Las farmacias de Barcelona ayudarán a detectar a mayores solos con riesgo de aislamiento

Se incorporan al proyecto Radars del Ayuntamiento

Guardar

7 cof barcelona im.
7 cof barcelona im.


Las farmacias de Barcelona se han incorporado al proyecto Radars del Ayuntamiento de esta ciudad, que realiza el seguimiento de personas mayores que viven solas. Ante la sospecha de que una persona mayor de 75 años necesita ayuda, el farmacéutico  informará a los servicios sociales municipales. Asimismo, podrá realizar seguimiento de las necesidades médicas y farmacológicas de la persona mayor usuaria del programa. La colaboración se ha formalizado con la firma de un convenio entre el Colegio de Farmacéuticos de Barcelona, COFB, y el Instituto Municipal de Servicios Sociales del consistorio, en un acto que se ha celebrado en el Ayuntamiento de Barcelona con la presencia de la teniente de alcalde de Calidad de Vida, Igualdad y Deportes, Maite Fandos, y del presidente del COFB, Jordi de Dalmases.
Perfil idóneo
El convenio nace del interés mutuo del citado Ayuntamiento y del COFB, de coordinarse para llevar a cabo actividades sociales en los respectivos campos de actuación, y hacer más eficaz la atención a diferentes sectores de población local. En el caso del proyecto Radares, se ha considerado que los profesionales farmacéuticos tienen un perfil idóneo para realizar estas tareas, puesto que estos profesionales son, por un lado, agentes de salud y, por otra, vecinos integrados plenamente en el tejido social del entorno.

A través de esta colaboración,  los farmacéuticos barceloneses  podrán ejercer las diferentes acciones que se hacen desde el proyecto Radares. Así, a través de este convenio, se han establecido tres modalidades de colaboración de los farmacéuticos: Radar básico, Farmacias como espacio de mediación y Radar especializado.
Radar básico
  • El farmacéutico o farmacéutica podrá identificar y comunicar situaciones de riesgo relacionadas con la población diana, aconsejando y derivando a las personas a la red de Servicios Sociales vía telefónica o por correo electrónico.
  • Una vez facilitada la información del posible usuario, los técnicos municipales validarán el caso, para explorar la gravedad de la situación y derivarlo al Centro de Servicios Sociales correspondiente.
Farmacias como espacio de mediación
  • El farmacéutico podrá interceder y hacer que la farmacia sea un punto de encuentro entre la persona mayor y los Servicios Sociales.
  • También puede hacer difusión del proyecto con la ayuda de materiales de comunicación o con la ayuda del voluntariado de las entidades del tercer sector que colaboran.
Radar especializado
  • El farmacéutico puede complementar la tarea de Servicios Sociales, trabajando en los casos en que se ha determinado que se necesita una actuación de cariz sanitario, como revisión de medicamentos, seguimiento farmacoterapéutico con dispositivos de dosificación personalizada, o educación sanitaria de la patología.
Un proyecto de acción comunitaria
En estos momentos, el proyecto Radares cuenta con el seguimiento de 409 personas, con la colaboración de 147 entidades de la ciudad; 524 radares vecinales y 269 radares comerciales. Además de este seguimiento, otra acción del proyecto ha sido la detección de personas mayores en situación de vulnerabilidad a partir del “Puerta a Puerta”, con la colaboración de la Cruz Roja. Los voluntarios hacen una prospección por barrio para detectar personas mayores que viven solas, y la situación de las cuales las hace idóneas para ser usuarias del proyecto Radares.