PREMIO AF
PREMIO AF

Farmacéuticos rurales de Albacete, premiados en el XII Congreso Nacional de Atención Farmacéutica

Guardar

Farmacéuticos comunitarios del ámbito rural de la provincia de Albacete han resultado galardonados con uno de los dos premios concedidos en el transcurso del XII Congreso Nacional de Atención Farmacéutica celebrado en Zaragoza, por un trabajo de atención farmacéutica promovido desde la farmacia comunitaria del ámbito rural.

El trabajo titulado “Estudio descriptivo del proceso de preparación de dispositivos personalizados de dosificación en una farmacia comunitaria rural", cuya investigación se ha realizado en Tiriez (Albacete), y cuyos autores son Cristina García García, Luis Antonio Martínez López y José Antonio Carbajal de Lara, es uno de los trabajos que resultó premiado en el Congreso Nacional.

Para la realización de este estudio descriptivo fueron seleccionados pacientes a los que se les preparó un sistema personalizado de dosificación, buena parte de ellos fruto del convenio suscrito entre el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Albacete y la Diputación Provincial de Albacete, cuyo objetivo no es otro que apoyar a la farmacia rural y mejorar la adherencia de pacientes ancianos polimedicados a sus tratamientos crónicos.
Aspectos del estudio
Un 10% de la población española toma al menos cinco medicamentos de forma habitual. El envejecimiento implica mayor prevalencia de patologías crónicas y prescripción de tratamientos complejos. El porcentaje de mayores es más elevado en el ámbito rural. Es por ello, que el objeto de este trabajo se ha centrado en este medio, donde por sus características especiales contribuyen a la falta de adherencia, lo que supone la aparición de problemas relacionados con los medicamentos y resultados negativos asociados a la medicación.

Gracias a este estudio, se ha visto una mejora terapéutica a los tratamientos del 52% de los pacientes polimedicados seleccionados en el trabajo, cuya edad media era de 78,5 años, siendo el 72% de los participantes mujeres. El 96% de ellos eran pacientes polimedicados, con una ingesta media de 9,3 fármacos diarios. Gracias a los sistemas personalizados de dosificación preparados en la farmacia comunitaria se pueden cubrir de manera óptima las necesidades de este colectivo de pacientes, controlando su adherencia a los tratamientos y sus problemas de salud, especialmente los factores de riesgo cardiovascular.