Europa denuncia aranceles ilegales de la India y Turquía en TIC y productos farmacéuticos

Ante la Organización Mundial de Comercio

Guardar

malmstrom_02_small3_400x400
malmstrom_02_small3_400x400
La Unión Europea (UE) ha denunciado dos casos en la Organización Mundial de Comercio (OMC) contra India y Turquía, respectivamente, sobre los aranceles de importación ilegales de productos de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y medidas ilegales sobre productos farmacéuticos, donde hay "hay importantes intereses económicos y principios legales en juego" para la UE.

Cecilia Malmström

El valor total de las exportaciones europeas afectadas se estima en más de 1.000 millones de euros al año. La comisionada de Comercio, Cecilia Malmström, señala que "la UE está mostrando una vez más que no dudará en utilizar el sistema multilateral para hacer cumplir las normas cuando otros las violen". Así, añade que "la India debe cumplir su propio compromiso de permitir el comercio libre de impuestos en los productos de TIC".

Además, Cecilia Malmström explica que "la innovación tecnológica mantiene a nuestras empresas competitivas en el mercado global y respalda cientos de miles de empleos de alto valor en toda Europa. Turquía está discriminando a los productores de productos farmacéuticos de la UE al obligarlos a mover la producción allí. Esto es una clara violación de las normas de la OMC y pone en riesgo muchos puestos de trabajo en la UE".

En el caso contra India, la UE está impugnando la introducción de derechos de importación en una amplia gama de productos de TIC, por ejemplo, teléfonos móviles y componentes, estaciones base, circuitos integrados e instrumentos ópticos. A pesar de su anterior compromiso legalmente vinculante en la OMC de no cobrar aranceles sobre estos productos, estuvo aplicando aranceles que van del 7,5 al ​​20 por ciento.
Valores estimados de las exportaciones
Por lo tanto, la Comisión Europea señala que "estos derechos de importación infringen claramente las normas de la OMC por parte de la India". Los gravámenes afectan a las exportaciones de la UE por valor de 600 millones de euros anuales.

El caso contra Turquía se refiere a medidas que obligan a los productores extranjeros de productos farmacéuticos a trasladar su producción al país, si quieren que sus medicamentos sean elegibles para el reembolso para los consumidores bajo el sistema de salud turco. Además, aplica una serie de requisitos de transferencia de tecnología en los casos en que las empresas trasladan la producción a Turquía.

"Estas medidas son una clara violación de las obligaciones de Turquía en la OMC de tratar a las empresas extranjeras en igualdad de condiciones con las nacionales y de proteger la propiedad intelectual de las empresas extranjeras, como las patentes y la información comercial, en su territorio", indica la Comisión Europea. El valor estimado de las exportaciones de productos farmacéuticos que probablemente se verán afectadas por estas medidas alcanza los 460 millones de euros y, si se siguen implementando, podría afectar a todas las exportaciones de la UE a Turquía por un valor de más de 2.500 millones de euros.