21 IDIAP IM-1
21 IDIAP IM-1

IDIAP Jordi Gol logra reducir en un 40% la prescripción de psicofármacos en ancianos

tras una revisión de la prescripción farmacéutica

Guardar

Un estudio del Instituto de Investigación en Atención Primaria Jordi Gol (IDIAP Jordi Gol) y del Instituto Catalán de la Salud (ICS), encabezado por la farmacéutica e investigadora de dicho Instituto, Mireia Massot, ha demostrado, tras una revisión de la prescripción farmacéutica en residencias geriátricas, que se puede reducir el consumo de psicofármacos (antidepresivos, benzodiacepinas, antipsicóticos) en ancianos con demencia y, de hecho, se logró una reducción de un 40% en la prescripción de estos medicamentos en los citados pacientes.

La demencia es una enfermedad degenerativa que provoca deterioro de la memoria, pero también de otras funciones cognitivas. Muy frecuentemente, las demencias generan síntomas psicológicos y conductuales tales como agitación, irritabilidad, trastornos del sueño, alucinaciones o agresividad, etc. De hecho, según los especialistas, el 90% de los pacientes con demencia desarrollarán algunos de estos síntomas en los cinco años posteriores a su enfermedad.

Según Massot, “el tratamiento para paliar estos síntomas sería el establecimiento, en un primer momento, de medidas no farmacológicas y, en caso de que no sean efectivas, habría que añadir un tratamiento farmacológico para paliar los síntomas”; sin embargo, subraya, la prevalencia de psicofármacos en pacientes mayores de 65 años es muy elevada.
Síntomas psicológicos conductuales
En este sentido, varios estudios sitúan la prevalencia de consumo de benzodiacepinas en mayores de 65 años en el 20%. También indican que un 40% de los mayores de 65 años toma antidepresivos, mientras que un 24,8% de este mismo grupo de edad toma antipsicóticos.

El estudio analizó la posibilidad de reducir la prescripción de psicofármacos para el tratamiento de los síntomas psicológicos conductuales asociados a la demencia, dada la evidencia creciente de daños potenciales asociados al uso de estos fármacos en personas con demencia. Estos riesgos son: disminución de la capacidad cognitiva, rigidez, somnolencia o complicaciones como la broncoaspiración.

Se estudió, informan desde el IDIAP Jordi Gol, una población asignada a cinco residencias geriátricas de la provincia de Barcelona. En total, participaron en el proyecto de investigación 182 ancianos, de los cuales un 72,53% eran mujeres y con una media de edad de 86,85 años. Se revisó la medicación pautada a este tipo de pacientes con demencia y, al mismo tiempo, se ofreció formación al profesional de Medicina de la residencia, para que revisara el tratamiento farmacológico en función de las patologías de los pacientes, sus variables clínicas y su estado general.
Pautas de medicación
Se hizo un seguimiento, agregan desde el Insituto, al cabo de un mes de la revisión y se observó una reducción de los psicofármacos prescritos en un 39,57%. Se mantuvo la reducción a los seis meses de la intervención. En cifras, se pasó de un consumo total inicial de 508 psicofármacos a 332 después de la intervención.

Por todo ello, la investigadora principal del proyecto, Mireia Massot, considera que "el estudio ha demostrado que hay que revisar las pautas de medicación y ofrecer formación a los médicos de las residencias, para adecuar la prescripción en el estado general del paciente y su clínica. Al hacerlo, hemos podido reducir de forma muy significativa, un 40%, la medicación de psicofármacos en pacientes ancianos con demencia".