Publican la primera guía de buenas prácticas de preparación de medicamentos en farmacia hospitalaria

Desarrollada por el Ministerio de Sanidad, la SEFH y la AEMPS

Guardar

7 GUIA IM
7 GUIA IM


Con la finalidad de dar respuesta a la necesidad de establecer unos requisitos que garanticen la calidad de los medicamentos preparados en los hospitales y la seguridad de los pacientes, la Dirección General de Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud y Farmacia del Ministerio de Sanidad, junto con la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria, SEFH, a través de su Grupo de Trabajo de Farmacotecnia, y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, AEMPS, han elaborado la primera Guía de Buenas Prácticas de preparación de medicamentos en Farmacia Hospitalaria.

El documento incluye las matrices de riesgo, herramientas prácticas para llevar a cabo la evaluación de las preparaciones según los riesgos asociados al medicamento, al área de elaboración y al paciente, así como los sistemas empleados para la preparación. De esta forma, se atiende a lo dispuesto en el artículo 7 del RD 16/2012, que autoriza a las comunidades autónomas a acreditar a los servicios de farmacia hospitalaria de su territorio “para que puedan llevar a cabo operaciones de fraccionamiento, personalización de dosis y otras operaciones de manipulación y transformación de los medicamentos“.
Adaptados a la situación clínica
Según explica la doctora Ana Martín, del Grupo de Trabajo de Farmacotecnia de la SEFH, “las presentaciones disponibles de los medicamentos comercializados no siempre se encuentran listas para administrar, o en el modo requerido para cubrir las necesidades especiales de los pacientes. Es por ello que se debe recurrir a la preparación de medicamentos adaptados a la situación clínica del paciente y, de esta forma, que puedan ser administrados en las dosis precisas y durante un periodo de tiempo determinado”.

Para el  presidente de la SEFH, doctor José Luis Poveda, la Guía tiene carácter de recomendación, debe ser interpretada y aplicada por los profesionales, sin perder de vista que la información que contiene está en constante evolución como consecuencia de la investigación y de los avances tecnológicos.
Homogeneizar los requisitos
Otro de los objetivos de este documento es homogeneizar los requisitos exigidos en cada hospital de cara a la preparación de medicamentos. A este respecto, la doctora Ana Martín abunda en que antes de preparar un medicamento, el servicio de farmacia debe realizar una evaluación de los riesgos asociados a su elaboración con el fin de determinar el nivel de garantía de calidad del sistema que se debe aplicar.

“Echábamos en falta”, concluye, “temas tan importantes como las preparaciones estériles, la que se hace a partir de medicamentos comercializados, las de stock, así como las recomendaciones en la reconstitución y preparación de medicamentos en unidades de enfermería, fraccionamiento, etc.”.