Las farmacias inician la entrega de medicamentos a domicilio a los pacientes más vulnerables

Excepcionalmente en el Estado de Alarma, según informa el Consejo General de Farmacéuticos

Guardar

2019-medicamentos-2
2019-medicamentos-2
Las farmacias están realizando la entrega de medicamentos en los domicilios a los pacientes más vulnerables en todas las comunidades autónomas, una medida enmarcada dentro del plan de medidas excepcionales en el Estado de Alarma, impulsado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGOCF), y los propios Colegios, ante la pandemia.

Con esta iniciativa, dicha corporación señala que "se está asegurando en todo momento la continuidad de los tratamientos para que los ciudadanos tengan acceso permanente a su medicación, sin tener que acceder a la farmacia, evitando así desplazamientos y riesgo de contagio de la población más vulnerable".

En este sentido, el presidente del CGCOF, Jesús Aguilar, manifiesta que, "en España, los farmacéuticos se están volcando en esta emergencia, con la máxima responsabilidad sanitaria, para asegurar los tratamientos a pacientes dependientes, en cuarentena, inmunodeprimidos, crónicos complejos con enfermedades respiratorias, diabéticos, con enfermedades cardiovasculares, etcétera".
En 14 países de Europa
Respecto a la Farmacia, Jesús Aguilar recuerda que "es el primer nivel de la atención sanitaria a la población y está desarrollando una labor ejemplar en esta pandemia, también en la entrega de medicamentos a domicilio para garantizar la continuidad de la atención farmacéutica en esta la lucha contra el Covid-19".

La entrega de medicamentos a domicilio fue una de las medidas puestas en marcha en Europa durante la pandemia, tal y como recomendó la Federación Farmacéutica Internacional (FIP) a los Gobiernos, en un llamamiento al apoyo de los farmacéuticos como "aliados esenciales en esta crisis sanitaria mundial". En 14 países, este servicio ya estaba implantado y en algunos, como Reino Unido, se financió durante la crisis para servir a los grupos más vulnerables, mientras que en otros, como Portugal, Italia y España, se implementó durante esta crisis.