Política y Sociedad nuevo documento de recomendaciones de la comisión

Europa abre la puerta a que los farmacéuticos puedan realizar test de antígenos de la Covid-19

— Madrid 18 Nov, 2020 - 5:47 pm

La Comisión Europea ha adoptado un documento de recomendaciones sobre el uso de pruebas rápidas de antígenos para el diagnóstico de la Covid-19, en el que anima a la realización de estas pruebas en los Estados miembro y establece que estos “deben garantizar capacidades suficientes de muestreo, pruebas y notificación”, para lo cual “podría ser necesario capacitar a operadores de prueba adicionales además del personal sanitario”; una recomendación que parece abrir la puerta a la posibilidad de que los farmacéuticos, como profesionales sanitarios, realicen estas pruebas.

“Las pruebas rápidas de antígenos deben ser realizadas por personal sanitario capacitado o por operadores capacitados cuando corresponda, y de acuerdo con las instrucciones del fabricante”, plantea este texto, que destaca que “se necesita personal sanitario y de laboratorio capacitado para llevar a cabo muestreos, pruebas, análisis de pruebas e informes de los resultados de las pruebas al personal clínico y las autoridades de Salud Pública a nivel local, regional, nacional e internacional”. plantea este texto, que destaca que

Además, subraya que los laboratorios médicos “cumplen requisitos de alta calidad y podrían desempeñar un papel activo en las pruebas rápidas de antígenos. La acreditación también asegura que estos laboratorios sean controlados de forma regular y cumplan con los requisitos de calidad y competencia necesarios”. El documento insta “a los Estados miembro de la Unión Europea (UE) a realizar pruebas rápidas de antígenos, además de las pruebas de PCR, para contener la propagación del virus, detectar infecciones y limitar las medidas de aislamiento y cuarentena”, y recomienda su uso “para personas con síntomas compatibles con la Covid-19 en áreas donde la proporción de pruebas positivas es alta o muy alta (mayor o igual al 10%), cuando la disponibilidad de PCR es temporalmente limitada”.

La Comisión Europea confirma que, actualmente, la prueba “más fiable” para la detección de la Covid-19 es la PCR. Sin embargo, “con el fin de mitigar el impacto de Covid-19 en los entornos de atención médica y social, se debe considerar el uso de pruebas rápidas de antígenos al ingreso a los centros, así como para la clasificación de pacientes o residentes sintomáticos (hasta cinco días desde el inicio de los síntomas), incluso para la asignación de pacientes a instalaciones de aislamiento”.

Pruebas masivas

“También se debe considerar el uso de pruebas rápidas de antígenos para un enfoque dirigido a toda la población, por ejemplo, en una comunidad local, así como en otras situaciones de alta prevalencia, y en el contexto de medidas restrictivas, con el fin de detectar individuos con alto potencial de transmisión en la comunidad y reducir la presión sobre los entornos sanitarios”, detalla este texto.

Además, la Comisión apunta que, “en situaciones de alta prevalencia y/o con capacidad limitada de pruebas PCR, se debe considerar el uso de pruebas rápidas de antígenos para pruebas recurrentes (por ejemplo, cada dos o tres días) del personal de atención médica, domiciliaria y asistencia social, otras instalaciones de atención a largo plazo, entornos cerrados, otros trabajadores de primera línea relevantes en sectores esenciales y otros entornos similares”.

Mientras, en situaciones de baja prevalencia, la realización de test rápidos de antígenos “debe centrarse en entornos y situaciones en las que una identificación rápida de las personas infectadas respalda la gestión de los brotes y el seguimiento periódico de grupos de riesgo, como el personal médico u otros instalaciones de cuidados a término”, agrega esta recomendación. “Si se utiliza una prueba rápida de antígenos en una población con alta prevalencia de infección, los resultados negativos deben confirmarse mediante PCR o mediante una prueba rápida de antígenos repetida”, establece.

Pero, “si se utiliza una prueba rápida de antígenos en una población con baja prevalencia de infección, los resultados positivos deben confirmarse mediante PCR o mediante una prueba rápida de antígenos repetida”, determina el documento de recomendaciones sobre el uso de pruebas rápidas de antígenos para el diagnóstico de la Covid-19.

Aumentar su capacidad

En este sentido, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, expresa que “para frenar la propagación del coronavirus, necesitamos ampliar las pruebas. Hoy, brindamos orientación a los Gobiernos de la UE sobre el uso de pruebas rápidas de antígenos, para aumentar su capacidad de prueba y sobre el reconocimiento mutuo de los resultados de las pruebas en la UE”.

Desde este organismo de ámbito comunitario informan de que, “para mejorar aún más las capacidades de análisis en la UE, la Comisión está financiando, con 35,5 millones de euros, a la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) para apoyar la formación del personal y permitir que las unidades móviles de análisis de la Cruz Roja tengan acceso al equipo, los elementos de laboratorio y los reactivos necesarios para tomar muestras y realizar análisis y apoyar a las autoridades nacionales en su trabajo”.

Po su parte, el viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19 del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero, sostiene que la recomendación de la UE para hacer uso de test de antígenos y aumentar su capacidad “es exactamente lo que estamos haciendo en la Comunidad de Madrid desde hace tres meses”.