Política y Sociedad En su balance tras los peores meses de la Covid-19

Farmaindustria confía en que el nuevo convenio con el Gobierno ayude a la reconstrucción del país

El presidente de Farmaindustria, Martín Sellés, ha expresado que confía en que el nuevo convenio, que presentará el Gobierno a esta patronal en los próximos días, siga siendo tan positivo como hasta ahora para el país y que ayude positivamente a la reconstrucción de su economía.

Así lo expuso Martín Sellés en el encuentro informativo celebrado en la edición online, NEF, de Nueva Economía Fórum, en el que detalló la respuesta dada desde las compañías farmacéuticas a la pandemia del nuevo coronavirus, al tiempo que mostró las propuestas que plantea el sector del medicamento innovador para contribuir a la reactivación económica de España.

Martín Sellés

Por una financiación suficiente

Sellés entonó un tono de misión cumplida por parte de todo el sector, al haber logrado durante la pandemia que ningún paciente de los 25 millones de personas que precisan tratamiento diario se quedara sin su medicina, durante una crisis asistencial tan transversal que, a su juicio, resultó tan patente que hasta los niños y personas muy mayores se dieron cuenta estos meses de lo importante que es tener un sistema sanitario estable y bien financiado.

De esta manera, las voces más autorizadas se alzan cada vez más al reclamar para la Sanidad, como mínimo, un 7 por ciento del PIB. Sobre esta reclamación social recogida en el programa electoral de la mayoría de los partidos políticos, el citado directivo confía en que pronto se vea materializada en forma de medidas concretas.

Tal como insistió Sellés varias veces, el dinero destinado a medicamentos, y a otros recursos reservados a la salud, no deberían ser vistos como gasto, sino como inversión rentable por su impacto en lo económico, lo social y lo sanitario.

Todo ello a la vista, razonó este ponente, de una crisis sanitaria que se convirtió en económica y que, en buena medida, podría ser salvada o enmendada con la llegada de nuevos tratamientos y vacunas, una vez constatada la gran vulnerabilidad de la población y el remedio que representa la investigación en nuevas terapias y la mejor forma que existe de prevención.

Reindustrializar España

Para Sellés, también quedó patente estos meses pasados la excesiva dependencia de suministros por parte de mercados exportadores como China e India, algo que debería mover, según razonó, a la reindustrialización de España y del resto de Europa, para reducir la excesiva dependencia de los países asiáticos.

Al tiempo, según afirmó este ponente, debe ser prioridad de los Estados la generación de riqueza para mantener la salud y el bienestar de los ciudadanos, objetivo que no es fácil en momentos de bonanza y, mucho menos, en etapas de crisis, aunque son cada vez más los países que ven en los sectores farmacéuticos y biomédicos el camino a una mayor prosperidad.

Es necesario el fomento de los grupos de investigación básica y clínica, los equipos asistenciales y las plantas de producción, como enumeró Sellés, aspectos que conllevan la generación de empleo duradero, de calidad y bien remunerado, razón por la que expresó una sana envidia respecto a los países que ya cuentan con planes para atraer inversiones exteriores a esos sectores, a diferencia de lo que ocurre todavía en el país.

José Luis Rodríguez y Martín Sellés

Apuesta por el país

A pesar de faltar ese marco nacional rector y dinamizador, el presidente de Farmaindustria observa que la industria farmacéutica invierte anualmente del orden de 1.150 millones de euros en I+D, una cifra que ocupa el 20 por ciento del total aportado a esta actividad desde todos los sectores, donde la mitad de las inversiones se concentran en los ensayos clínicos que forman un ecosistema beneficioso para todos.

Esta situación convierte al país en potencia mundial en investigación clínica, respaldada por 84 plantas de producción de medicamentos, con una generación de valor que alcanza los 15.200 millones de euros, de los cuales 12.100 millones se concretan a partir de exportaciones, como expresión del 25 por ciento de toda la alta tecnología que se realiza a escala local.

Estos son guarismos que entiende Sellés como deseables para otros sectores, porque los tradicionales no son suficientes para dar estabilidad y sortear con éxito las crisis venideras, ya que el sector biomédico y farmacéutico precisan una visión estratégica que parece compartir el actual ministro de Sanidad, Salvador Illa.

De esta forma, procede, a juicio del responsable patronal, tanto cuidar del turismo como no hacer menoscabo de la ciencia como motor generador de riqueza y empleo estable, mediante la ampliación de las actuales plantas de producción o la creación de otras nuevas, tal como apuntó.

Peticiones encadenadas

Solicita Sellés para lograr estos fines de interés general, además de poder hacer frente a futuras crisis sanitarias, un entorno predecible, un marco normativo favorable y los cauces necesarios para un acceso en equidad a los nuevos medicamentos innovadores, de cara también a optar con éxito a recibir mayores inversiones de las que suelen acabar en los países del centro y el norte de Europa.

Reto de la desescalada

Según las palabras del protagonista del día, hay decisiones que llevan la desescalada por un camino que busca el equilibrio entre la seguridad sanitaria y el mantenimiento de la actividad empresarial, reto que afecta tanto a los Gobiernos como a las propias compañías, que deben adaptarse para el trabajo a distancia de sus colaboradores, a parte de redoblar los ritmos de producción.

Tratamientos en camino

Sobre el objetivo prioritario de lograr tratamientos efectivos para pacientes con infección de SARS-CoV-2, Sellés cifró en más de 90 los ensayos clínicos actualmente en marcha en España, con la participación de más de 25.000 pacientes que hacen del país el primero en número de investigaciones abiertas en Europa y cuarto del mundo.

Esta es una buena noticia que pronto dará sus frutos, según el vaticinio de este ponente, de manera que será posible, en un plazo razonable, poder contar con información importante para tratar a los pacientes en cada fase de la enfermedad, tal como manifestó.

Martín Sellés

Ansiadas vacunas

Respecto a las vacunas, este ponente confía en que haya también buenas noticias en virtud del trabajo desarrollado por compañías que ya cuentan con décadas de experiencia en enfermedades infecciosas, con éxitos previsibles en la consecución de varias vacunas seguras y eficaces y el doble reto de producir hasta 12.000 millones de las mismas con las que llegar a toda la población mundial, mediante resultados esperables en el inicio de 2021 y la producción ya realizada, a riesgo, de varias compañías, que permitirán proteger a las personas una vez que las autoridades reguladoras den su visto bueno.

A ello ayudará el compromiso sectorial mundial de que las nuevas vacunas para el SARS-CoV-2 vayan a tener una distribución no basada en el lucro, que permita su acceso universal. Para Sellés, de los actuales 150 proyectos de vacunas en el mundo se llegará a un máximo de cinco, de las cuales una o dos ofrecerán los mejores resultados clínicos.

Por todo ello, el resto de las posibles vacunas podrán suponer inversiones infructuosas, peligro que no empeña el ánimo de ayudar por parte de las compañías, que ofrecerán las vacunas a unos precios que causarán sorpresa por su carácter accesible, sin caer en competencias entre Europa y Estados Unidos y Asia Pacífico, o con el hemisferio sur, quiso tranquilizar este protagonista.

Entre Trump y la AEMPS

No quiso valorar Sellés la posibilidad enunciada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que su país vaya a hacer acopio de remdesivir para asegurar su demanda nacional, sino que, por el contrario, alabó la declaración de la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), María Jesús Lamas, según la cual no peligra el suministro de este antiviral en España.

En ese sentido, el mencionado directivo ve positiva la doctrina emanada desde la Comisión Europea a favor del sector biomédico, a través de un convenio inminente con el Gobierno central de España.

Acuerdo Farmaindustria-Gobierno

Sobre dicho convenio entre la patronal y el Estado, que ya tiene trayectoria de varios años con Ejecutivos de distintos partidos, Sellés afirmó que mantiene su vigencia en sus fines de lograr el acceso de los pacientes a terapias innovadoras en un marco de sostenibilidad para el sistema sanitario.

Todo ello con la tarea pendiente de conocer aún las cifras de 2019, supervisadas por el Ministerio de Hacienda, con la previsión de que salga a pagar, dado que la suma de 2018 y 2019 determina, de momento, que el sector tendrá que reembolsar una cantidad que oscilará entre los 370 y los 400 millones de euros.

Sobre la renovación de ese convenio, bajo nuevos criterios, que fue comunicado por el Ministerio de Sanidad, con posible inclusión también de las compañías de genéricos y biosimilares, para ampliar la base de ese compromiso con la sostenibilidad, con garantías de inversión futura para el sector, los pacientes y las Administraciones.

Sellés quedó a la espera, por tanto, de conocer los nuevos criterios que propone el Gobierno para los próximos tres o cuatro años, desde la certeza de que no se escapa a ninguna de las partes, ni a ningún observador, que el país se dirige hacia una crisis sin precedentes.

Todo ello con la esperanza, igualmente, de que no se quede solo en buenas palabras y permita dar respaldo sólido a los planes compartidos para la prosperidad del país, desde la perspectiva de un sector que quiere ayudar y aportar soluciones.

Excelentes farmacias

Sellés destacó la excelente colaboración prestada desde la red de farmacias durante la crisis, que hizo extensiva al sector de la distribución y la agencia reguladora de medicamentos, cooperación estrecha, y al máximo nivel, que evitó acopios indebidos o faltas sobrevenidas de medicamentos, con hitos como llevar los fármacos hasta los domicilios para evitar desplazamientos y contagios en los Servicios de Farmacia Hospitalaria.

Precios insostenibles

Ante el hecho de que en España se vendan cada año 520 millones de envases (unidades) de medicamentos a un precio unitario igual o inferior a los 3,5 euros por tratamiento al mes, este ponente habló en términos de rentabilidad, a lo que opuso una estrategia estatal para definir entre la Administración y la industria para garantizar la producción de fármacos requeridos en futuras emergencias sanitarias, con aumento del tejido productivo y viabilidad económica para las inversiones empresariales.

Fármacos imprescindibles

Completó su intervención Sellés con la reiteración de que es objetivo prioritario del sector contribuir al acceso universal y en equidad a las nuevas terapias, en un segmento que vio reforzado su prestigio a raíz de la crisis sufrida por todos.

Como aseveró este ponente, medicamentos y vacunas marcan la diferencia para valores supremos como la vida y la salud, como demuestran las dos vacunas actualmente aprobadas para el ébola, hitos que todavía no suscitaron, a su juicio, todos los titulares que motivó este virus cuando suponía una amenaza imparable para la vida humana en el planeta.