9 FARMC IM-1
9 FARMC IM-1

Farmacéuticos y especialistas en salud pública colaborarán en el desarrollo de la farmacia andaluza

La Escuela Salud Pública y el Consejo de Colegios de Farmacéuticos, de Andalucía

Guardar

La Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP) y el Consejo Andaluz de Colegios de Farmacéuticos han firmado, en Granada, un convenio marco de colaboración con el que pretenden promover el desarrollo del conocimiento, la formación y la inteligencia en salud pública y servicios sanitarios desde sus respectivos ámbitos de actuación.

Concretamente, el Consejo Andaluz pretende contar con la colaboración de los expertos de la EASP en el desarrollo de la cartera de nuevos servicios de la Farmacia andaluza. Según su presidente, Antonio Mingorance, dicha colaboración aportará un gran valor en el concepto y despliegue de estos servicios, “favoreciendo su alineación con los grandes objetivos de salud en Andalucía”. Por su parte, el director de la Escuela, Joan Carles March, estima que “el trabajo con los profesionales de farmacia es esencial para contribuir a la mejora de los hábitos de salud”.

Mingorance explicó que en breve comenzará la implantación en las farmacias andaluzas de un nuevo Servicio de Monitorización Ambulatoria 24 horas de la Presión Arterial, que se empezará a prestar antes de final de año. “La finalidad de este Programa, denominado MAPAfarma, es realizar una aportación significativa desde la farmacia en la mejora del control de la hipertensión arterial, un objetivo de gran importancia para la salud de la población, pues está directamente relacionado con el control de los factores de riesgo vascular”.
MAPAFarma, pilotaje concluido
MAPAFarma, que acaba de concluir su fase de pilotaje tras superar con éxito un pre-pilotaje en cinco farmacias de la provincia de Cádiz, puso de manifiesto tanto la alta aceptación de los usuarios como el positivo impacto que puede tener sobre los objetivos de salud de la población. En el pilotaje participaron un total de 32 farmacéuticos andaluces (cuatro por provincia), además de los Centros de Información del Medicamento (CIM) de los ocho Colegios Farmacéuticos andaluces como infraestructura de apoyo.

Los resultados iniciales obtenidos en relación a las 123 MAPAS realizadas en el pilotaje, hacen referencia a la causa que motiva el ofrecimiento de la prueba por parte del farmacéutico al paciente. Así, se observó que el 33% de los pacientes presentaba tensión arterial con mucha variabilidad en diferentes tomas aisladas en consulta o farmacia; el 20% mostraba mal control de la tensión arterial y tratamiento farmacológico, y el 16% presentaba sospecha de tensión arterial de bata blanca. El 6% eran pacientes con alto riesgo cardiovascular; el 5% presentaba sospecha de HTA enmascarada; el 4% sospecha de alteraciones del sueño (apnea) y el 2% sospecha de episodios de hipotensión (ancianos y diabéticos).
La farmacia, lugar idóneo para la MAPA
Los primeros resultados del pilotaje también mostraron que más del 98% de los usuarios consideran la farmacia, por su accesibilidad y cercanía, el lugar idóneo para la MAPA, frente al 0,81% el centro de salud y un 0,81% el hospital, constatándose que las farmacia andaluzas atienden una media de 20.000 consultas diarias sobre HTA, lo que se traduce en unas cuatro consultas por cada botica de la región.

A finales de este mes de junio comenzará la formación y acreditación de los farmacéuticos interesados en ofrecer este nuevo servicio, que está previsto llegue a las oficinas de farmacia andaluzas antes de final de año. En relación con la idoneidad de que la MAPA se realice desde la farmacia, Mingorance señala que “por la cualificación profesional del farmacéutico, por su cercanía al paciente y por su condición de primer eslabón de acceso al sistema público de salud, la farmacia, en su condición de centro de servicios sanitarios, puede ayudar a mejorar los resultados en salud de determinadas patologías, fomentando la colaboración entre los profesionales de la salud, y una de esas patologías es sin duda la HTA”.