Hospitales Cardiólogos del Hospital Clínico San Carlos

Estudian los beneficios de la terapia celular para la angina de pecho refractaria

— Madrid 23 Dic, 2014 - 6:30 pm

Un estudio dirigido desde el Instituto Cardiovascular del Hospital Clínico San Carlos, Madrid, cuyos resultados preliminares se han publicado en la revista estadounidense Circulation Research, señala que un determinado tipo de células madre -concretamente las que expresan el marcador CD133+ procedentes de la circulación periférica, y con un papel conocido en la reestructuración del endotelio vascular- “pueden usarse con seguridad y eficacia en pacientes con angina refractaria”.

Doctora Pilar Jiménez Quevedo.

Doctora Pilar Jiménez Quevedo.

Aunque el tratamiento de la angina de pecho experimentó importantes avances en los últimos años, tanto desde el punto de vista farmacológico como del de las técnicas de recuperación del riego sanguíneo (angioplastias y cirugías), un número considerable de pacientes (hasta el 11%, según datos de EEUU) no responden a estas terapias y sufren lo que se llama angina refractaria, un trastorno que afecta en buena medida a su calidad de vida.

Por este motivo se están probando distintas estrategias terapéuticas y tratamientos experimentales como la terapia celular,  con resultados ampliamente beneficiosos para estos pacientes.  Esta investigación piloto, dirigida por la doctora Pilar Jiménez Quevedo del citado Hospital Clínico, supone la primera vez en la que se estudia este tipo de células en este tipo de contexto clínico, y dados los buenos resultados, los investigadores pretenden llevar a cabo un estudio multicéntrico a gran escala.

Reendotelización

El equipo de la doctora Jiménez trató con esta terapia celular en una sesión a un grupo de 19 pacientes, y comparó los resultados con los de un grupo control (n=9). Durante el seguimiento, los investigadores comprobaron que los enfermos que recibieron esta terapia, tenían menos episodios de angina, consumían menos comprimidos de nitroglicerina y mejoraba tanto su calidad de vida como el riego a las zonas del corazón afectadas, medida a través de parámetros de perfusión miocárdica a los seis meses de tratamiento, algo que no sucedía en el grupo de control.

“Este tipo de células”, señala la doctora Jiménez Quevedo, “contribuyen en el organismo a la reendotelización de la zona interna de los vasos, y creo que pueden ser muy útiles en casos de isquemia”. De acuerdo con esta especialista, gracias al desarrollo tecnológico es posible, por primera vez, inyectar las citadas células madre de forma percutánea exactamente en la zona isquémica, es decir, la que no tiene riego sanguíneo.  Mediante una reconstrucción tridimensional del corazón, se puede seleccionar dónde hay que llevar a cabo la inyección con el catéter y cómo se está produciendo ya que muestra la localización dela punta del catéter en tiempo real.

Inyección inmediata

“El proceso de recogida y aplicación de las células puede realizarse en unas pocas horas, y aunque otros estudios las conservan hasta el día siguiente en una nevera para inyectarlas, nosotros queríamos hacer el esfuerzo e inyectárselas inmediatamente tras su purificación, queríamos que estuvieran en las mejores condiciones posibles, por lo que todo se hizo entre las 08:00h de la mañana y las 17:00h de la tarde de un día”, explica la cardióloga.

“Actualmente”, concluye la doctora Jiménez, “estamos colaborando en ensayos multicentricos que valoran el efecto de la terapia celular en pacientes con insuficiencia cardiaca y vamos a comenzar otro ensayo en el infarto agudo de miocardio. Además en nuestro grupo estamos llevando a cabo un estudio financiado por Plan Nacional de I+D+I y cofinanciado por el ISCIII-Subdirección General de Evaluación y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER),  que investiga la relación entre la capacidad regenerativa de la medula ósea, y su efecto tras la implantación de un stent recubierto en pacientes con cardiopatía isquémica”.