Política y Sociedad Conclusiones de la tercera Jornada del Congreso Nacional de Semergen

Los expedientes de acreditación de unidades MIR sin resolver sobrepasan el medio millar

La recertificación de los profesionales de Atención Primaria, la vacunación entre sanitarios y los movimientos antivacunas, la presentación de resultados del estudio Iberican y la formación de los médicos del primer nivel asistencial -sobre lo que se afirmó que existen 500 expedientes de solicitud de acreditación como unidades de formación pendientes de resolver- han sido los temas elegidos para ser abordados en la tercera jornada del 40º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), que se celebra en Palma de Mallorca hasta este sábado, 20 de octubre.

La formación de los médicos de Atención Primaria fue abordada desde tres aspectos: la Administración, la industria farmacéutica y las sociedades científicas. Todo ello con la participación de la subdirectora general de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad, María Ángeles López-Orive; el director del Departamento de Relaciones con las comunidades autónomas de Farmaindustria, José Ramón Luis-Yagüe; y la directora de la Agencia de Formación y vocal de la Junta Directiva de Semergen, la doctora María Dolores Aicart.

Para María Ángeles López-Orive, el problema no son las plazas MIR que se ofrecen, sino la escasez de unidades de formación acreditadas. “El retraso en la acreditación ha venido motivado porque los requisitos de acreditación han quedado obsoletos”, explicó, ya que algunos datan de antes del año 2000. Los criterios, prosiguió, “no responden a la realidad, son excesivamente rígidos”.

Según estableció López-Orive, son 500 los expedientes de solicitud de acreditación como unidades de formación que están pendientes de resolver. Además, anunció que no se abrirá la próxima convocatoria de solicitudes hasta que no se resuelvan las pendientes y, a partir de mayo, se establecerá una convocatoria permanente para poder solicitarlo durante todo el año.

La industria y las sociedades

José Ramón Luis-Yagüe

“Cada vez es más difícil ser médico”, declaró José Ramón Luis-Yagüe, que cree que los conocimientos a los que se están llegando dificultan la actualización. “La gran mayoría de los medicamentos han surgido de la colaboración entre sanitarios e industria farmacéutica”, apuntó. En este sentido, entre el 40 y el 50 por ciento del incremento de la esperanza de vida se atribuye a los medicamentos, según el representante de Farmaindustria, una patronal que apuesta por una formación basada en el “rigor, independencia, calidad científica y transparencia”.

Además, Luis-Yagüe recordó que, por ley, la industria farmacéutica aporta el 2 por ciento al sistema sanitario público y, más en concreto, a las políticas de cohesión, al Instituto de Salud Carlos III, a programas de formación y a otros de educación sanitaria y uso racional de medicamentos. Así, calculó que unos 126 millones de euros al año se destinan a estas cuestiones por parte de la industria española.

Por último, María Dolores Aicart recordó que el médico “es un estudiante perpetuo”, e hizo hincapié en “la dificultad que existe para acreditar una actividad formativa”. “Eso desmoraliza a cualquiera”, lamenta, tras lo que afirmó que las sociedades científicas tienen que establecer criterios y estándares de calidad y desarrollar las herramientas para poder evaluarlas, como hizo la sociedad a la que representa.

La importancia de la recertificación

Precisamente, el director técnico del Desarrollo Profesional Continuo y vicepresidente tercero de la Junta Directiva Nacional de Semergen, el doctor Manuel Jiménez de la Cruz, fue el encargado de dibujar el mapa de la recertificación en el mundo y hacer un repaso los diferentes modelos de evaluación de las competencias en distintos países.

Así, este facultativo aseguró que, en Alemania, un médico puede llegar a perder su trabajo o su salario si no cumplen con ciertos actos formativos; en Países Bajos se realiza una recertificación cada cinco años; en Estados Unidos es un proceso voluntario, mientras que en Canadá es obligatorio y el 95 por ciento de los profesionales cumplen con ello, ya que pueden perder la licencia en casos graves.

“La forma de medir las competencias son muy variopintas, no tienen nada que ver las unas con las otras”, describió Manuel Jiménez de la Cruz, que cree que “la recertificación va a ayudar al médico a que su desarrollo profesional sea más sencillo”. “Para Semergen, la recertificación no es buscar el garbanzo negro, aquel médico que es incompetente, sino todo lo contrario”, afirmó.

Recordó, además, este profesional sanitario que la recertificación ya figura en la Ley de Cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud (SNS), en su artículo 42. Además, estableció que los colegios de médicos deben liderar el proceso de recertificación con transparencia, mientras que las sociedades científicas representan la autoridad del conocimiento científico-médico.

“Una competencia es hacer lo que tenemos que hacer de manera inteligente”, definió, por su parte, el también director técnico del Desarrollo Profesional Continuo y vocal de la Junta Directiva Nacional de Semergen, el doctor Francisco Atienza. Se refirió también a otros modelos mundiales de recertificación, especificando que el modelo canadiense evalúa roles profesionales, como el liderazgo y el compromiso, mientras que el inglés se basa en la práctica médica.

Sin embargo, expresó este facultativo, “los dos van encaminados a la misma cuestión”. En España, las tres sociedades mayoritarias de Medicina de Atención Primaria -Semergen, la Sociedad Española de Médicos Generales (SEMG) y la de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC)- “están llegando a consenso” sobre las competencias y sobre cómo deben evaluarse. “Están asumiendo el papel protagonista”, insistió.

Fin del reclutamiento

En el marco del Congreso de Semergen se anunció también el fin del reclutamiento de pacientes para el estudio Iberican, sobre identificación de la población española de riesgo cardiovascular y renal. Finalmente se implicó a cerca de 8.000 pacientes, por lo que se supera el objetivo marcado de 7.000 personas.

“Es un motivo de orgullo saber que un estudio de tanta complejidad es posible hacerlo en Atención Primaria”, declaró el presidente de esta sociedad médica, el doctor José Luis Llisterri. Según las primeras conclusiones, se puede observar un aumento de la prevalencia de factores de riesgo, como la obesidad, en estos pacientes, así como un cambio en su perfil hacia uno más anciano, con más patologías asociadas y más polimedicado.

Abordaje de la violencia de género

Además, durante esta tercera jornada congresual se puso sobre la mesa un asunto a la orden el día y en el que la Medicina de Familia puede tomar un papel fundamental: la violencia de género. El coordinador del Grupo de Trabajo de Sexología de Semergen, el doctor Carlos San Martín, recordó que “el agresor no es un enfermo mental, sino un delincuente de género y sus delitos se basan en ideas distorsionadas en las que el machismo es el eje central”.

“Es importante conocer sus mecanismos de conducta para agredir, manipular y controlar a su víctima, para poder intervenir mejor desde la Atención Primaria”, detalló Carlos San Martín. Así, afirmó que “la mujer maltratada no es gilipollas”, sino que es “una mujer estafada, a la que le han ofrecido amor y le han dado todo lo contrario”. “Nuestra responsabilidad es intervenir de la forma más óptima para acoger, acompañar, recoger el relato de la mujer, asistir y derivar a las víctimas a un servicio especializado si es necesario”, estableció.

Controversias en vacunación

La vacunación también tuvo su sitio en esta cita de Semergen, por medio del foro ‘La vacunación en los profesionales sanitarios. Aspectos éticos y legales. ¿Puede ser obligatoria la vacunación de los profesionales sanitarios?‘, en el que el coordinador del Grupo de Trabajo de Bioética y Humanidades de Semergen, el doctor José Francisco Díaz, expuso controversias, como el hecho de vacunar a todo un grupo de población sana, los médicos en este caso, y las fórmulas para conseguir que, sin obligatoriedad, los profesionales sanitarios se vacunen.

Según reseñó este ponente, el documento sobre vacunación presentado por el Ministerio de Sanidad propone fórmulas como las de los incentivos económicos o similares, que ayuden a que este grupo de profesionales prediquen con el ejemplo. También abordó la labor de los colegios de médicos, a los que la Organización Médica Colegial (OMC) autorizó para castigar a aquellos colegiados que no cumplan con su deber de recomendar la vacunación a los pacientes.

Por su parte, la también miembro del mismo grupo de trabajo de Semergen, la doctora María del Pilar Manterola, resumió la historia y consecuencias del movimiento antivacunas, que nació en el Reino Unido a finales del siglo XVIII y se extendió dos décadas más tarde hacia Estados Unidos. A España llegó en los años 80 del siglo pasado.

Señaló María del Pilar Manterola como hito histórico la publicación en 1998 de un artículo en la revista The Lancet en el que un investigador inglés con conflictos de interés vinculó la vacuna triple vírica con el autismo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) realizó un estudio exhaustivo tirando por tierra estos argumentos, el artículo se retiró y se le quitó la licencia al autor.

Además, Manterola aseguró que, en la actualidad, el movimiento antivacunas está más propagado entre población de un nivel cultural superior a la media, con una ideología y estilos de vida particulares, y estableció como posibles causas de su resurgimiento el olvido social de enfermedades como el sarampión; la confianza en la inmunización colectiva, es decir, en que la población está mayoritariamente vacunada; la falta de confianza en las instituciones; y la información falsa que se propaga en Internet, medios de comunicación y libros.

Por la eliminación de la hepatitis

La mesa ‘La Eliminación de la Hepatitis C en España, un objetivo a nuestro alcance’, organizada por la compañía farmacéutica Gilead Sciences en el marco de este Congreso, puso de manifiesto que la infección crónica por el virus de la hepatitis C con las complicaciones de la cirrosis hepática y el hepatocarcinoma asociados, es la principal causa de mortalidad por enfermedad infecciosa en España.

Según se afirmó, los médicos de Atención Primaria tienen un papel fundamental en el diagnóstico, con la identificación de los pacientes que pertenecen a grupos de riesgo, y su derivación a atención especializada. Otro de los temas que se revisaron durante esta jornada fue el manejo actual de los pacientes con hepatitis C en la consulta de Hepatología, comentando las pruebas diagnósticas, los tratamientos de que disponen los especialistas y la eficacia de los mismos.

Para la doctora Angels Vilella, quien es especialista en Aparato Digestivo del Hospital Universitario Son Llàtzer de Palma de Mallorca, “el médico de Atención Primaria tiene un papel fundamental durante todo el proceso asistencial tanto en el momento del tratamiento, en colaboración con los hepatólogos, como en el seguimiento posterior”. Además, incidió en que la “curación de la hepatitis C no confiere inmunidad, debemos controlar a los pacientes con conductas de riesgo de reinfección”.

La humanización cierra el día

Como cierre de esta tercera jornada, Semergen organizó la mesa ‘Humanización del paciente crónico: horizonte 2025‘, que su moderador, José Luis Llisterri, inauguró recordando el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama, que los asistentes conmemoraron vistiendo una camisetas rosas este viernes, 19 de octubre.

En este foro de debate participó el presidente del Colegio Oficial de Trabajo Social de Islas Baleares, Ignasi Martín i Navarro, quien reclamó mayor protagonismo para los trabajadores, con el objetivo de hacer más humano el trato a paciente, familiares y cuidadores. “Los recursos son escasos, podríamos hacer mucho más por el cuidado y la prevención”, aseguró.

“Nos gustaría un poco más de empatía”, solicitó, por su parte, la presidenta de la Asociación de mujeres afectadas por cáncer de mama en Mallorca, Isabel Oliver, quien cree que “lo que asusta son las listas de espera para pruebas diagnósticas” y reclamó, por ello, que los médicos escuchen a los pacientes “un poco más”.

En la misma línea, el presidente de la Federación de Asociaciones de Lucha contra las Enfermedades del Riñón (ALCER), Daniel Gallego, sostuvo que todas las guías, programas y planes de prevención deben estar hechos “con empatía, con cuidado”. “Yo no me considero un paciente renal, soy una persona renal. Solo somos pacientes cuando estamos en la consulta. El lenguaje es transformador, cambia realidades”, declaró.

Cambiar la mirada

La subdirectora de Cronicidad y Enfermedades Raras del Servicio de Salud de las Islas Baleares (IB-Salut), Angélica Miguélez, aseguró que “hay escuchas y valores que curan”. “La mirada que tenemos con el paciente es lo que humaniza la atención. Cura más que un paracetamol cuando tienen dolor”, argumentó, tras lo que añadió que “eso hay que trabajarlo desde la universidad”. “No puedo concebir que estemos hablando de humanizar la atención sanitaria. El paciente ya está humanizado, pero los hospitales son deshumanizadores”, concluyó.

Para el director técnico de la Fundación de la Dependencia de la Consejería de Servicios Sociales del Gobierno de Baleares, Gregorio Molina, hay que “ser capaces de cambiar la mirada”. “Tenemos que hacer valer esa humanización que nos reclaman”, prosiguió, a lo que añadió que “la atención que se presta a las personas debe estar centrada en ellas” y no en la gestión o en la organización.

Por último, el presidente de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC), Jesús Carlos Gómez, puso en valor el sistema sanitario español y cómo atiende a sus pacientes. “Nos tenemos que felicitar de los planteamientos que tenemos”, insistió, para después recordar que la farmacia es el centro sanitario más cercano al paciente y además las 24 horas del día. “En España partimos de un punto muy alto en humanización”, destacó.

Deja un comentario