Farmacéuticos de A. Primaria piden revisar los fármacos tomados por embarazadas antes de la gestación

Para evitar posibles problemas de seguridad

Guardar

0-3.jpg
0-3.jpg
La Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria (SEFAP) ha alertado de la necesidad de que, una vez conocido el embarazo, se lleve a cabo una revisión de los medicamentos que la mujer consumía con anterioridad a la concepción, tanto en lo referente a su medicación crónica como a la que consumió en la periconcepción, para evitar posibles problemas de seguridad que puedan afectar a la salud de la madre y del feto.

Ana Díez Alcántara

“En caso de tener que utilizar medicamentos en el embarazo siempre es necesario valorar la información y la evidencia existente sobre el fármaco prescrito, individualizando en cada caso el beneficio/riesgo y considerando, además, que la omisión del medicamento puede ser también desfavorable para la embarazada”, sostiene Ana Díez Alcántara, quien es miembro de SEFAP y farmacéutica de Atención Primaria de la Dirección Asistencial Noroeste de Madrid.

Según una encuesta realizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de un 86 por ciento de las mujeres embarazadas consumen algún medicamento durante los nueves meses de gestación, siendo el promedio de fármacos consumidos por mujer embarazada de 2,9. Con todo, la OMS alerta sobre todo del alto porcentaje de automedicación sin ningún tipo de control médico, que es el que puede acarrear más riesgos.

No en vano, la SEFAP apunta que la incidencia de malformaciones congénitas mayores en los recién nacidos se estima en torno al 3 por ciento, de las cuales alrededor de un 5 por ciento estarían relacionadas con el uso indebido de fármacos, sobre todo en periodos cruciales del embarazo como la primera semana de gestación o el período de formación de los órganos vitales, que engloba de forma aproximada los dos primeros meses de embarazo.
En el primer trimestre de gestación
Además de la necesidad de llevar a cabo una reevaluación de los fármacos consumidos por parte de la mujer de forma previa al embarazo, desde SEFAP se recomienda tener en cuenta por los prescriptores médicos el hecho de considerar a toda mujer fértil “como potencialmente embarazada” a la hora de recetar un medicamento o evitar, siempre que sea posible, la prescripción de fármacos “durante el primer trimestre de gestación”, ya que es el más delicado y en el que existen mayores posibilidades de malformación fetal.

La farmacéutica de Atención Primaria señala también la importancia de informar a las pacientes gestantes sobre “los riesgos que puede conllevar la automedicación” para su embarazo, así como del “trabajo de vigilancia” para estar al tanto de la posible aparición de complicaciones al pautar un medicamento.