Tecnología e Investigación compuesto orgánico clasificado como posible cancerígeno

Fisabio aporta, por primera vez, datos sobre exposición interna a la acrilamida en españoles

— Valencia 19 Ago, 2021 - 12:42 pm

El Área de Seguridad Alimentaria de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica (Fisabio) ha realizado el primer estudio que aporta datos sobre la exposición interna a la acrilamida en la población española, un análisis que detectó esta sustancia en el 100 por cien de los casos estudiados.

La acrilamida es un compuesto orgánico clasificado como posiblemente cancerígeno para el ser humano que se encuentra principalmente en el humo del tabaco y en los alimentos procesados ricos en carbohidratos y aminoácidos. El tipo de cocción afecta a los niveles de esta sustancia: alimentos como las patatas, si se cocinan en condiciones de baja humedad y por encima de los 120 grados (hornear, freír o asar), provocan niveles altos de acrilamida.

Hasta ahora, los estudios publicados han estimado sólo la exposición externa, un método indirecto que combina los niveles de acrilamida en los alimentos con la cantidad de alimento consumida.

“En cambio, la exposición interna mide las concentraciones de acrilamida en el cuerpo humano mediante muestras de orina, por lo que es el modo más preciso para conocer los niveles reales de acrilamida a los que está expuesta la población”, explica la doctora Sandra Fernández, que es investigadora del Área de Seguridad Alimentaria de Fisabio-Salud Pública.

Relación con pautas dietéticas

El estudio se realizaó con muestras de orina de 120 mujeres lactantes de entre 20 y 45 años que dieron a luz en el Hospital Universitario y Politénico La Fe de València. Las muestras fueron gestionadas por el Biobanco para la Investigación Biomédica y en Salud Pública de la Comunidad Valenciana (IBSP-CV).

Además, la investigación muestra que la exposición y el riesgo de la población estudiada es mayor que la observada en población adulta en otros estudios europeos. “Las causas pueden estar relacionadas con las diferentes pautas dietéticas, aunque se requieren más estudios para lograr una mayor concreción”, indica Sandra Fernández.