La FADSP califica de "paso atrás" los copagos planteados en el informe de AIReF

Afirman que se trata de "un informe plagado de ideología"

Guardar

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha destacado, en su análisis detallado del informe sobre medicamentos dispensados a través de receta médica 2018, publicado por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), que con propuestas como la de los copagos se daría "un paso atrás en la situación actual, en las propuestas de los últimos presupuestos, y por supuesto un gran daño para la salud de las personas mas enfermas y con menos recursos".

Marciano Sánchez Bayle

Sobre las propuestas de la AIREF, dicha organización expone que "contienen algunas cuestiones positivas, bien conocidas hace tiempo, y otras que no tienen en cuenta la situación social y sanitaria, y que evidencian una absoluta insensibilidad social". Además, añade que se está "ante un informe plagado de ideología, con notables ocultamientos de la realidad y con ausencias clamorosas de temas fundamentales".

En relación con los apartados del documento que la FADSP considera "razonables", se encuentran el revisar la estructura de la Comisión de precios, incluyendo un mayor peso de las comunidades autónomas; redefinir el sistema de precios de referencia; incorporar criterios de coste efectividad en la fijación de precios; y el control periódico para mitigar desviaciones relevantes en el consumo de fármacos.

Por el contrario, esta Federación resalta que la redefinición de un nuevo modelo de copago "es seguramente la propuesta mas agresiva, mas negativa y con mayores repercusiones sobre la ciudadanía", ya que argumenta que "se propone en esencia un modelo sin exclusiones, donde todo el mundo estaría incluido en el copago, lo que supondría incluir a las personas actualmente exentas y que tendría efectos devastadores sobre el acceso a los medicamentos de las personas mas pobres y con mas problemas de salud".
Cuestiones destacadas en copago
En este contexto, la FADSP apunta en su informe que "al parecer la AIREF no se ha enterado de los 8,5 millones de personas en exclusión social que hay en el país a los que pretende condenar a una situación insostenible y a mayor exclusión, en este caso sanitaria".

En opinión de esta organización, cualquier replanteamiento de los copagos debería de tener en cuenta tres cuestiones: la renta de las personas, eximiendo a las rentas menores de forma que nadie se quede sin medicamentos necesarios por problemas económicos; la situación de salud porque el impacto negativo de los copagos no es el mismo; y la accesibilidad real a los medicamentos necesarios.