Política y Sociedad Llamamiento al Gobierno a raíz de la gran emergencia sanitaria

Farmaindustria pide que España recupere capacidad productiva de fármacos ante futuras crisis

El último encuentro celebrado por Farmaindustria ha servido para lanzar un llamamiento para que España, junto al resto de países de Europa, recupere su capacidad productiva de fármacos estratégicos frente a futuras crisis sanitarias, como enseñanza de las experiencias vividas durante la pandemia del Covid-19.

Martín Sellés

Servicios distinguidos

El presidente de Farmaindustria, Martín Sellés, abrió su intervención con alabanzas por la gran labor realizada en España por los profesionales sanitarios, con una gratitud que no deberá olvidarse nunca al haber acreditado su capacidad de sacrificio y entrega ante una situación que era radicalmente nueva para todos, laboratorios, agencias regulatorias, equipos ministeriales y sociedad en su conjunto. Por esa razón, transmitió sus condolencias a las familias de todos los sanitarios fallecidos o enfermos por el SARS-CoV-2.

Semanas de vértigo

Martín Sellés aseguró durante esta videoconferencia que el sector productor y comercializador de fármacos fue y es esencial para afrontar la crisis sanitaria, a lo largo de semanas muy intensas y complicadas, en las que el estrés y trabajo fueron máximos para lograr que los pacientes tuvieran su medicación prescrita, cada día, y que los afectados por el Covid-19 también fueran tratados adecuadamente.

De cara a conseguir esto, señaló Sellés que la prioridad fue mantener a pleno rendimiento las 82 plantas de producción que el sector tiene en el país, un objetivo cumplido porque las compañías contaban previamente con planes robustos de contingencia que permitieron una resolución ágil y satisfactoria de problemas sobrevenidos, como la falta de equipos de protección individual (EPIS) y tests.

Buena coordinación con la AEMPS

El presidente de Farmaindustria también afirmó que, mediante videoconferencias semanales con agentes del sector y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), también se logró una buena coordinación. Así, se consiguió, por ejemplo, que se produjera sin demoras la llegada de medicamentos desde el extranjero.

Además, y si se tiene en cuenta que se trataba de un clima mundial de tintes bélicos en lo que respecta a la competencia por los recursos, también se evitó que se produjeran acopios de stock por parte de aquellos países que lo pretendieron, ya que la industria farmacéutica europea y mundial acometió los pedidos nuevos a los consumos históricos de cada país para evitar que ninguno se quedara por debajo de sus necesidades.

Faltaba hidroxicloroquina

Sellés también se refirió a las faltas iniciales de hidroxicloroquina, fármaco empleado en Covid-19, ante una demanda mundial que aumentó el 2.000 por ciento en el planeta por efecto de la pandemia.

Para corregir este problema, replicó este ponente, la respuesta fue readaptar plantes de producción, algunas de ellas españolas, para poder generar el suficiente suministro de este fármaco.

Este aspecto se logró para su administración prescrita, mediante una coordinación permanente y ejemplar con la AEMPS, y gracias a turnos de fabricación las 24 horas del día, en paralelo, añadió Sellés, al incremento productivo de los fármacos indicados para los miles de pacientes intubados.

Sin interrupción terapéutica

Para el presidente de Farmaindustria, la coordinación también fue eficaz entre los profesionales sanitarios, la distribución, los hospitales y las farmacias comunitarias, para evitar acopios de producto por parte de algún agente que tuviera esa tentación, para asegurar los tratamientos con un mes de antelación y no a tres meses, como fue la pretensión inicial de algún hospital.

De esta manera, fue posible, como se congratuló este directivo, que los 25 millones de pacientes que precisan medicación diaria la tuvieran asegurada, ya fueran diabéticos, oncológicos, de Salud Mental o de cualquier otra área terapéutica, con lo que se evitaron recaídas y reingresos en hospitales ya de por sí muy saturados por la pandemia.

Un total de 400 medicamentos estratégicos

Sellés confirmó que se fijó, finalmente, un número de 400 medicamentos estratégicos durante la crisis sanitaria, desde una óptica preventiva y del conocimiento compartido con la AEMPS, a partir de una proactividad también presente en el sector, que impidió desabastecimientos relevantes de fármacos.

Dentro de la colaboración con las instituciones, las comunidades autónomas y los hospitales, se logró, también, en palabras de este directivo, la entrega en domicilio de fármacos para evitar el desplazamiento de los pacientes a los centros de dispensación y sus consiguientes riesgos de contagio de SARS-CoV-2, un alivio para los pacientes que cada mes tenían que desplazarse a su hospital para retirar su medicación.

Plazos de vacunas y tratamientos

Sellés aseguró que, ahora, todos los esfuerzos se dirigen a lograr vacunas y tratamientos seguros y efectivos para el Covid-19, con el desafío que supone reducir a meses desarrollos que precisan 10 años para los nuevos fármacos y siete años para el desarrollo de nuevas vacunas.

En ese punto, resaltó este ponente que hay publicaciones científicas del mayor prestigio que recomiendan desarrollar nuevos fármacos para esta enfermedad en dos vías, por sus muy prometedores resultados preliminares. La primera consiste en reducir la carga viral con ensayos clínicos, por ejemplo, con medicamentos para el VIH o el ébola, ya comercializados o en fase clínica, aunque con uso inicial restringido.

La otra vía es modular la respuesta inmunológica del paciente para evitar que tenga que llegar a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), una necesidad apremiante, si se tiene en cuenta la respuesta inflamatoria brutal y el estrés respiratorio que se produjo en muchos pacientes graves, junto a los casos de respiración asistida con intubación.

Se tratará de medicamentos que evitarán la tormenta de citoquinas que lleva a la mayor gravedad del Covid-19, además de experimentar con fármacos para la artritis reumatoide y otras patologías autoinmunes, hasta lograr el objetivo final de saber qué medicamento es más adecuado para cada paciente y en qué momento.

Ensayos clínicos y estudios observacionales

Sellés cifró en 53 los ensayos clínicos abiertos hoy en España para la nueva enfermedad, además de 56 estudios observacionales, en un total de 270 centros de investigación, algo que es posible porque tanto el Ministerio de Sanidad como la AEMPS fueron diligentes al aprobar el inicio de estos trabajos en tiempo récord, a partir de la administración a miles de pacientes que evitaron un drama mayor.

Todo ello desde el compromiso sectorial respaldado de mantener las investigaciones en curso con garantías de administración de los fármacos en estudio y la esperanza de contar con suficiente información clínica y farmacológica para el personal asistencial, el próximo mes de octubre, si vuelve la pandemia.

Volverá la confianza

Para Sellés, la confianza regresará cuando haya vacunas para millones de personas en el mundo, como fruto del trabajo de las compañías, las instituciones de investigaciones y los consorcios, con el reto de que dicha vacuna sea segura y pueda ser producida en miles de millones de dosis.

Este es un planteamiento que será posible desde la experiencia en vacunas de compañías como Janssen, Sanofi, GSK, MSD y Pfizer, para la prevención de las enfermedades provocadas por el meningococo, el zika, el ébola o el VIH, entre otros patógenos.

Horizonte temporal

No obstante, el presidente de Farmaindustria recomienda prudencia, en cualquier caso, ante un horizonte temporal que prevé que haya datos sólidos sobre las vacunas en estudio, a partir de los actuales estudios en modelos animales, con resultados potencialmente positivos de investigación en personas en el primer trimestre de 2021, además de tener en cuenta que ya hay compañías que producen, hoy, “a riesgo”, posibles vacunas, asumiendo que, finalmente, puedan no ser viables.

El máximo representante de esta patronal augura, igualmente, que habrá, en plazos abreviados, varias vacunas y en unidades suficientes, para lo que los Gobiernos comunitarios, la Unión Europea (UE) y la Agencia Europea del Medicamento (EMA) tendrán que facilitar los cauces necesarios para una producción masiva y acelerada.

Acceso equitativo y asequible

Sellés reiteró que el compromiso sectorial, español y mundial, es conseguir un acceso equitativo y completo a los futuros tratamientos y vacunas para el Covid-19, sin obedecer a ningún afán de lucro, y para que puedan ser administrados a todas las personas que los necesitan en el mundo, siempre a un coste asumible, desde la convicción de que habrá que vacunar del nuevo coronavirus al 70 por ciento de la población mundial con una demanda incrementada y simultánea, por ejemplo, de la vacuna de la gripe.

Además, destacó Sellés la colaboración del sector con las ONG y numerosas iniciativas de la sociedad civil, dado que hay ejemplos, con nombre y apellido, de miembros de las compañías que sectorialmente permitieron donaciones por valor de 11 millones de euros.

Junto a ello, el presidente de Farmaindustria citó a las decenas de médicos de los departamentos médicos de las compañías farmacéuticas que se alistaron desde el primer momento para trabajar como facultativos asistenciales en centros de Madrid y Barcelona, al responder a la llamada del deber.

Por un sistema sanitario reforzado

Tal como declaró este directivo, el país es, ahora, más consciente que nunca de la necesidad de tener un sistema sanitario potente y bien dotado, con un sector productivo e innovador a su servicio, desde la convicción de que su función también es estratégica y de que los fármacos son una inversión rentable, económica y socialmente, y no un gasto.

España, además de apoyar su sistema productivo en el turismo, no debe soslayar el enorme potencial económico de la ciencia y la investigación, a lo que añadió Sellés que, junto a Europa, deberá recuperar e incrementar su capacidad productiva de medicamentos, perdida por avance de la globalización.

En esa línea, Sellés razona que el nuevo acuerdo financiero que se suscribirá entre el Gobierno y Farmaindustria será retomado una vez haya pasado la crisis sanitaria y cuando se conozcan los datos contables de 2019 y el crecimiento final del Producto Interior Bruto (PIB) de ese año.

Este directivo comentó que, en esa fecha, la patronal a la que representa no conoce aún los datos de trabajadores contagiados o enfermos de Covid-19 en las compañías farmacéuticas, aunque sí pudo afirmar que ese porcentaje fue del 5 por ciento en la compañía en la que trabaja, que es Janssen.

En cualquier caso, Sellés aseveró, para terminar, que la pandemia sufrida debe hacer mirar de nuevo a las enfermedades contagiosas como lo que siempre fueron, fuente potenciales de grandes crisis humanas, como ilustran abundantes ejemplos en la Historia.

Humberto Arnés

También a tener en cuenta

Hizo acotaciones a las intervenciones del presidente de la patronal del medicamento innovador su director general, Humberto Arnés, que mencionó, entre otras cosas, la alianza Access Accelerated presentada el pasado 24 de abril en la ciudad suiza de Ginebra, como unión de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Ifpma, la Fundación Bill y Melinda Gates, la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI), la Alianza GAVI para las Vacunas, el Fondo Mundial, UNITAID, el Wellcome Trust, el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC), la Red de Fabricantes de Vacunas de los Países en Desarrollo (DCVMN) y la Asociación Internacional de Medicamentos Genéricos y Biosimilares (IGBA).

A esta iniciativa multicorporativa también se sumaron los principales Gobiernos de Europa, como el de España, Latinoamérica, África y Asia, cuya primera acción fue la difusión de un comunicado conjunto de compromiso compartido para que las vacunas y fármacos para el Covid-19 sean de acceso equitativo y asequible en todo el mundo y para todos los ciudadanos que los precisen.

Suministros asegurados

Humberto Arnés reiteró la cifra expresada por Sellés, por la que, durante la crisis sanitaria en España, se aseguró a 25 millones de ciudadanos con medicación prescrita sus fármacos, con especial mención a los requeridos para los pacientes ingresados en UCI.

Mientras, sobre la solvencia de las Administraciones públicas para pagar los fármacos, Arnés considera que es bueno conocer el pago a realizar por el Ministerio de Hacienda, en esta misma fecha de la videoconferencia, a favor del fondo de liquidez autonómica, factor que transmitió confianza en que los Gobiernos territoriales puedan cumplir sus compromisos contractuales con sus proveedores habituales, como la propia industria farmacéutica, momento en que, según añadió Sellés, la cuestión del cobro volverá a ser tema de interés comprensible una vez pasada la crisis sanitaria.

Arnés también celebra que las compañías radicadas en España hayan podido mantener viva la producción de sus 82 plantas, dedicadas tanto a la síntesis química como a desarrollos biotecnológicos.

De cara al futuro

El director general de Farmaindustria se mostró seguro de que el sector hará una contribución activa y decisiva a la reconstrucción del país tras la crisis sanitaria y la socioeconómica que le siga, con el llamamiento a que España, junto al resto de Europa, recuperen su capacidad productiva de fármacos ante futuras situaciones de emergencia como la vivida.

Finalmente, y aunque la situación actual postergó las negociaciones entre el sector y el Ministerio de Sanidad, Arnés presumió que habrá un nuevo acuerdo que tenga en cuenta que el PIB nacional de 2019 superó probablemente por encima del 2 por ciento.

Ni Sellés ni Arnés hicieron valoraciones políticas sobre la gestión de la crisis sanitaria, al considerar que hubiesen quedado fuera de la especialización sectorial en fármacos, objeto de esta rueda de prensa virtual.