Farmacia según datos de un estudio de Valassis

Más de 5.000 farmacias españolas participan en promociones de laboratorios y marcas

— Madrid 3 Sep, 2021 - 5:00 pm

Pese a todas las restricciones por la pandemia, en 2020, al menos, más de 5.000 farmacias participaron en promociones y productos lanzadas por marcas y laboratorios, según datos de Valassis en España, compañía especializada en tecnología aplicada al marketing.

Este estudio muestra que se gestionó casi medio millón de participaciones distintas, en las que el consumidor adquirió el producto en promoción y recibió el descuento correspondiente. Esto supuso un ahorro estimado de un millón y medio de euros a los consumidores, según datos analizados por la citada entidad.

Por comunidades autónomas, la de Madrid se posicionó a la cabeza, liderando el ranking de participaciones (18%), seguida de Cataluña (17%) y Andalucía (17%). En cuarto puesto, la Comunidad Valenciana (12%). Tras ella, se sitúan País Vasco (8%), Galicia (6%) Castilla-La Mancha (5%), Islas Baleares (4%), Castilla y León (4%) y la Región de Murcia (3%).

Respecto a ventas por categorías de productos, Valassis señala que “una variable esperada ha sido el impacto de la pandemia Covid-19 sobre determinados productos en promoción en farmacia y parafarmacia”. Los datos muestran un aumento en las promociones de productos de cuidado personal, especialmente en cosmética dermatológica e higiene bucal. Por otro lado, se observó una caída en las promociones de cremas solares debido a las restricciones.

1 Comentario

  1. Isidoro Jiménez Rodríguez says:

    (Otra forma de ver la noticia)
    Pues, “lea las instrucciones y consulte al farmacéutico”.

    Cada vez que tras el anuncio de un producto que se vende libremente en la farmacia, aparece esta coletilla, me parto de risa. Bajo mi punto de vista, se trata de una burla más, a los ciudadanos, amparada por nuestra administración sanitaria. Un respaldo al floreciente negocio (privado) que suponen las boticas.
    Me pregunto cuando nuestras autoridades van a poner un poco de orden y, también de sensatez, en esta actividad lucrativa relacionada con la salud de las personas. Por ejemplo, cuando se les obligará a los farmacéuticos a informar de otras presentaciones de un mismo preparado comercializado con un precio menor, o sobre la escasa verificación científica de muchos de los productos que distribuyen.
    Lo absurdo de vender productos cosméticos y similares, creo que es de puro sentido común.
    En fin, cuando se mueven grandes cifras de dinero, resulta difícil poner freno y control. Pero alguna vez tendrá que abordar este problema la administración sanitaria. ¡Cuanto antes, mejor!