Salud Mental Según un estudio de la Fundación Pasqual Maragall

Personas sanas portadoras del gen que confiere riesgo de alzhéimer muestran alteraciones cerebrales

— Barcelona 2 Abr, 2018 - 5:16 pm

El centro de investigación de la Fundación Pasqual Maragall, el Barcelona Beta Brain Reseach Center (BBRC), con el impulso de la Fundación Bancaria La Caixa ha publicado un estudio que detectó alteraciones morfológicas cerebrales en personas sanas portadoras del gen que confiere el riesgo más elevado de sufrir la enfermedad de Alzhéimer, el APOE-Ɛ4.

El estudio fue presentado por el director corporativo de Investigación y Estrategia de la Fundación Bancaria La Caixa, Àngel Font, y los investigadores del Barcelona Beta Brain Research Center, los doctores José Luis Molinuevo y Juan Domingo Gispert, y publicado en la revista científica ‘Alzheimer’s & Dementia: The Journal of the Alzheimer’s Association‘.

Según los doctores, el Alzhéimer es una enfermedad de origen multifactorial y entre los factores de riesgo para desarrollarla están la edad, la genética y el control de la salud cardiovascular. En cuanto a la genética, existen genes, como el APOE-Ɛ4, que contribuyen a la posibilidad de desarrollar demencia, pero en el 99 por ciento de los casos el Alzhéimer no es una enfermedad hereditaria. El gen APOE lo tienen todas las personas y se puede presentar de distintas formas; sin embargo, el riesgo de padecer esta enfermedad se presenta cuando existe el alelo Ɛ4.

Para analizar el papel del APOE-Ɛ4, los investigadores del BBRC seleccionaron a 533 participantes del Estudio Alfa entre 45 y 76 años que se habían sometido a una resonancia magnética cerebral. De estos participantes, 261 no eran portadores del alelo Ɛ4, 207 tenían una copia y 65 presentaban dos copias. Según los resultados de la investigación, las alteraciones son “más evidentes” a partir de los 60 años, que es la misma edad en la que se producen otras alteraciones cerebrales vinculadas a la enfermedad.

Un estudio basado en resonancias magnéticas

El autor principal del estudio, el doctor Raffaele Cacciaglia, aseguró durante la presentación que pusieron de manifiesto diferencias en la morfología cerebral de las personas sanas, “sin síntomas cognitivos de la enfermedad del Alzhéimer”.

El trabajo fue posible gracias a las pruebas de resonancia magnética realizadas en el marco del Estudio Alfa, impulsado también por la Fundación Bancaria La Caixa, y que cuenta con la mayor conjunto de portadores del gen APOE-Ɛ4 que se sometieron a esta prueba de neuroimagen. Según explicó el doctor Juan Domingo Gispert, “las diferencias morfológicas que detectamos están relacionadas con la enfermedad de alzhéimer, ya que se presentan en áreas cerebrales como el hipocampo, que es la primera en sufrir la neurodegeneración”.

Por su parte, el doctor Àngel Font señaló que “la investigación es la única vía para avanzar en la identificación precoz y la prevención de esta enfermedad, que puede convertirse en una pandemia del siglo XXI”. En el estudio también colaboraron el jefe del Grupo de Epigenética del Cáncer del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), el doctor Manel Esteller, e investigadores del CIBER de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina, y del CIBER de Fragilidad y Envejecimiento Saludable.

Deja un comentario