Política y Sociedad XVI Seminario de la Industria Farmacéutica y los Medios de Comunicación

Farmaindustria alerta sobre la «transparencia mal entendida» de los precios de medicamentos

Farmaindustria ha celebrado su XVI Seminario de la Industria Farmacéutica y los Medios de Comunicación en la localidad madrileña de Chinchón, en un acto en el que su presidente, Martín Sellés, abordó, entre otros asuntos, la transparencia de los precios de compra de medicamentos por parte de compradores públicos, sobre lo cual indicó que una «transparencia mal entendida tendría un impacto negativo en nuestras cuentas públicas».

Martín Sellés y Humberto Arnés

Durante el encuentro, participaron varios miembros de esta organización, entre los que se encontraron, además de Martín Sellés; su director de Comunicación, Francisco Fernández; su director general, Humberto Arnés; su subdirector general, Javier Urzay; la directora de su Departamento Internacional, Iciar Sanz de Madrid; su secretaria general y directora de su Departamento Jurídico, Lourdes Fraguas; y los directores de sus Departamentos de Estudios, Pedro Luis Sánchez, de Relaciones con las Comunidades Autónomas, el doctor José Ramón Luis-Yagüe, y Técnico, Emili Esteve, y de la Unidad de Supervisión Deontológica, José Zamarriego.

«El Gobierno central, con la participación de cuatro Ministerios y las comunidades autónomas, son los que fijan el precio de financiación de los medicamentos, eso es lo realmente importante», apuntó Sellés. Para Farmaindustria, «no tiene sentido» que se hagan «públicos los precios finales a los que compran los centros hospitalarios los medicamentos», «porque puede afectar a las prácticas de otros compradores».

«Creemos que si existiera esa mayor transparencia que algunos reclaman, los precios en España no serían más bajos, sino más altos», insistió el máximo representante de esta patronal, que añadió que «la confidencialidad de los precios es positiva para el sistema, no tengan ninguna duda al respecto».

Confidencialidad de los datos

Lourdes Fraguas

En este sentido, Lourdes Fraguas indicó que «los que tienen que conocer los precios los conocen» y que «se debe garantizar la confidencialidad de muchos de los datos, en protección de la libertad de empresa». «El sistema de intervención del Estado en los precios de los medicamentos financiados con cargo a los fondos públicos del Sistema Nacional Salud (SNS) precisa de la confidencialidad de muchos datos incorporados a los expedientes de estos procedimientos», expresó.

«El Consejo de Transparencia y Buen Gobierno reconoce que, en España, la confidencialidad de la información concerniente a las condiciones de financiación de un medicamento favorece el interés público al permitir que cada país consigue las mejores condiciones económicas en función de sus circunstancias», explicó, por su parte, Sellés, a lo cual la secretaria general de Farmaindustria añadió que «la propia ley reconoce el carácter confidencial de los expedientes. Es un secreto empresarial».

Inversión en I+D

Otro de los temas abordados en este Seminario fue la inversión que la industria farmacéutica realiza en I+D, la cual se cifra en «130.000 millones de euros al año a nivel mundial», según el presidente de Farmaindustria. «Nuestro sector genera riqueza en España. Más del 94 por ciento tienen un contrato indefinido, más del 60 por ciento son titulados universitarios y más del 50 por ciento de los empleados son mujeres», manifestó, por lo que, bajo su punto de vista, esto «merece un mayor reconocimiento por parte de los gobernantes».

«Nos gustaría que el Gobierno que salga de las elecciones y el resto de partidos del arco parlamentario entendieran que el nuestro es un sector con un impacto muy positivo en la economía del país y podría tenerlo más si se dieran las circunstancias adecuadas», remarcó Sellés.

Acceso a fármacos innovadores

Humberto Arnés, Martín Sellés y Javier Urzay

Asimismo, el máximo representante de esta patronal, que previamente señaló que el Pacto de Farmaindustria con el Gobierno debe incluir a todos los agentes sanitarios, destacó el tiempo que los pacientes tienen que esperar a que salga un medicamento, que se contabiliza en «entre 15 y 20 meses, una media de 450 días». Dado que «nos lleva 10 años desarrollar un medicamento, el paciente no puede estar dos años esperando a ser tratado. El proceso desde que lo aprueba la Agencia Europea del Medicamento (EMA) hasta que el medicamento está disponible en España se tiene que acelerar», aseveró.

Desarrollar un medicamento cuesta «entre 2.500 y 3.000 millones de euros, lo que hace que muchos tengan un precio alto, no lo negamos», pero «los medicamentos ahorran en otras prestaciones sanitarias entre dos y ocho euros su coste», señaló Sellés. También, afirmó que se debería «dedicar un 7 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) al sistema sanitario público para garantizar la calidad asistencial», mientras que, en 2018, «solo se dedicó el 6 por ciento».

Plan de genéricos y biosimilares

En cuanto al Plan de estímulo de genéricos y biosimilares anunciado por el Ministerio de Sanidad, la opinión de Farmaindustria «es negativa, creemos que el plan es malo para los pacientes, para su seguridad, para el sistema sanitario en general, malo para las compañías innovadoras y especialmente para las nacionales». En concreto, la medida que consideran «más injusta» es la de «generalizar la prescripción por principio activo, relegando la prescripción por marca a casos solo excepcionales». «No obedece a ninguna razón que podamos entender. No pedimos una protección adicional, sino que las condiciones de competencia se mantengan», manifestó Humberto Arnés.

Ensayos clínicos

Javier Urzay

Por otro lado, Javier Urzay aseguró que «de los 1.147 millones de euros destinados a I+D por la industria farmacéutica, en España, en 2017, casi el 60 por ciento (662 millones) se destinó a investigación clínica». Según subrayó, «España es el segundo país del mundo, tras Estados Unidos, por participación en ensayos clínicos», además de que estos estudios «suponen un ahorro al sistema», ya que los pacientes que participan en ellos reciben el tratamiento gratuitamente.

Para Arnés, «estamos en un momento histórico y, ahí, la industria puede jugar un papel relevante», dado que «la investigación biomédica va a ser el tercer gran motor de las sociedades modernas, después de las nuevas tecnologías y la transición ecológica».

Desabastecimientos

Pedro Luis Sánchez

En cuanto al tema de los desabastecimientos en el país, el máximo exponente de Farmaindustria declaró que, «en España, comercializamos 15.000 presentaciones, ya hay desabastecimientos en unas 500, el 3 por ciento, aproximadamente. Un porcentaje que es igual en Bélgica y Holanda, mientras que en Francia es del 5 por ciento». No obstante, una de las soluciones que proponen desde esta patronal es «movilizar a laboratorios en España a producir ciertos medicamentos maduros considerados esenciales o en riesgo de abastecimiento».

 

Además de las citadas cuestiones, Pedro Luis Sánchez analizó la evolución del gasto farmacéutico, sobre lo cual especificó que «cuando el análisis es completo, las predicciones del gasto farmacéutico a medio plazo no son alarmantes», además de destacar el «valor de los medicamentos como reductores de gasto en otros factores del sistema». Por su parte, Emili Esteve explicó la situación de la «innovación incremental» que «supone mejorar continuamente los tratamientos con más alternativas terapéuticas», y José Zamarriego examinó el papel de la industria en la formación continuada del médico.

Deja un comentario