Punto de vista

Esperando a Godot: El caso de la Atención Primaria y Comunitaria (APyC) y la Salud Pública (SP)

El autor encuentra en la obra de Samuel Beckett el paradigma de lo que está pasando en la Atención Primaria y Comunitaria (APyC) y la Salud Pública (SP), cuya renovación se anuncia continuamente pero nunca se cumple.

El análisis del significado último de la obra “Esperando a Godot”, escrita por Samuel Beckett, tiene aspectos coincidentes, al menos metafóricamente, con el que se puede hacer de la situación de la APyC y SP en nuestro entorno. En los dos actos en que se divide la representación los protagonistas teóricos son dos vagabundos que esperan sin esperanza la llegada de Godot, personaje con el que, al parecer, están citados. A través de un intermediario los vagabundos reciben el mensaje de que el tal Godot no vendrá hoy pero que seguro que lo hará mañana. La situación se repite en los dos actos mientras los andrajosos vagabundos y sus interlocutores inmediatos se van deteriorando a ojos vista. Al final todos, incluidos los vagabundos, nos quedamos sin saber quién era Godot ni el motivo o asunto que tenían que tratar con él.

En la obra de Beckett, con claras connotaciones surrealistas, la APyC y la SP podrían asimilarse a los dos vagabundos en la medida en que, aunque nos duela, no dejan de ser partes periféricas, una especie de parientes pobres de un sistema sanitario dominado por la sofisticación tecnológica.

Igual que en la obra teatral, la APyC y la SP esperan la llegada de “algo” que les haga salir de su marasmo pero, mientras aguardan, su situación va empeorando progresivamente. Al final hasta llegan a olvidar en gran parte los determinantes esenciales que les han conducido a su lamentable situación actual y, presas del desánimo, se entregan a un diletantismo inútil que les impide generar propuestas positivas y viables que les permitan cambiar las cosas.

Las soluciones a los problemas de la APyC y SP no serán el fruto de la llegada de un Godot español. Es preciso dejar de esperar inútilmente su llegada, de lamentarse y lamerse las heridas. Hay que pasar a la acción y ser capaces de generar las condiciones políticas y sociales que lleven a los responsables políticos a visualizar la necesidad y urgencia de los cambios. Pero esta misión no puede ser asumida en solitario por los profesionales sanitarios, es preciso buscar alianzas estratégicas y operativas con otros sectores sociales para hacer aflorar en la opinión pública movimientos reivindicativos potentes y, por tanto, efectivos.

Mientras nuestras vagabundas APyC y SP no salgan de la decrepitud, el sistema sanitario no afianzará su viabilidad en el medio y largo plazo ni será un instrumento eficaz para conseguir corregir las crecientes desigualdades, potenciar la solidaridad social y contribuir a la mejora del bienestar y calidad de vida de la ciudadanía.

 

 

Amando Martín Zurro

Doctor en Medicina y Cirugía. Especialista en Medicina de Familia y Comunitaria y Medicina Interna.

1 Comentario

  1. Ana María says:

    Es vergonzoso lo q se está haciendo con los sanitarios, ó como se pueda interpretar: lo q no se está haciendo.