Recomendaciones de Adefarma mientras se firma el convenio colectivo de farmacia

Guardar

Según informa Adefarma, la empresarial de oficinas de farmacia de Madrid, después de la última reunión en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) entre Sindicatos y Empresariales, el pasado 20 de enero, parece que la intervención del árbitro en el XXIV Convenio de Oficinas de Farmacia se va a limitar, única y exclusivamente, a ratificar el texto que la mayoría de las partes de la Comisión Negociadora le van a presentar en próximos días.

Ante las dudas del farmacéutico propietario, en cuanto a que es lo que sucede a partir del 1 de enero de 2014, fecha en la que, de conformidad con lo acordado entre la patronal y sindicatos el pasado 24 de julio de 2013, con lo dispuesto en la Ley 3/2012 y con el artículo 86.3 del Estatuto de los Trabajadores, cuando el XXIII Convenio Colectivo perdió su vigencia, ADEFARMA hizo públicas las siguientes recomendaciones que se transcriben de manera textual:

1.- A partir del día 1 de enero de 2014 ha perdido toda su vigencia el XXIII Convenio Colectivo y, por tanto, pese a haberse sometido la redacción de un nuevo Convenio a un Laudo Arbitral, lo cierto es que ha expirado el límite temporal de la ultraactividad pactada para el XXIII Convenio Colectivo,  de modo que no es obligatoria la aplicación del mismo.

2.- Dadas las condiciones y cláusulas del extinto XXIII Convenio Colectivo, no es recomendable que las Oficinas de Farmacia continúen aplicando dicho Convenio a partir del día 1 de enero de 2014, si bien el artículo 86.3 del ET permite pacto entre las partes en tal sentido.

3.- Pese a lo anterior, el farmacéutico titular debe, en todo caso, respetar los derechos adquiridos de sus empleados, por lo que no se les puede modificar unilateralmente el salario, debiendo mantenerse el mismo si no concurren causas económicas, técnicas, organizativas o de producción debidamente justificadas, de las contempladas en el artículo 41 del ET.

4.- Por tanto, para los trabajadores que ya estaban contratados con anterioridad deberá mantenerse su masa salarial (ya que de lo contrario el trabajador tendría todo el derecho a reclamar judicialmente, con éxito, las correspondientes diferencias salariales), si bien no es de obligado cumplimiento a partir de ahora la cláusula de revisión que regía hasta ahoray demás condiciones del extinto Convenio.

5.- Para los trabajadores de nueva contratación, se recomienda la negociación entre empresa y trabajador en cada caso concreto, encuanto al salario y demás condiciones esenciales, con el único límite del salario mínimo interprofesional y derechos reconocidos en el ET, que son irrenunciables. Se recomienda por tanto desde esta Asociación la negociación individual para todas estas cuestiones, respetando los mínimos legales mencionados.

6.- Es recomendable también que, desde la próxima nómina del presente mes de enero de 2014 (incluida ésta), los conceptos salariales sean: “Salario base de la ultima nomina” y el resto de conceptos, hasta la suma de todo lo que viene cobrando cada trabajador hasta el día de la fecha aparezca como “A cuenta XXIV convenio”, todo ello con el fin de que, al haber quedado extinguido el XXIII Convenio, ningún trabajador, en el caso de continuar aplicándose el convenio por defecto, pueda alegar derecho adquirido.

7.- Otra alternativa respecto de la recomendación anterior, sería la de imputar tales cantidades en los conceptos de “Salario Mínimo Interprofesional” y el resto igualmente como “A cuenta XXIV Convenio”.

8.- De todas las maneras, hay que tener en cuenta que hasta que sea publicado en el BOE el XXIV Convenio Colectivo, el marco legislativo referente para cualquier tipo de materia, con las reservas que corresponde, será el Estatuto de Trabajadores en vigor. No obstante, aquel propietario que por las características especiales de las relaciones con su personal, decida, en su legítimo derecho, mantener las prestaciones económicas de sus trabajadores, informarle que posterior a la entrada en vigor del XXIV Convenio, no podría ajustarlas a las nuevas condiciones sino que habrá de partir de las que ya tenga establecidas, aunque estuviera por encima.