Política y Sociedad Entrevista al presidente de la Fundación Tecnología y Salud

Fernando Bandrés: La Fundación Tecnología y Salud ve “esencial” un Plan Nacional ante pandemias

Con motivo de la presentación del Plan Nacional de Impulso de la Tecnología Sanitaria para salir de la crisis de la Covid-19 en España, elaborado por la Fundación Tecnología y Salud, Acta Sanitaria ha conversado con su presidente, Fernando Bandrés, que valora como “esencial un Plan Nacional de Preparación y Respuesta ante una Pandemia, que cuente con una coordinación entre comunidades autónomas, así como planes de contingencia para este tipo de situaciones de crisis y, por supuesto, con el diseño de una reserva estratégica de productos esenciales para combatir cualquier pandemia o emergencia sanitaria”.

Acta Sanitaria (AS).- ¿En qué se basa el Plan Nacional de Impulso de la Tecnología Sanitaria para salir de la crisis de la Covid-19? ¿Cuáles son sus pilares fundamentales?

Fernando Bandrés (FB).- La Tecnología Sanitaria constituye un sector clave para hacer frente a la pandemia actual, y cualquier estrategia para superar esta y futuras crisis sanitarias debe contar con este sector esencial como aliado imprescindible. Partiendo de esta premisa, en la Fundación, hemos analizado la gestión realizada en el último año con motivo de la pandemia por la Covid-19 y las aportaciones de los distintos agentes sanitarios y, con base en ello, hemos extraído aprendizajes y detectado oportunidades para la mejora de la respuesta de nuestro sistema sanitario a esta y otras situaciones sobrevenidas.

Lo hemos plasmado en el informe Covid-19, ‘Construyendo un nuevo futuro. Reflexiones y nuevos retos’, desde un enfoque clínico y organizativo, que recoge diversas medidas que consideramos prioritarias de apoyo al sector, para que este pueda desarrollar toda su potencialidad de cara a la salida de la presente y de futuras crisis. Entre ellas, destaca la configuración de un Plan Nacional de Promoción de la Industrialización, así como acciones para atraer a multinacionales para que produzcan en nuestro país y para el impulso y liderazgo de la internacionalización de las empresas de este sector. Un sector robusto también debe estar saneado y, por eso, creemos que hay que normalizar los plazos de pago de las Administraciones públicas e implantar medidas como la aprobación del IVA superreducido (4%) para los productos sanitarios.

“Creemos que hay que normalizar los plazos de pago de las Administraciones públicas e implantar medidas como la aprobación del IVA superreducido (4%) para los productos sanitarios”

Otra de las reclamaciones que también recogemos en el informe, que ayudaría a contar con un sector más sólido, es la modificación de la Ley de Contratos del Sector Público, y que esta incluya una especificidad del ámbito sanitario, así como reforzar el criterio de calidad en los procesos de contratación. Por último, otra de las cuestiones reseñables está relacionada con la aplicación de los nuevos Reglamentos de Productos Sanitarios y Productos Sanitarios para el Diagnóstico In Vitro.

AS.- De cara a nuevas pandemias, ¿qué actuaciones considera que deberían llevarse a cabo para evitar la situación vivida en la primera ola del coronavirus en España?

FB.- Es indudable que necesitamos mejorar para garantizar un sistema fuerte y preparado para afrontar situaciones similares de manera inmediata y ágil. Es el momento de apostar por una financiación adecuada de la Sanidad, con una inversión que represente, como mínimo, el 7 por ciento respecto al Producto Interior Bruto (PIB). Asimismo, vemos esencial un Plan Nacional de Preparación y Respuesta ante una Pandemia, que cuente con una coordinación entre comunidades autónomas, así como planes de contingencia para este tipo de situaciones de crisis y, por supuesto, con el diseño de una reserva estratégica de productos esenciales para combatir cualquier pandemia o emergencia sanitaria.

También, vemos necesario avanzar en una transformación digital del sistema que permita garantizar una atención sanitaria de calidad. Asimismo, es fundamental que hospitales y centros de salud dispongan de equipos que no estén obsoletos y, para ello, es necesaria una renovación del parque tecnológico sanitario que asegure la eficiencia de su funcionamiento y la seguridad de pacientes y profesionales. En situaciones de crisis como la actual, también es importante contar con modelos de compra de tecnología sanitaria en los que se priorice el valor que aportan estas herramientas a su precio.

“También, vemos necesario avanzar en una transformación digital del sistema que permita garantizar una atención sanitaria de calidad”

Durante la pandemia en la que nos encontramos, se ha puesto de relieve que la Tecnología Sanitaria ha sido esencial para salvar miles de vidas gracias a los productos de prevención, detección y tratamiento. Este sector ha trabajado intensamente para dar respuesta a la inmensa necesidad de material sanitario que requería nuestra sociedad. Por ello, como he mencionado anteriormente, es más importante que nunca apoyar al tejido empresarial que ha demostrado ser esencial, además de un importante motor económico.

AS.- ¿Cree que en España se debería implementar un mayor soporte y formación a los profesionales sanitarios y gestores de salud para resolver de forma eficiente situaciones de crisis sanitaria?

FB.- Tal como señala el Informe, es una prioridad máxima garantizar la formación médica continuada de los profesionales sanitarios. La innovación tecnológica avanza a una gran velocidad y es necesario que cuenten con los conocimientos adecuados para atender a los pacientes en cualquier situación y que tengan las habilidades suficientes para manejar el equipamiento y material a utilizar. Esto permite asegurar un uso seguro y eficaz de la tecnología, así como obtener su máximo rendimiento en la atención sanitaria.

“Es una prioridad máxima garantizar la formación médica continuada de los profesionales sanitarios”

Cuando hablamos de formación, también hay que tener presente que la digitalización ha impregnado prácticamente todos los ámbitos de nuestra vida y uno tan importante como la salud no podía ser menos. Las universidades deben ser la base de la formación de estas capacidades para los profesionales sanitarios, que, además, tienen que actualizar los conocimientos en el ámbito tecnológico a lo largo de toda su carrera.

AS.- Para este fin, ¿el Gobierno y las comunidades autónomas deberían incrementar el presupuesto en Tecnología Sanitaria para mantener actualizados los equipos en los hospitales y evitar, en la medida de lo posible, la obsolescencia actual?

FB.- La elevada demanda de Tecnología Sanitaria en los últimos meses, crucial para el cuidado de los pacientes con Covid-19, ha puesto aún más de relevancia la importancia de contar con un parque tecnológico actualizado que permita ofrecer mayor eficiencia a los procesos y seguridad tanto al paciente como al profesional. Debemos insistir en que el sistema sanitario adolece de una falta de estrategia para la corrección del nivel de obsolescencia, una cuestión que, sin duda, ha repercutido en la calidad de los diagnósticos y tratamientos. El informe de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) ‘Estudio de Mercado Sector Tecnología y Sistemas de Información Clínica 2019‘ remarcaba que la inversión en 2019 habría disminuido un 9,7 por ciento situándose los niveles más bajos en las áreas de Diagnóstico por la Imagen y Quirúrgicas, situación que tenemos que revertir.

En este sentido, el Informe aboga por la puesta en marcha de un Plan de Renovación Tecnológica, con la incorporación de soluciones que permitan dar respuesta a pandemias como la actual, actualizar los equipos con más de 10 años de antigüedad y crear modelos de colaboración entre el sector público y el privado para, entre otras cosas, sincronizar sus iniciativas. Es fundamental actuar lo antes posible, ya que, cuanto más se alargue esta obsolescencia, más difícil será de solventar la situación.

AS.- ¿En qué medida ve factible la construcción de un sistema sanitario digitalizado e integrado? ¿Qué papel juega aquí la Tecnología Sanitaria y cómo se alcanzaría ese objetivo?

FB.- Aunque el sistema sanitario en nuestro país ha dado algunos pasos en cuanto a digitalización, como en lo referente a la gestión de citas, el acceso de profesionales a la historia clínica electrónica o la prescripción electrónica, a nivel global, la madurez digital es baja (31%), tal y como ponía de manifiesto el estudio realizado el año pasado por Fenin en colaboración con la Fundación Cotec. Llevamos tiempo reclamando la necesidad de avanzar en la digitalización e integración de los agentes del sistema sanitario, ya no solo para hacer frente a cualquier crisis sanitaria futura, sino también porque permite caminar hacia un sistema más eficiente por el ahorro de costes y de tiempo que supone en la actividad diaria y servicios de mayor calidad, lo que repercute en la vida de los ciudadanos.

“Es necesario impulsar un plan estratégico de ámbito nacional con una inversión específica para evolucionar en la digitalización del sistema”

Fundamentalmente, es necesario impulsar un plan estratégico de ámbito nacional con una inversión específica para evolucionar en la digitalización del sistema y aprovechar todo el potencial si se trabaja. En este marco, se debe garantizar una transformación digital e integración de los servicios sanitarios y el espacio sociosanitario equitativos entre las diferentes comunidades autónomas.

Esperamos que la creación de la Secretaría General de Salud Digital, Información e Innovación del Ministerio de Sanidad permita un impulso real e inmediato de la digitalización, a través de la interoperabilidad, gestión de la información y la creación de proyectos y soluciones innovadores que mejoren los niveles de eficiencia y calidad.

AS.- ¿Qué otros ejemplos existen en países de Europa donde este modelo de atención sanitaria responda a las necesidades en una pandemia?

FB.- La implementación de la digitalización en salud obviamente es muy diferente en cada país, principalmente depende del nivel de digitalización de la sociedad y los recursos de inversión de cada nación. A nivel global, es una industria en la que queda mucho por caminar. Sin embargo, la pandemia ha provocado un impacto positivo para acelerar esta transformación.

En nuestro entorno más próximo, la ‘Encuesta Anual de Salud Digital en Europa 2021‘, realizada por la Healthcare Information and Management Systems Society (HIMSS), sitúa a Alemania como el país líder, seguido por los países nórdicos y Suiza y, a continuación, por Países Bajos – en particular, Estonia es uno de los principales modelos a seguir- y España.

A nivel mundial se destaca la firme apuesta de Australia por este campo. Este país, en 2016, creó la Agencia Australiana de la digitalización en salud para poner en marcha una estrategia nacional para avanzar de manera homogénea en diversas acciones, como la historia clínica, receta electrónica, formación, telemedicina y protección de datos.