Política y Sociedad Publicado en el British Medical Journal

Un estudio confirma que cuanto más estudiamos, más riesgo corremos de desarrollar miopía

Teníamos serias sospechas de que estudiar durante muchos años podía propiciar la aparición de miopía. No obstante, nos faltaba el informe que ahondara en el asunto y, al fin, lo tenemos. Dicho estudio ha sido llevado a cabo por la Universidad de Cardiff y la Universidad de Bristol, ambas en el Reino Unido, y fue publicado el pasado 6 de junio en el British Medical Journal.

Según esta investigación, una persona que haya estudiado durante 17 años es, de promedio, una dioptría más miope que otra que haya abandonado la escuela a los 16 años.

Esta investigación ha sido posible tras recabar los datos de 67.798 personas, con edades comprendidas entre los 40 y lo 69 años procedentes de Inglaterra, Escocia y Gales. Para su confección, los investigadores buscaron personas con predisposición genética a la miopía y estudiaron cómo podían influir en ellos los años de escolarización y universidad. Y parece que no hay duda al respecto, estudiar nos hace más listos, pero también más miopes.

Obviamente no podemos abandonar los estudios para frenar la irrupción de la miopía. Entonces ¿qué hacemos para evitar que los años de estudio acaben repercutiendo en la calidad de nuestra visión?

A juicio de la principal autora del estudio, la doctora Denize Atan, las escuelas deberían reducir la presión académica en la educación temprana, pues esto frenaría en parte la progresión de la miopía sin que ello supusiera menoscabar la calidad de la educación.

Lo cierto es que ya en 2012, una investigación publicada en The Lancet, descubrió que los niños deberían pasar alrededor de tres horas al día bajo niveles de luz de al menos 10.000 lux para evitar el desarrollo de la miopía. Por desgracia, esto no siempre es así.

A este respecto, Atan recuerda que el método de aumentar el tiempo al aire libre en las escuelas primarias ya se ha puesto en marcha en Taiwán, y ha logrado revertir una tendencia hacia la mayor presencia de niños miopes que empezó hace cuarenta años.

En España, los datos confirman que el 71 % de los jóvenes de entre 18 y 24 años es miope y, por lo tanto, ya se empieza a acusar esta falta de tiempo al aire libre. La comunidad aragonesa es la que más miopes presenta con un 41,5 % de la población afectada, mientras que la comunidad con menos miopes es la cántabra con un 12,5 %.

De hecho, los expertos aseguran que en 2050, la mitad de la población mundial presentará este defecto de refracción. Además, el 10 % tendrá miopía magna que propicia el desarrollo de graves enfermedades oculares como el desprendimiento de retina o las cataratas.

Deja un comentario