Política y Sociedad Aunque ahora ven una actitud más abierta en el Ministerio de Sanidad

FACME y las sociedades médicas se duelen por haber sido ignoradas durante la primera ola de Covid-19

A través de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME), la mayoría de las sociedades médicas han expresado su malestar por haber visto ignorados sus consejos, por parte del Ministerio de Sanidad, durante la primera ola de la pandemia de la Covid-19, pese a lo cual coincidieron al encontrar una nueva actitud más receptiva, después de haberse reunido recientemente con el titular de esta cartera gubernamental, Salvador Illa.

A juicio de esta organización, el conocimiento científico-técnico ayuda a mejorar la asistencia sanitaria, además de salvaguardar el funcionamiento del Sistema Nacional de Salud (SNS). Junto a ello, sus responsables trataron sobre el documento ‘FACME en el contexto de la Covid-19‘, junto al repositorio de todas las actividades desarrolladas por las sociedades miembro durante la pandemia, así como presentar un documento de posicionamiento.

Pilar Garrido

Máxima representatividad

La vicepresidenta de FACME, y coordinadora de su grupo de trabajo sobre Covid, la doctora Pilar Garrido, dio su más cálida bienvenida a todos y recordó que esta entidad representa a 46 sociedades médicas a las que están asociados más de 100.000 médicos en España.

Como buena nueva, Pilar Garrido anunció la creación de un Consejo Asesor formado dentro de esta Federación, con especialistas designados por las sociedades federadas, del que dependerá más de una decena de grupos de trabajo multidisciplinares.

Estos equipos tendrán el objetivo de dar puntual respuesta a las necesidades de asesoramiento de las Administraciones, a la vez que permitirán también presentar iniciativas muy bien diseñadas desde las distintas sociedades científico-médicas bajo una misma coordinación.

El documento que todos leerán

Sobre la naturaleza del documento presentado, Garrido explicó que da argumentos sobre la necesidad ineludible de que las decisiones emanadas desde los poderes públicos que afectan directamente a la salud estén siempre respaldadas por los últimos criterios científico-técnicos, una vez que la pandemia evidenció, razona, el carácter discordante, y a veces contradictorio, de numerosas comunicaciones oficiales.

En palabras de esta ponente, se trata de un estudio conjunto con el que las sociedades científicas ofrecen una visión integradora, con inclusión de propuestas de mejora para la asistencia sanitaria y el funcionamiento del sistema de salud en el presente y ante los retos de futuro.

Al ser un texto situado en la estela del Manifiesto de la profesión médica: ‘Los Retos del Sistema Nacional de Salud en la Próxima Legislatura (2019-2023)‘, presentado en la jornada IMAS FACME ‘Mirando al Futuro‘, celebrada en 2019 en la sede de la Fundación Clínica Universitaria Rey Juan Carlos.

Sobre los contenidos presentados, añadió, igualmente, Garrido que fueron iniciados al finalizar la primera ola de la Covid-19 en España, a instancias de la Junta Directiva de FACME y con apoyo de una consultora, tras realizar una revisión bibliográfica y establecer un cuestionario apto para todas las sociedades en contacto con sus respectivos presidentes.

Todo ello para llegar, durante el verano pasado, por teléfono e Internet, hasta 40 de las entidades integrantes, con un 86,9 por ciento de representatividad, que aseguraron la indudable solidez de las valoraciones recogidas en este documento. De cara a lograr una mayor coordinación, esta oncóloga médica confirmó que cada grupo de trabajo contará en todo momento con un miembro de la Junta Directiva de FACME en su seno.

La voz de la ciencia

Reclamó Garrido que sean las sociedades científicas la voz de la ciencia ante las cuestiones candentes e inmediatas que afectan a la salud de la población, especialmente cuando surgen situaciones de impacto total, como la pandemia provocada por el SARS-CoV-2, en cualquier área terapéutica y científica, dado que la multidisciplinaridad de FACME es el mejor camino para despejar las incertidumbres acumuladas en tiempos de pandemia, sostuvo.

Cambio de talante en el Paseo del Prado

Citó la vicepresidenta de esta organización la reciente reunión celebrada con Salvador Illa, un encuentro convocado para transmitirle la sensación de desatención a los criterios científicos ofrecidos desde las sociedades médicas durante los pasados meses, así como la plena disponibilidad de las mismas para colaborar en todo lo que resulte necesario. Fue esta una visita de la que extrajo, finalmente, una buena impresión de cara a próximas colaboraciones entre Ciencia y Administración.

Médicos con especialidad

Sobre el real decreto ley que podría habilitar la contratación de médicos sin especialidad, Garrido declaró que tiene la oposición del Foro de la Profesión Médica de España (FPME), al que pertenece la propia FACME, por lo que la huelga de un solo día, prevista para este martes, 27 de octubre, podría seguir adelante para todos los médicos de España.

Todo ello, fundamentalmente, aclaró esta ponente, con objeto de reivindicar un sistema de formación especializada necesariamente garantista. En ese sentido, repasó las comunicaciones emanadas desde FACME ante los peligros que podrían desvirtuar dicho sistema formativo basado en el plan de Médicos Internos Residentes (MIR).

Antonio Zapatero, ausente

Garrido descargó a Antonio Zapatero, último presidente de FACME, de cualquier influencia en las decisiones de esta Federación, una vez que asumió la Viceconsejería de Salud Pública y Plan Covid-19 de la Consejería de Sanidad del Gobierno de la Comunidad de Madrid, renuncia que implicó dejar la Presidencia vacante hasta que se substancie el inminente proceso electoral.

Pilar Garrido, próxima presidenta

Adelantó Garrido que su candidatura a presidir FACME aún carece de alternativas presentadas. En cualquier caso, aclaró que su propuesta de coordinación será de unidad con aportaciones equilibradas desde las distintas sociedades médicas que conforman esta entidad, y anima a todos, en cualquier caso, a superar juntos, médicos junto al resto de ciudadanos, las extremas dificultades por las que atraviesa el país y su atención sanitaria.

José María Jover

Las cifras del esfuerzo

Como vocal de FACME, el doctor José María Jover, repasó las cifras de actividad de esta Federación desde que llegó el SARS-CoV-2 a España y todas las sociedades médicas se pusieron manos a la obra, tales como 103 informes de posicionamiento de carácter institucional, más de 350 documentos técnicos con recomendaciones para profesionales y servicios clínicos, más de 125 documentos informativos específicos para pacientes y más de 200 webinars, jornadas y acciones formativas relacionadas con la Covid-19, todo un compendio que, según comentó, fue elevado hace escasas jornadas a la Secretaría de Estado de Sanidad del Ministerio del ramo.

Apoyo a las decisiones clave

Reiteró el, igualmente, responsable de la Asociación Española de Cirujanos (AEC) que, para FACME, es imprescindible que las Administraciones sanitarias cuenten en todo momento con las sociedades científicas antes de tomar sus decisiones de mayor calado. Además, criticó que, en un momento de la pandemia, se hubiera dicho desde el Ejecutivo que había un comité de expertos que, luego, se demostró inexistente.

Paulino Cubero

Ganar en definición jurídica

El también vocal de la actual Junta Directiva de FACME, además de miembro de su grupo de trabajo Covid, el doctor Paulino Cubero, aportó como primera conclusión que ni el país, ni la misma Federación, estaban preparados para afrontar una pandemia como la vivida en todos estos meses y que aún dura.

Ello por existir en su caso un déficit como es la falta de definición jurídica detallada de las sociedades científicas, a diferencia de las instituciones colegiales, debido a que las entidades médicas fueron tradicionalmente por libre, a pesar de ser las únicas generadoras de ciencia.

Asume Paulino Cubero, precisamente, que la información científica debe estar a disposición de los pacientes para separar los datos contrastados del mero ruido mediático, dentro de una transformación tecnológica que va con retraso, aunque se haya agilizado estos meses, con la telemedicina y el confinamiento, de cara a lograr una ubicuidad cada vez más extendida, señaló, a los centros sanitarios, las residencias de mayores y los propios domicilios.

Lamenta Cubero, que también es miembro de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), que el último consenso nacional alcanzado por los partidos políticos se apoyara solo en los colegios de médicos y que dejara fuera, por tanto, a las sociedades científicas.

Evitar mercadeos y almonedas

Señaló este ponente el acierto de que se vaya a crear una agencia estatal de Salud Publica, a la vez que son urgentes los repositorios nacionales de materiales sanitarios y fármacos estratégicos que eviten almonedas al alza y mercadeos de última hora y bajo presiones internacionales.

También se quejó Cubero del tiempo y la forma con los que el Consejo Interterritorial del SNS previó debatir ese mismo día en el Ministerio de Sanidad la cuestión de la posible promulgación del toque de queda, al no haber dado tiempo material a madurar desde la ciencia una decisión de tamaña importancia.

Cristina Avendaño

Disipar dudas

La doctora Cristina Avendaño, que es también vocal de FACME, detalló el funcionamiento de su Comité Asesor, con especial referencia a su forma bidireccional de trabajar, destinada a resolver cualquier pregunta cursada desde las Administraciones y a ser vehículo seguro de propuestas fundadas en el conocimiento científico.

Esta es una misión para la que, la que también es miembro del grupo de trabajo Covid de FACME, se requieren canales pre establecidos desde dicho Comité, con el fin de hacer fluir la información solvente a la vez que se identifican temas fronterizos, o plenamente compartidos, entre las distintas sociedades científicas.

Fundamentar la toma de decisiones

Aseveró, además, Cristina Avendaño, que, a través de los 11 grupos de trabajo del citado Comité Asesor, se avanzará  en el mantenimiento de la atención a los pacientes no Covid; se potenciará la coordinación de iniciativas de investigación para evitar redundancias en el consumo de recursos sanitarias al aprovechar los mismos hallazgos; se fomentará la vacunación, incluida la que llegue para el SARS-CoV-2; y se afinará la naturaleza y pautas a cumplir en las instituciones socio-sanitarias, entre otros equipos de trabajo. Por ello, celebra poder contar con la colaboración actual de 27 facultativos, que allanan el camino a la toma de decisiones tanto clínicas como organizativas.

Empezar por las vacunas

Avendaño, que es al tiempo responsable de la Sociedad Española de Farmacología Clínica (SEFC), describió como primera tarea a acometer por el grupo de trabajo de vacunas alcanzar una estrategia consensuada de prevención frente a la Covid-19, una iniciativa que quedará plasmada, como prometió, en forma de documento resumen de todas las hojas de ruta aportadas por las sociedades médicas participantes. Para ella, todos estos cambios descritos demostrarán, de nuevo, que es la ciencia la que siempre facilita el camino a los consensos en las comunidades humanas.