Política y Sociedad ANUNCIO EN EL ENCUENTRO FORBES SOBRE LA SANIDAD PRIVADA, organizado por IDIS

Sanidad tendrá en 2018 la base técnica suficiente para regular el Big Data

El secretario general de Sanidad, José Javier Castrodeza, ha anunciado que el Ministerio de Sanidad tendrá en 2018 la base técnica suficiente para poder regular el Big Data, lo que expuso en el ‘Forbes Summit Healthcare’, organizado por la editora de esta revista en España y la Fundación Instituto para el Desarrollo y la Integración de la Sanidad (IDIS).

Andrés Rodríguez

Los medios con la salud

Abrió el acto la periodista Ainhoa Arbizu, con una mención a su vinculación con la Sanidad por parte de su padre, neurólogo especializado en esclerosis múltiple, además de algunos premios nacionales e internacionales conseguidos por ella misma en el terreno de la divulgación para la salud de las personas.

Tras las palabras de la comunicadora, el presidente de Spainmedia y director de Forbes España, Andrés Rodríguez, explicó que su actual equipo tiene la confianza de la familia editora estadounidense desde hace cuatro años. Junto a esto, glosó las cabeceras de Forbes que dedican especial atención a temas sanitarios y de salud. Con el anuncio suyo, en el plano cultural, de que las tapas españolas serán patrimonio de la Humanidad, probablemente, en las próximas navidades.

José Javier Castrodeza

Envejecer con calidad

Protagonizó la inauguración de la jornada José Javier Castrodeza para agradecer la invitación a participar en un evento singular dedicado a la salud, dentro de la larga producción de eventos que Forbes tiene en el mundo.

Nuevamente, el representante ministerial apeló a la revista The Lancet y a su informe de la estadounidense Universidad de Washington, en el que figura España como octavo mejor sistema sanitario del mundo, con buen acceso a la asistencia y gran esperanza de vida, solo adelantado en calidad por países más prósperos, pero más pequeños. En el “debe”, situó el envejecimiento libre de discapacidad y con mejor calidad de vida en nuestro país, aspectos de mejora innegable para el Sistema Nacional de Salud (SNS).

Ainhoa Arbizu

Promoción, predicción y prevención

Según el responsable sanitario, la voluntad de la cartera sanitaria del Gobierno es orientar la política sanitaria hacia la promoción, la predicción y la prevención, por su doble beneficio conjunto para los pacientes y para la sostenibilidad del sistema sanitario, con apoyo deseable de la industria alimentaria.

Además de citar la estrategia nacional para el abordaje de la cronicidad, Castrodeza habló de la promoción y la prevención, junto a una tercera, denominada NAOS, para la mejora de la nutrición de los españoles. Como seña de identidad del presente siglo, citó las TIC, a través de la receta electrónica, entendida como factor de cohesión para el SNS, desde un 90 por ciento de cobertura nacional, con un sistema interoperable en 14 comunidades autónomas y en una trayectoria que se completará en 2018.

Manuel Vilches y José Javier Castrodeza

Melilla y la Fundación Jiménez Díaz

A lo anterior, el miembro del equipo del Ejecutivo en materia sanitaria añadió teleasistencia a zonas de dispersión geográfica. Como ejemplo de ello, explicó que la ciudad autónoma de Melilla tiene conexión directa con la Fundación Jiménez Díaz de Madrid. En relación con la receta e historiales en formato digital, certificó que son el soporte que permite el uso de macrodatos para la prevención de la enfermedad a través de estrategias como el Big Data.

Esta última es una tecnología llamada a mejorar la gestión sanitaria y la toma de decisiones clínicas y directivas, con el afán último de hacer el SNS más eficiente, mediante evaluaciones farmacoeconómicas con criterio coste-eficiente. De esta manera, este mismo año, la Administración sanitaria tendrá toda la información técnica necesaria para poder regular el referido Big Data en el país.

El siglo de la tecnología

Comentó también Castrodeza que el Ministerio de Sanidad ha establecido un nodo central con las bases de datos de uso de receta electrónica e historia clínica digital, puesto a disposición de las comunidades autónomas y desde la colaboración de sociedades científicas.

Sobre la industria farmacéutica, el secretario general de Sanidad afirmó que transita de los medicamentos de “talla única”, gracias a la genómica, a los ajustes de las terapias para cada paciente, según marcadores expresados por los genes (genotipo). Este es un terreno en el que los biomarcadores tienen carácter de productos in vitro a efectos de la Administración sanitaria.

En ese sentido, Castrodeza aseguró que, si el siglo XX fue la centuria del medicamento, el XXI será la del diagnóstico temprano mediante productos sanitarios, gracias sobre todo a la extensión a más población de la secuenciación del genoma humano. En esa tendencia, también situó las terapias celulares, tisulares y regenerativas, dentro de una Medicina Personalizada y de Precisión cada vez más avanzada.

Héctor Flórez

País sano y digital

El responsable de consultoría de Deloitte, Héctor Flórez, recordó que en el SNS trabajan un millón de personas, de las cuales la mitad son mujeres, con perfiles de elevada cualificación, un número que se verá ampliado en los próximos tiempos con la Oferta Pública de Empleo (OPE) de 150.000 nuevos puestos.

Además, Héctor Flórez precisó que España dedica el 9 por ciento de su riqueza a Sanidad y salud, por un total de 20.000 millones de euros en línea con el resto de las potencias europeas, unos recursos que podrían ser insuficientes ante el envejecimiento de la población y la cronificación que conlleva para millones de ciudadanos.

Sobre su compañía, el representante de Deloitte adelantó que tiene vocación de convertirse en el consultor de referencia del SNS por especialización y multidisciplinaridad, sin olvidar que la digitalización es la única vía para hacer sostenible la Sanidad. Alabó también al sector de la Medicina Privada española por la confianza reeditada cada año por parte de 10 millones de españoles.

Jorge Bagán

La potencia sanitaria privada

Tras la intervención de Castrodeza, el socio responsable de Sanidad de Deloitte, Jorge Bagán, presentó a tres figuras clave de la Sanidad Privada española actual. El primero en hablar fue el director general de IDIS, el doctor Manuel Vilches, que situó el debate en los resultados percibidos por cada agente del sector y los recursos disponibles.

Todo ello en una fórmula en la que actúa un paciente mucho más activo que en el pasado, señaló el representante del Instituto. Para avanzar en la definición de valor, resultó imprescindible para él establecer parámetros fiables y generalmente aceptados para medir los citados resultados en salud.

Manuel Vilches

A la hora de superar las barreras que precisa la mejora del SNS, Manuel Vilches considera inexcusable dejar de medir por volumen y unidades de producción, porque impide una visión de conjunto y tiene un efecto desmotivador. Ayudará a ello, según él, concretar el modelo retributivo y que las organizaciones sanitarias pierdan el miedo a publicar sus resultados clínicos.

Vilches destacó el problema de accesibilidad a la asistencia sanitaria, como demuestran las listas de espera y la ausencia de incentivos para dinamizar el SNS. Por eso, aseguró que, tras ocho años de actividad sin interrupción del IDIS, y la parte de la Sanidad que representa, seguirá en su empeño por alargar la vida de las personas con mayor calidad de vida.

Así, el representante del IDIS destacó el carácter complementario del sector, con una fuerza asistencial que ya dispone de 250.000 profesionales, 450 hospitales y gran número de centros de salud; recursos humanos, físicos y tecnológicos que permiten al sector hacer el 29 por ciento de las intervenciones quirúrgicas que se llevan a cabo en España, y cerca del 50 por ciento en algunas comunidades autónomas.

Pedro Rico

Costes razonables

Seguidamente, el director general de Operaciones de Quirónsalud Hospitales, Pedro Rico, destacó la importancia de los costes asistenciales y la exigencia de que sean asumibles por los pacientes, junto a conceptos a evitar, como la Medicina dañina por la sobre utilización de recursos.

Con objeto de mejorar el binomio costes-recursos, Pedro Rico aboga por cambiar el modelo de financiación, con alejamiento del sistema de Estados Unidos, centrado en el precio por acto médico, en lugar del proceso y la actividad asistencial. Sobre la fórmula capitativa, aseguró que se ha aplicado de forma deficiente en España y que, además, ha sufrido una persecución política que aún dura.

Para Rico, la buena Medicina, antes llamada basada en la evidencia, ahora consiste en disponer de fármacos como los de la hepatitis C, que aunque parezcan caros al principio, en un futuro permitirán erradicar las cirrosis por el virus de la hepatitis C. Por esta razón, criticó la Medicina “inútil”, cuantificada por el Ministerio de Sanidad en un 30 por ciento, de manera que la sostenibilidad vendrá de no hacer pruebas duplicadas o innecesarias, además de otras intervenciones prescindibles.

Jesús Bonilla

La escucha activa

Como tercera voz de la mesa, el director general de Sanitas Hospitales, Jesús Bonilla, defendió el principio de excelencia clínica, medible a través de distintos “trakings” y mediante la escucha activa al paciente. Apuesta también por el pago por proceso y no por actos médicos, con la preocupación que genera saber que, en Estados Unidos, la cobertura sanitaria “devora” el 40 por ciento de los presupuestos de las familias.

Destacó Jesús Bonilla que el uso ordenado de los datos desestructurales mediante Big Data supondrá una verdadera revolución en el sector, con aportaciones como los Chat Box para citaciones y las tecnologías de imagen que permiten priorizar los casos clínicos según su relevancia. Todo ello además de las impresiones 3D y su capacidad para reponer o mejorar la funcionalidad de partes importantes del cuerpo humano.

Para todo ello, Bonilla recomendó a todos subirse a la ola tecnológica y perder el miedo al futuro. En último término, se alineó con los otros dos ponentes al afirmar que los recursos humanos, especialmente de médicos, serán pronto un problema asistencial, dado que los hijos del baby boom se dirigen a edades de jubilación.

Luis Mayero

Seguros por elección

La segunda mesa fue moderada por el presidente del IDIS, el doctor Luis Mayero, que citó un informe de Unespa, según el cual el sector del seguro privado sanitario se concentra, con un 72 por ciento de cuota, en las primeras cinco compañías, aunque su implantación territorial sea desigual. Todo ello con rango de explotación de dichos seguros por parte de las familias, en porcentajes que superan el 30 por ciento, tal como aclaró.

Este directivo informó de que la asistencia sanitaria asegurada por pólizas, perteneciente al ramo no vida, cuenta con 52.000 profesionales y ya suma el 0,5 por ciento del PIB, un respaldo para la atención a los ciudadanos, tanto en tiempos de crisis como ante el envejecimiento progresivo de la población.

Luis Mayero también puso el acento en que la preocupación por la Sanidad es más alta en regiones como la Comunidad Valenciana, territorio donde más se ha perseguido la colaboración público privada. Ello con ignorancia, desde su punto de vista, de que los usuarios de la Sanidad Privada son los principales valedores de la misma, ya que el 17 por ciento de los mismos usa únicamente su tarjeta sanitaria privada.

Enrique de Porres Ortiz

Médicos en unión

Siguió a Mayero en el uso de la palabra el consejero delegado de ASISA, el doctor Enrique de Porres. Como principal rasgo distintivo del sector asistencial privado, estima que debe asumir la gestión directa de los recursos asistenciales.

Como muestra de ello, Enrique de Porres expuso el caso de Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado (MUFACE) que, desde hace 40 años, asume las desviaciones presupuestarias generadas en la atención, sin ningún tipo de perturbación para las cuentas públicas. De esta manera, reflexionó, si desapareciera el mutualismo administrativo, el Estado tendría un grave problema que resolver.

El maximo responsable de ASISA identificó como factor de limitación para el crecimiento del seguro privado de salud la segmentación del riesgo. Esto motiva que las personas que harían un mayor uso de la asistencia, por edad y cronicidad, no puedan disponer una póliza.

A ese problema estructural, se unen otros, como la falta de interlocución sana y directa con el poder público, a pesar de sus dificultades presupuestarias presentes y, sobre todo, futuro. Ello con la sinrazón, añadió de Porres, de que coexistan listas de espera con recurso privados no utilizados en todo su potencial por el país en su conjunto, por lo que pidió mayor autonomía de movimiento para los ciudadanos de unos recursos a otros, al margen de su titularidad. Concluyó con la afirmación de que el sector sanitario privado es el mejor aliado de la Administración.

Antonio Sánchez Díaz

Vigencia de MUFACE

Por su parte, el director general de MUFACE, Antonio Sánchez Díaz, aportó algunos datos de su institución, dependiente del Ministerio de Hacienda. En grandes cifras, habló de 1.466.000 funcionarios en activo, que se eleva hasta un total de 2,2 millones de usuarios de este tipo de mutualismo, con la suma de beneficiarios militares y jurídicos.

Antonio Sánchez Díaz explicó que la mutualidad tuvo una bajada de actividad hasta el año 2014, momento en que el mutualismo volvió a crecer, con una distribución electiva del 15 por ciento por la Sanidad Pública, y un 85 por ciento por la privada, a través de mutualidades. Todo ello desde el principio de libertad de elección y con una tendencia en la preferencia privada, a lo largo de las cuatro primeras décadas de la entidad, sentenció.

Modelo perdurable

El director general de MUFACE señaló igualmente que cada usuario representa un ahorro del 22 por ciento respecto a la asistencia estándar en el SNS. Al ser un modelo de éxito, también garantizó la continuidad de esta modalidad de colaboración público privada, con un reciente plus de ilusión, según añadió.

Para expresar el compromiso del Gobierno con el modelo, Sánchez Díaz recordó el convenio firmado por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, cifrado en 2.200 millones para el periodo 2018-2019, con un incremento de la póliza por asegurado del 5,2 por ciento.

Javier Murillo

Un sistema único en el mundo

Completó la mesa el consejero delegado de ADESLAS, el doctor Javier Murillo, quien advirtió de que el SNS es único en el mundo por su vocación universal, un deseo y una realidad que debe su excelencia al ejemplo del temprano modelo MUFACE y a que el país optó por un sistema contrario al pago por indemnización de la atención, mediante soluciones de asistencia gestionada y sin el sesgo de la provisión asistencial.

Por eso, Javier Murillo destacó que, para sorpresa de todos, el sector del seguro privado superó la crisis económica pasada con crecimientos de 3,4 por ciento, además de más pólizas y mayor número de asegurados cada año; de ahí que el seguro privado tenga un componente tal social como solidario. Como atributos para el sector, citó la estabilidad, la madurez, la solvencia, el crecimiento y la eficiencia.

Adolfo Fernández Valmayor

Cambio social y tecnológico

El secretario general de IDIS, Adolfo Fernández Valmayor, destacó dos tendencias actuales, como el envejecimiento galopante de la población y el uso masivo de Internet de los españoles antes de ir a la consulta del médico. Para dar respuesta a esta doble realidad, la Fundación dispone de un proyecto de interoperabilidad, al que pronto se sumará una comunidad autónoma, y otro proyecto muy sólido de receta electrónica privada.

Igualitarismo sanitario

El director de Sistemas de Quirónsalud, Ángel Blanco, considera que el cambio tecnológico aplicado a la salud puede ser comparable en radicalidad a los antibióticos o los rayos X, un cambio que, en su opinión, es de fuera adentro y de abajo arriba. Esto requiere un trato personal exigido por los pacientes, que también demandan transparencia e inmediatez, en un esquema de continuidad asistencial, dado que, si alguien se hace una resonancia, puso como ejemplo, nadie está dispuesto a esperar cinco días para conocer el informe.

Ángel Blanco

Ángel Blanco desconfió de las grandes bases de datos originadas por el océano de apps y redujo la asistencia en 130 procesos básicos. Todo ello con una anamnesis que podrían realizar las enfermeras, o los propios pacientes, con un ahorro del 80 por ciento de las consultas presenciales. Adelantó también que la revolución tecnológica se llevará por delante algunas especialidades médicas, como ciertos tipos de biopatólogos.

Reconocimiento de voz

El director gerente del Hospital Universitario Clínico San Carlos de Madrid, José Soto, ubicó los 1.000 millones de euros anunciados por la presidenta del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, para la reforma de los grandes hospitales de la región, en la cuarta fase de modernización del centro, iniciada ya en 1990.

José Soto Bonel

Como grandes vectores de innovación para la vida y la salud de las personas, el gestor habló de las tecnologías de reconocimiento de voz y la capacidad de las máquinas para aprender por sí mismas.

Reconocimiento de voz

El CEO del Grupo VIVO, Óscar Brihuega, explicó como responsable de una firma de diagnóstico por imagen que los radiólogos tienen que salir de sus cubículos e ir al encuentro del paciente.

Como desafío de la Medicina Predictiva, Preventiva, Personalizada y Participativa, este ponente, que es físico de profesión, razonó que será difícil para los pacientes empatizar con las personas, por lo que la clave de la asistencia estará en la verdadera aportación de valor de los servicios y dispositivos, tal como sentenció. También destacó lo obsoleto del parque tecnológico español para los citados diagnóstico por imagen.

Adolfo Fernández Valmayor, Ángel Blanco, José Soto, Óscar Brihuega, Ignacio López Parrilla y Mario de la Peña

Philips y Deloitte

Completaron la mesa el director de Relaciones Institucionales y Desarrollo de Negocio de la compañía tecnológica Philips, Ignacio López Parrilla, y el socio de la consultora Deloitte para el mundo digital, Mario de la Peña. El primero de ellos destacó que el verdadero tirón de la tecnología está en el sector sanitario y no en la telefonía. Por su parte, el segundo aclaró que las tecnologías sanitarias tienen dos usuarios: los pacientes y los profesionales sanitarios.

Como problema estructural de la asistencia, Mario de la Peña destacó la falta de adherencia a las terapias, una brecha que sería más fácil de salvar con la tecnología adecuada, según sus predicciones. Todo ello dentro de una realidad que, actualmente, expresa también cierto atraso por la escasa digitalización de los consentimientos informados.

Humberto Arnés

Acceso y predictivilidad

En nombre de la industria farmacéutica participó el director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, que inició su intervención con algunos comentarios sobre la buena marcha de la economía española, junto a un gasto farmacéutico que crece por debajo de esa expansión nacional; una contención que no impide, en absoluto, y según sus palabras, mantener el ritmo de innovación terapéutica, ya que sigue llegando con propuestas cada vez más disruptivas.

En cuanto al marco regulatorio actual, Humberto Arnés estima que es estable, en virtud del acuerdo alcanzado entre el sector y el Gobierno, por el cual Farmaindustria se compromete a compensar al país con aportaciones dinerarias equivalentes a cualquier exceso de incremento del gasto en medicamentos sobre el crecimiento del país, hecho que todavía no ha ocurrido.

Luis Cordero, Teresa Millán, Juan Carlos Polledo y Francisco Javier Fernández

Lilly y AstraZeneca

Al compartir la industria un mismo interés por la sostenibilidad con las Administraciones, Arnés aboga por perseguir juntos la eficiencia del SNS, algo que será posible con la medición de los resultados en salud y la calibración de los gastos asociados a las intervenciones sanitarias.

Acompañaron al director general de Farmaindustria, entre otros, la directora de Asuntos Corporativos de la compañía farmacéutica Lilly, Teresa Millán; y el director de Relaciones Institucionales del laboratorio AstraZeneca, Luis Cordero. La moderación de la mesa corrió a cargo de Francisco Javier Fernández, quien es el director de Comunicación de la patronal del medicamento innovador.

Como denominador común, los responsables farmacéuticos recordaron que las innovaciones sanitarias siempre son rentables en lo económico y lo social, y que no hay vía alternativa al diálogo con las Administraciones; con el consuelo, además, de que la sociedad española es mucho más sensible a los esfuerzos que realiza la industria por su salud, en contraste con lo que a veces se lee.

Deja un comentario