Navarra culmina la implantación de la receta electrónica en Atención Especializada

El uso de papel, sólo para casos concretos

Guardar

El consejero de Sanidad del Gobierno de la Comunidad Foral de Navarra, Fernando Domínguez, ha informado de la culminación de la implantación de la receta electrónica en Atención Especializada, lo que realizó "tras completarse el proceso informático que permite generalizar su uso en los hospitales públicos y centros de consultas especializadas".

Fernando Domínguez Fernando Domínguez

Según expuso el titular de la cartera sanitaria del Ejecutivo de esta comunidad autónoma, que indicó que Atención Especializada "cada año emite más de 550.000" prescripciones, "la utilización de recetas en papel quedará progresivamente reducida a casos en los que no se tenga acceso al equipo informático necesario, como pueden ser las visitas a domicilio y momentos en los que se produzcan fallos en la red".

"La implantación de la receta electrónica, que ya estaba generalizada en Atención Primaria, ha experimentado su avance definitivo en Atención Especializada en 2016", prosiguió Fernando Domínguez, que agregó que "en 2015, únicamente el 3 por ciento de las prescripciones se realizó en formato electrónico". "En 2016, se ha pasado de emitir un 7 por ciento de recetas electrónicas en enero al 77 por ciento a finales de noviembre", explicó.

En este contexto, el máximo responsable de la parcela sanitaria de la Administración navarra declaró que "de las 76.180 prescripciones realizadas en Atención Especializada en dicho mes, 58.443 ya se tramitaron electrónicamente". "La medida coincide con la actualización del programa informático con el que se gestionan las historias clínicas, que facilita la gestión electrónica de las recetas", ahondó.

"La receta electrónica supone un notable avance en el control de la medicación suministrada y la seguridad del paciente, ya que todos los sanitarios que pueden llegar a atenderle tienen la posibilidad de conocer la medicación que está tomando y evitar posibles incompatibilidades entre fármacos", continuó Domínguez, que añadió que su uso "resulta también más cómodo para los usuarios, que ya no necesitan acudir a su centro de salud para renovar recetas crónicas, obtener los medicamentos que un facultativo les pueda recetar en una consulta no presencial y solicitar la inclusión de las prescripciones indicadas por especialistas".
Aumenta la calidad y seguridad de la prescripción
A juicio del consejero de Sanidad del Gobierno de la Comunidad Foral de Navarra, este sistema "agiliza, además, los trámites de las recetas que requieren visados, y aumenta la calidad y seguridad de la prescripción y dispensación, al evitar posibles duplicidades o facilitar la detección de interacciones entre distintos medicamentos recetados a un mismo paciente".

"La receta electrónica reduce la burocracia que deben realizar" los profesionales sanitarios, insistió Domínguez, que declaró también que "permite hacer un seguimiento de la prescripción, da acceso al historial farmacológico completo del paciente y ayuda a prescribir el medicamento más adecuado para cada caso". "También mejora la colaboración con el profesional farmacéutico", considera.

Por último, el titular de la cartera sanitaria del Ejecutivo regional, que indica que la receta electrónica "mejora el control en tiempo real del gasto farmacéutico, reduce el número de errores y fraudes, facilita la gestión de la factura farmacéutica, y favorece la gestión de alertas en farmacovigilancia y de recetas no dispensadas", concluye con la afirmación de que "supone la automatización de los procesos de prescripción, control y dispensación de medicamentos".