o un neumólogo, otro especialista u un residente, para los casos de la Covid-19, mientras que las unidades de nutrición deben estar compuestas por endocrinos, enfermeras, nutricionistas y técnicos en dietética, en línea con el Servicio de Farmacia Hospitalaria.

Todos ellos sujetos al programa de prescripción electrónica Silicon, que emplea un protocolo guiado. Destacó, además, este ponente el seguimiento a la salida de las unidades con vigilancia de los problemas de disfagia e inclusión de consejos dietéticos y de ejercicio físico en el informe nutricional de alta.

Reconoce Martínez el buen papel jugado por la industria de la alimentación médica durante la pandemia, aunque prefiere a los proveedores que facilitaron la administración de los tratamientos a domicilio frente a los meros dispensadores de productos.

Carlos Sánchez Juan

Entre la precaquesia y la sarcopenia

El jefe del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital General Universitario de Valencia, el doctor Carlos Sánchez Juan, introdujo conceptos novedosos para el profano, como la precaquesia, la caquexia y, como peor de todas, la sarcopenia, condiciones de salud combatidas desde el 14 de marzo con dietas calóricas y astringentes sujetas a un algoritmo de intervención nutricional.

Esta es una estrategia acertada, que, sin embargo, se vio alterada porque se produjo el desmantelamiento del Servicio de Endocrinología, porque sus miembros pasaron a atender las necesidades más imperiosas de los casos de la Covid-19, en un contexto, además, de clamorosa ausencia de medios de protección personal y profesional, momento en que se aplicaron de urgencia protocolos para fármacos, como la hidroxicloroquina y el tocilizumab.

Estratificación y riesgo

Ante las importantes bolsas descubiertas de la aludida sarcopenia, Carlos Sánchez Juan apuntó a que la era post Covid obligará a recaptar pacientes que recibieron el alta para la codificación de sus grados de desnutrición con ayuda de la telemedicina, de cara a una estratificación que determine los niveles de riesgo de desnutrición y su anulación en atención especializada, Atención Primaria o sociosanitaria, según proceda en cada caso concreto.

Pide Sánchez Juan que los que tuvieron que convertirse en rastreadores pasen a cumplir esas tareas de estratificación, a la vez que se procede a una sensibilización de la población que vaya más allá de las modas, previa concienciación de los poderes públicos.

También faltan dietistas nutricionistas en la Comunidad Valenciana, como confirmó este ponente. Finalmente, y para consejo de todos los prescriptores, recomienda tener muy presentes las características organolépticas de los alimentos  dirigidos a la suplementación nutricional en los pacientes.

Ana Zugasti

Efecto disruptor de la pandemia

La jefa de la Sección de Dietética y Nutrición Clínica del Complejo Universitario de Navarra (CHN), la doctora Ana Zugasti, incluyó en la herencia que dejará la pandemia de la Covid-19 el trabajo en equipo y el efecto disruptor que permitió arrumbar viejas inercias para dejar desembarcar con fuerza a la telemedicina.

Ello al tener presente que, aunque no es un canal que pueda suprimir las consultas presenciales, sí ofrece ya herramientas remotas para el diagnóstico y la monitorización de las enfermedades, según los distintos perfiles de paciente, sin dejar de tener en cuenta tampoco a aquellos pacientes que nunca podrán ser atendidos en la distancia.

Defiende Ana Zugasti la tecnología de esta institución, extensible a todas las demás, para ganar en interoperabilidad para las historias clínicas, sin fuga de datos, para lo que anunció inversiones en los próximos meses, dentro de los planes integrados que desarrollo.

Objetivos metabólicos

En su calidad de miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), Zugasti considerA necesaria una campaña de humanización respecto a las teleconsultas porque, desde la imposición inicial que supuso el confinamiento, lo normal es que sean progresivamente voluntarias, A la vez que se realizan consentimientos informados más sencillos y se dispone de fichas de seguimiento, agendadas y codificadas, más generalizadas, como propone.

Sin embargo, lamenta esta ponente que hoy no todos los ciudadanos estén preparados para vigilar y comunicar sus parámetros metabólicos y subirlos a su historia clínica mediante plataformas digitales, a la vez que muchos médicos deben mejorar su lenguaje no verbal al hacer sus comunicaciones telemáticas con la población, según sus palabras.

Ampliar las infraestructuras

En la misma línea, asume Zugasti que, para ese despegue de la telemedicina, no solo hace falta aumentar el número de profesionales de la nutrición, sino también ampliar y diseñar mejor las infraestructuras hospitalarias y de Primaria, para llegar al concepto de hospital sin paredes que tan cerca está después del último año.

Dentro de su área de actividad clínica, esta ponente incluyó la derivación a la logopedia para que los pacientes puedan superar sus problemas de disfagia debida a la Covid-19, mientras que la SEEN reclama más plazas de dietistas nutricionistas en el sistema sanitario, además de redireccionar a todos al aula virtual sobre nutrición que ofrece esta organización.

En resumen, Zugasti recomienda a los decisores políticos no esperar a que llegue otra pandemia que sacuda todo de nuevo para hacer los cambios necesarios y las cosas mejor, como, por ejemplo, enviar al baúl de la Historia el visado de suplementación nutricional, debido a un real decreto ya desfasado, de manera que se puedan cumplir los objetivos clínicos temporales con fidelidad a las prescripciones de los especialistas.

Mario Mingo

Elogio y apunte

Excusado en esta ocasión de sus habituales funciones de relator y maestro de síntesis de las jornadas de la Fundación Bamberg, el presidente de su Consejo Asesor, Mario Mingo, pilotó la segunda sesión, dedicada a los gestores sanitarios.

Ello sin que eso fuera óbice para alabar Mario Mingo los espectaculares avances que protagonizan las unidades de nutrición en el sistema sanitario español, aunque, y sin dejar de mencionar, como muchos de sus protagonistas, que tales avances todavía no son ni completos ni suficientes.

En ese haber de las cosas positivas, distingue Mingo progresos conseguidos por los hombres y mujeres que hacen posible hoy una mejor nutrición clínica en el país, el haber logrado que la cirugía practique técnicas y estrategias que de otra forma habrían sido inconcebibles. Además, expresó además su certeza de la excelente calificación que los asistentes habrían de otorgar a los panelistas al finalizar este acto, al anotar su humana generosidad al compartir sus experiencias, inquietudes y éxitos.

Luis Ángel González

Por la recuperación funcional

En una prolija exposición, el director gerente del Complejo Asistencial de Salamanca, Luis Ángel González, aportó muchos detalles de cómo se contemplan todas las mejoras en materia de nutrición de los pacientes, con inclusión de la recuperación funcional que debe acompañar al ciudadano desde el ingreso al seguimiento que debe seguir al alta hospitalaria, en su domicilio y según las últimas evidencias científicas disponibles en cada momento.

Compartió Luis Ángel González con los presentes la próxima apertura del hospital, que completará la oferta asistencial ya ofrecida por los hospitales Clínico y Virgen de la Vega en la ciudad del Tormes, y que tendrá como novedad para la alimentación de los pacientes ingresados una línea de cocina fría.

Obesidad y otros trastornos

Dentro de ese nuevo horizonte nutricional que deseó extensible a todos los hospitales del país, González considera llegado el momento de abordar, a fondo y desde todos los ángulos, los trastornos de la nutrición en general, con especial mención al grave problema de la obesidad, tan negativo para los pacientes de la Covid-19 y para la salud en general de la población

Mientras, sobre el paciente como actor de la atención sanitaria que recibe, aseguró este ponente que debe tener una historia clínica que contemple la  inclusión de los datos de sus trastornos metabólicos, además de cardiovasculares y de otras áreas terapéuticas, ara anticiparse a la enfermedad, apuesta, y para que sea realidad siempre el más efectivo de los seguimientos clínicos y comunitarios.

Juan Carlos Valenzuela

También desde Castilla La Nueva

El coordinador regional de Farmacia del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), Juan Carlos Valenzuela, coincidió en que la nutrición en medios asistenciales es reto para cada profesional y desafío para todo el sistema sanitario en su conjunto, desde la premisa de que sin salud no hay economía posible y de que la atención nutricional debe brillar tanto en el hospital como en el medio comunitario.

Para comprender las causas de la desnutrición y la pérdida de masa corporal en las plantas hospitalarias, y sobre todo en las UCI, Juan Carlos Valenzuela acusó a la situación inflamatoria aguda y las consecuencias que produce la Covid-19 en los casos graves, ante lo que propone la triple vía de la atención nutricional adicional, la detección precoz del riesgo nutricional y el seguimiento en la recuperación muscular y nutricional a lo largo y ancho de todos los niveles asistenciales.

Sin embargo, observa Juan Carlos Valenzuela que después del alta hospitalaria, e incluso cuando el paciente no requiere ingreso, el seguimiento y la obtención de datos antropométricos válidos por vía telefónica o por vídeo resulta difícil, dado que los pacientes todavía no recibieron una adecuada formación para manejarse bien en estos canales.

En ese terreno, reivindica este ponente la necesidad de las consultas presenciales para, por ejemplo, valorar la capacidad de masticación y deglutoria del paciente, asociada tantas veces a los procesos respiratorios y el agravamiento de la hipertensión, la diabetes o la insuficiencia cardíaca, entre otras patologías crónicas de base, por lo que insta a consolidar el seguimiento en Atención Primaria.

Compromiso gerencial

Destacó, igualmente, este responsable público castellanomachego el compromiso de las Gerencias y su orientación a una mejor coordinación y seguimiento integral mediante la cooperación entre los servicios asistenciales y sociales, para lo que postuló la hipótesis de que dispusieran de presupuestos conjuntos.

Además, y como vías también válidas de mejora, anima Juan Carlos Valenzuela a llevar la nutrición hasta los domicilios de los pacientes y a mejorar la prescripción de la alimentación enteral por sonda, a la vez que se corrige, según ruega, el déficit de especialistas en esta área dentro de los hospitales, como propusieron también otros ponentes a lo largo de esta jornada.

Alfonso Alonso Fachado

La desnutrición Cero

El subdirector general de Gestión Asistencial e Innovación del Servicio Gallego de Salud (SERGAS), el doctor Alfonso Alonso Fachado, afirmó que el programa de esta región para la alimentación del paciente crítico ya fue definido en 2019 y que, a pesar de la pandemia de la Covid-19, no renunció a lograr el objetivo de la desnutrición “cero”.

Resaltó, así, Alfonso Alonso Fachado la convicción en Galicia por dotar a esta parte del sistema sanitario de procesos asistenciales homogéneos en todas las áreas, mediante alianzas promovidas desde la Medicina Intensiva y siempre desde el aval de los profesionales y los pacientes.

Cribados y cálculos precisos

En 2020, y con la llegada de la Covid-19, la nutrición alcanzó un nuevo relieve, reflexionó este ponente, por lo que propone medidas como el cribado y la valoración nutricional en UCI, los protocolos estandarizados, los cálculos proteicos y calóricos, el seguimiento al paciente crítico y la transición hacia la continuidad plena de cuidados.

Todo ello sin olvidar, precisó Alonso Fachado, la implementación final del registro autonómico de nutrición en cuidados intensivos, junto a los indicadores de procesos y resultados que permitirán consolidar todas estas mejoras, sentenció.

Inmaculada Vázquez

Superar secuelas nutricionales

La responsable de la Subdirección de Gestión Sanitaria de la Consejería de Sanidad de la Junta de Andalucía, Inmaculada Vázquez, abundó  en la necesaria recuperación nutricional de los pacientes de la Covid-19, cuyo deterioro es manifiesto en ese aspecto meses después de haber superado la fase aguda de la enfermedad.

Asume Inmaculada Vázquez que es clave la coordinación entre las unidades de nutrición y de Endocrinología y Atención Primaria, además de aprovechar el impulso que supuso la pandemia para generalizar las tablas de seguimiento y los rastreos previos a la sintomatología de la Covid-19, la cual calificó como florida, además de seguida por un fuerte impacto laboral e importantes grados de invalidez en los casos más graves.

Como otros ponentes, Álvarez resaltó que el abordaje nutricional ya es un factor imprescindible de la atención sanitaria y que debe pasar desde las altas hospitalarias al ámbito de Atención Primaria, aunque hoy se vea cada vez más desbordada por las secuelas de la enfermedad, a lo que opone un cribado nutricional precoz y un abordaje multidisciplinar paralelo a la rehabilitación respiratoria, muscular y de Salud Mental de las personas afectadas por la Covid-19.

Unidades intercentros

Dentro de las novedades emprendidas en Andalucía, esta ponente citó las unidades de inter centros en el diseño provincial, además de un plan con circuitos bien definidos para hacer más ágiles los flujos de trabajo y reducir los márgenes de incertidumbre, para, aseguró, avanzar en un nuevo diseño asistencial alimentado por todos los aprendizajes cosechados durante la pandemia.

Ello además de consolidar la teleconsulta como vía para mejorar la comunicación con los pacientes y evitar sus desplazamientos prescindibles. Finalmente, Vázquez recordó que, en Andalucía, la Atención Primaria asume la coordinación de las residencias de mayores y que también, por ello, puede ser vista como modelo en la búsqueda de un seguimiento integrado.

Puntos de llegada y de partida

En sus conclusiones de las diferentes intervenciones, el presidente de la Fundación Bamberg destacó aspectos como la falta de vitamina D y la obesidad en la dimensión multifactorial que atañe a la desnutrición. En ese aspecto, recogió el comentario sobre el estudio desarrollado por el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, y que obtuvo un notable eco internacional, sobre el papel que juega dicha vitamina como elemento de protección frente a la Covid-19 tanto preventivamente como al inicio de la infección o en los propios pacientes ya ingresados en los hospitales.

En ese aspecto, Para retomó de los intervinientes la idea de que el equilibrio nutricional es esencial para que las células puedan hacer una buena síntesis de proteínas con la que estar mejor preparadas para rechazar invasiones de patógenos externos y otros agentes nocivos.

Actuar desde el Grado de Medicina

Reseñó, también, Para la formación insuficiente de los propios médicos sobre los cauces que sigue una nueva Medicina cada vez más tecnificada, junto a los frecuentes fallos de comunicación que restan importancia a la nutrición cuando realmente tiene tanta.

Ello junto al necesario protagonismo de los dietistas, las enfermeras nutricionistas y las compañías proveedoras cada vez más de servicios que de meros productos, como claro ejemplo de las ventajas de la colaboración público privada, también en esta materia y como en tantas otras áreas.

Hacer rica la historia clínica

Este directivo también repitió el argumento, expresado en la segunda sesión, de que es preciso enriquecer la historia clínica con las cifras antropométricas introducidas por el propio paciente y con las videoconsultas de una forma directa, para lo que se requiere una gran capacidad de comunicación a través de un potente sistema de información.

De esta manera, el ordenador que tiene cada sanitario en su puesto de trabajo no debe ser más antiguo que el que tiene en su domicilio particular ni debería haber lugar para los navegadores desactualizados, hasta el punto de que hoy, como ocurrió en la primera ola, subsisten líneas claras de actuación y protocolos impropios a la vez que se siguen colapsando las centralitas de los centros asistenciales.

Definió Para como insano, en sentido anglosajón, que se haya obligado a los profesionales de Atención Primaria a realizar tareas de corte epidemiológico, algo que explicaría, no en exclusiva, que los pacientes de l aCovid-19 que llegaron a los hospitales lo hicieran directamente y no desde el primer nivel asistencial.

Así, su papel como puerta de entrada al sistema sanitario se vio claramente disminuido, una realidad que, aseveró este directivo, sirvió para alimentar el descontento tanto entre los profesionales como entre los ciudadanos, pacientes o no.

Gestión y futuro digital

Sobre la segunda sesión, Para resumió que sirvió para confirmar el papel crucial que juega la Enfermería en la correcta nutrición y seguimiento terapéutico de los pacientes, una vez instaurada la prescripción por el médico, además de ser imprescindible un abordaje funcional que inicie la rehabilitación de los pacientes desde el minuto uno de su diagnóstico.

También hubo referencias en esta sesión al continuo asistencial, un tema que Para considera tan clásico que se remonta a los albores de la propia Fundación Bamberg, décadas atrás y, que ni a fuerza de tan manido, dio, hasta ahora, especiales frutos.

Según el presidente de la Fundación Bamberg, en nombre de los ponentes de la mesa virtual de gestión sanitaria, deben imponerse siempre los procesos pluridisciplinares y, en el caso abordado, sumar la vertiente nutricional a los mismos, dado que el valor terapéutico del complemento nutricional siempre resulta innegable, sea cual sea la patología.

El 26 de abril, salud digital

Por último, Para emplazó a todos a próxima cita de esta entidad, que se llevará a cabo, también, en formato online este lunes, 26 de abril, y que tendrá por materia a tratar la financiación sanitaria en tiempos de salud digital.