Salud Mental Según profesionales de la LRHP de las Hermanas Hospitalarias

La esquizofrenia disminuye la esperanza de vida en 15 años

— Madrid 11 Jul, 2018 - 3:51 pm

Profesionales de la Línea de Rehabilitación Psicosocial (LRHP) de las Hermanas Hospitalarias han presentado durante el Congreso de la Asociación Mundial de Rehabilitación Psicosocial unos datos que revelan que las personas afectadas de esquizofrenia tienen una esperanza de vida 15 años menor que la población general.

Asimismo, las personas con depresión y esquizofrenia tienen entre un 40 y un 60 por ciento de posibilidades de morir de manera prematura. En contra de lo que pudiera parecer, en la mayoría de los casos, el 60 por ciento, estos fallecimientos se deben a enfermedades somáticas como el síndrome metabólico y complicaciones cardiovasculares y respiratorias.

El 28 por ciento de estas muertes se deben a suicidios y solo el 12 por ciento a accidentes. Según la coordinadora del Centro de Día y Equipo de Apoyo Social Comunitario (EASC) de Vallecas de la LRHP, Paola Fernández, existe “una relación directa entre la salud física y la mental”.

Por su parte, la directora del Centro de Día Arturo Soria y EASC Chamartín y Salamanca de Hermanas Hospitalarias, Ana Belén Guisado, las personas con trastorno mental grave presentan una mayor tasa de comorbilidad física y mayor incidencia de mortalidad por trastornos físicos que la población general debido tanto a hábitos deficitarios de salud como a los efectos secundarios de los tratamientos farmacológicos.

Malos hábitos alimenticios

Además, otro estudio realizado por la LRHP de las Hermanas Hospitalarias demuestra que los pacientes con esquizofrenia tienen, en general, hábitos alimenticios menos saludables que la media de la población general, fuman más y mantienen un estilo de vida sedentario, condicionado muchas veces de manera errónea por el propio trastorno mental o el estigma que esta supone.

Para enfrentar esta situación, los responsables de la LRHP de Hermanas Hospitalarias llevaron a cabo un proyecto piloto de manera conjunta con Centros de Madrid Salud Comunitaria. La iniciativa, que consistió en un taller dirigido a mejorar los hábitos alimenticios y la actividad física de un grupo de personas con trastorno mental grave, tuvo como resultado que el 80 por ciento de los participantes redujeran sus niveles de colesterol y más de la mitad (56%) mejorara sus niveles de tensión arterial.

Deja un comentario