Política y Sociedad entrará en vigor a los tres meses de su publicación en el boe

El Congreso aprueba la Ley de regulación de la eutanasia, con las enmiendas del Senado

El Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado, en su sesión de este jueves, 18 de marzo, la Proposición de Ley Orgánica de regulación de la eutanasia, con 202 votos a favor, 141 en contra y dos abstenciones, unos resultados que dan luz verde a este texto en su conjunto.

Además, la Cámara Baja autorizó incorporar las enmiendas introducidas por el Senado a la Proposición de Ley Orgánica de regulación de la eutanasia, con 198 votos a favor, 142 en contra y dos abstenciones. Fue el pasado 10 de marzo cuando el Senado dio luz verde a la Proposición de Ley, con la inclusión de más de una veintena de enmiendas, después de que el pasado 17 de diciembre de 2020 se aprobara, por mayoría absoluta, el dictamen de la Comisión de Justicia sobre esta norma.

Carolina Darias

Tras conocerse los resultados de la votación de esta nueva norma, y mientras la mayoría del Pleno lo celebraba con aplausos, los diputados del partido político Vox mostraron el mensaje ‘La derogaremos’ en sus tablets, ordenadores y móviles, a lo que la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, respondió que “la libertad de expresión se manifiesta mediante la palabra hablada, no con pancartas, que están prohibidas” en este organismo.

Esta ley, que entrará en vigor a los tres meses de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), fue impulsada por el Grupo Parlamentario Socialista (GPS) e introduce, en el ordenamiento jurídico español, la eutanasia como un nuevo derecho individual, entendida como “la actuación que produce la muerte de una persona de forma directa e intencionada mediante una relación causa-efecto única e inmediata, a petición informada, expresa y reiterada en el tiempo por dicha persona”.

“Una sociedad más humana”

Este procedimiento “se lleva a cabo en un contexto de sufrimiento debido a una enfermedad o padecimiento incurable que la persona experimenta como inaceptable y que no ha podido ser mitigado por otros medios”, recoge este texto. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, expresó, en el Pleno, que, gracias a esta Proposición, “avanzamos hacia una sociedad más humana y más justa. Hoy, emprendemos el camino para que este derecho esté incluido como una prestación más en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS)”.

Reacción en la Sanidad Pública

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) señala que la aprobación de esta ley es “una buena noticia”. “No obliga a nadie y concede al profesional sanitario la posibilidad de ejercer su derecho a la objeción de conciencia. Por eso, rechazamos los posicionamientos de los Colegios de Médicos y del Comité de Bioética, que solo pretenden imponer sus particulares convicciones ideológicas al resto de la población”, denuncia.

“Los cambios de la ley durante su debate son más bien de matiz y responden sobre todo a criterios garantistas, que son entendibles ante decisiones que, por sus propias características, son irreversibles. En este sentido, consideramos importante que se asegure la información necesaria, así como que se hayan acotado los plazos, aunque la ausencia de una situación terminal debería de haberse recogido de una manera más clara”, recalca la FADSP.

Además, esta Federación considera que “la objeción de conciencia, que entendemos debe protegerse, tendría que ser regulada de manera más detallada, pues ha servido en algún caso del que hay experiencia (la regulación del aborto) para impedir su práctica en los centros públicos y entendemos que ello debería de garantizarse, en ambos casos (aborto y eutanasia)”.