El 64% de países con tasas elevadas de VIH tienen planes de respuesta a la farmacorresistencia del virus

según un informe publicado por la OMS

Guardar

oms
oms
El último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la farmacorresistencia del VIH ofrece un panorama detallado del grado en que está aumentando la farmacorresistencia, y de las medidas que están adoptando los países para garantizar que las personas reciban medicamentos eficaces para tratarlo y prevenirlo, donde recoge que, en 2020, el 64 por ciento de los países seleccionados (con tasas elevadas de infección por el VIH) tenían planes nacionales de acción para prevenir, vigilar y responder a la farmacorresistencia.

Estas estrategias se basan en el Plan de Acción Mundial sobre la Farmacorresistencia del VIH (2017-2021), coordinado y publicado por este organismo internacional, en el que participan múltiples partes interesadas. Así, insta a efectuar un seguimiento de la resistencia y lo recomienda, en particular, para las personas que empiezan a tomar fármacos antirretrovíricos (lo que se conoce como farmacorresistencia del VIH antes del tratamiento).

La OMS aconseja que cuando la resistencia del VIH a los inhibidores no nucleosídicos de la retrotranscriptasa (INNRT), como la nevirapina y el efavirenz, antes del tratamiento, alcance el umbral del 10 por ciento en los estudios realizados en un país, se cambie urgentemente el tratamiento de primera línea contra el VIH por un régimen más potente que incluya el dolutegravir.

Así, este informe indica que cada vez son más las naciones que alcanzan el umbral del 10 por ciento de resistencia del VIH a los INNRT antes del tratamiento y que las personas que estuvieron expuestas anteriormente a medicamentos antirretrovíricos tienen tres veces más probabilidades de presentar resistencia a los INNRT. Estos resultados confirman la necesidad de acelerar la transición a regímenes que contengan dolutegravir en los países que siguen utilizando tratamientos antirretrovíricos basados en los INNRT.