galicia
galicia

Galicia y los colegios farmacéuticos regionales firman un concierto de tres años

EL anterior fue de dos

Guardar

El consejero de Sanidad de la Xunta de Galicia, Jesús Vázquez Almuiña, ha destacado como principal novedad del concierto firmado entre el Servicio de Salud de la región (SERGAS) y los colegios farmacéuticos de esta comunidad autónoma (en el que se recogen las condiciones en las que las oficinas de Farmacia colaboran con éste en el desempeño de la prestación farmacéutica pública extrahospitalaria), que "por primera vez" se acuerda por una vigencia de tres años, frente a los dos años del último.

Asimismo, el titular de la cartera sanitaria del Gobierno autonómico se refirió a este concierto como una "apuesta por la cooperación que garantiza la estabilidad del sector y también contribuye a la sostenibilidad de este servicio social". Además, hizo hincapié en el esfuerzo que hace el SERGAS "manteniendo su compromiso de pagar puntualmente la factura farmacéutica el día 20 del mes siguiente al que corresponda la facturación".

Para Jesús Vázquez Almuiña, la firma de este concierto "permite confirmar una estabilidad para los próximos tres años dando seguridad a las casi 1.500 oficinas de Farmacia, al sector de la distribución y también a los empleos directos e indirectos" que suponen todas las prestaciones farmacéuticas en Galicia.
Precio de facturación de principios activos
Por otra parte, el documento establece que los colegios se comprometen a la financiación íntegra de los costes del mantenimiento de la red de receta electrónica y a mantener los descuentos en la facturación de los pañales absorbentes, así como que el sistema de recogida del cupón precintado podrá ser eliminado tan pronto como se realice a través de la lectura del identificador único, "permitiendo la verificación de la facturación y reembolso de los envases de los medicamentos".

Por otra parte, el convenio suscrito por la Farmacia gallega y el SERGAS también actualiza el apartado de planteamiento magistral en lo referente a los principios activos incluidos en la prestación farmacéutica y su precio de facturación, con el objetivo de "adecuar los costes de estas preparaciones según los precios actuales del mercado y las necesidades asistenciales".