Política y Sociedad La Fundación Gaspar Casal y GSK presentan el libro ‘Vacunas: Política y Salud Pública’

Especialistas en Salud Pública instan a no bajar la guardia en materia de vacunación

Con el fin de plasmar la realidad de la vacunación en España, la Fundación Gaspar Casal, en colaboración con el laboratorio GSK, ha presentado el libro ‘Vacunas: Política y Salud Pública’ que revisa las políticas y estrategias de vacunación españolas e insta a todos lo agentes implicados en la Salud Pública a no bajar la guardia ante esta medida sanitaria que previene de muchas enfermedades.

Pilar Aparicio

El encuentro, introducido y moderado por el director de la Fundación Gaspar Casal, el doctor Juan del Llano, se dividió en dos partes. En la primera de ellas estuvo acompañado por la directora general del Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social (MSCBS), Pilar Aparicio, y por el director de Asuntos Corporativos y Comunicación de GSK, Guillermo de Juan.

“Las vacunas, junto a aspectos como las mejoras en las condiciones de vivienda, sistemas de agua potable, etc. son una de las mejores medidas de Salud Pública, que además es costoeficiente, pues de un euro invertido en ellas se retornan cuatro euros”, introdujo Juan del Llano, quien explicó que en el estudio presentado “se han revisado las políticas y estrategias de inmunización como coberturas o calendarios de las comunidades autónomas, instituciones relevantes, modelos de compra pública y otros aspectos regulatorios subyacentes, tanto en España como en Reino Unido, Italia y Suecia. Asimismo, se evalúa empíricamente el impacto epidemiológico de la incorporación de vacunas en los últimos 20 años”.

Posibles mejoras y contribución al freno de las noticias falsas sobre vacunas

El director de la Fundación Gaspar Casal destacó que, “a raíz de los datos del estudio, se puede crear una hoja de ruta con nueve medidas que son: el diseño de políticas sanitarias favorables; perfeccionamiento de los datos epidemiológicos; mejorar la concienciación de la población sobre los beneficios de las vacunas; ampliar las coberturas para la población de riesgo; cuantificar el número de hospitalizaciones causadas por vacunación; un mayor acceso a los investigadores al Conjunto Mínimo de Básico de Datos (CMBD), fuente médica en la que los hospitales del Sistema Nacional de Salud (SNS) registran una serie de datos básicos concernientes a los pacientes tras el alta médica; creación de registros de complicaciones graves; asunción de este estudio por parte de la Administración; y creación de más estudios sobre vacunas”.

Guillermo de Juan

El estudio también contribuye a la concienciación social de la importancia de las vacunas, “especialmente importante a día de hoy, debido al surgimiento de movimientos antivacunas en todo el mundo”, subrayó del Llano. “La ciencia, para lograr un respeto público, debe contar con un mundo compartido, en el que las medias verdades, como las de los movimientos antivacunas no tienen cabida. Los hechos hay que sostenerlos con respaldo científico y con instituciones médicas, por lo que estamos en guerra con estas corrientes en términos de geopolítica”, confirmó.

Con él coincidió Guillermo de Juan, para quien “las vacunas son la piedra angular en materia de Salud Pública y la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce el rechazo a la vacunación como una amenaza para la salud. Es un hecho que la vacunación previene de dos a tres millones de muertes al año y que, en 2017, 117 millones de niños fueron vacunados. Sin embargo, en países donde estaba erradicado el sarampión como Francia e Italia, ha repuntado en parte por estos movimientos a los que hay que hacer frente”, añadió.

Desde el punto de vista de la Administración, Pilar Aparicio insistió en “la importancia de la veracidad de las noticias que se presentan en el ámbito de la salud y en la valía de este estudio, que analiza la realidad de la vacunación en España, así como la identificación de acciones necesarias en el ámbito de la Salud Pública”.

La representante del Ministerio de Sanidad resaltó “la fortaleza de nuestro SNS, que permite que nuestras tasas de vacunación sean de las más fuertes del mundo y también el consenso logrado entre las distintas comunidades autónomas en esta materia”. “La crisis ha significado la reducción de un gasto público importante pero afortunadamente éste no ha visto reflejado en los costes de vacunación”, destacó.

El gasto en vacunas disminuyó desde 2007

José María Bayas, José María Abellán, Julio Vázquez, María Jesús Hernández y Juan del Llano

La segunda parte del encuentro consistió en un mesa redonda en la que intervinieron el profesor titular de Economía Aplicada de la Universidad de Murcia, José María Abellán; el especialista en vacunas del Departamento Médico de GSK, José María Bayas; la jefa de sección y responsable del Servicio de Medicina Preventiva y Salud Pública del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza y coautora del estudio presentado, la doctora María Jesús Hernández; y el director del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III, Julio Vázquez.

José María Abellán explicó un análisis sobre la vacunación en materia de economía de la salud, entre cuyas conclusiones destacan que “son una de las intervenciones de Salud Publica más costoeficientes; la tradicionales como la de la poliomielitis ahorran importantes costes directos e indirectos; las nuevas son, en su mayoría, costoeficientes, considerando el umbral de eficiencia en 30.000 euros por años de vida ajustados por calidad (AVAC) o 30.000 euros por años de vida ganados (AVG); el peso del gasto en vacunas sobre el gasto sanitario total disminuye desde 2007; y hay que evitar aislar el gasto en vacunas y realizar un análisis coste-efectividad a largo plazo”.

María Jesús Hernández

Por su parte, José María Bayas remarcó “el hincapié que está haciendo la Organización Mundial de la Salud (OMS) a la hora de señalar el rechazo a las vacunas como una amenaza para la salud en el mundo, por lo que es de vital importancia ampliar y mejorar la colaboración entre las autoridades sanitarias, las sociedades científicas, la industria farmacéutica y la sociedad civil, que son los actores implicados en el desarrollo de los programas de vacunación”.

Julio Vázquez habló de la importancia del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III ya que, “gracias a nuestros datos, el Ministerio de Sanidad puede evaluar el estado de protección en el que se encuentran los ciudadanos”. Asimismo, el microbiólogo instó a la participación de equipos multidisciplinares en el proceso de toma de decisiones, pues “el mundo de las vacunas hoy debe estar representado por este tipo de equipos que trabajan en la generación de evidencia que facilite la toma de decisiones, la evaluación de las intervenciones e incluso la pertinencia o no de financiación de las vacunas”.

Por su parte, María Jesús Hernández señaló que “España es un país con unas coberturas vacunales de primovacunación y dosis de recuerdo acordes a las recomendaciones propuestas por la OMS, aunque las coberturas de vacunas dirigidas a la población de riesgo presentan un margen de mejora significativo. Asimismo, se debe potenciar la investigación sobre la eficacia de las vacunas en términos de hospitalizaciones y complicaciones evitadas”. Por último, la doctora señaló que el mensaje que a raíz de este trabajo multidisciplinar debería asimilar la población es que “las vacunas no son algo que solo me previene a mí, sino que nos protegen a todos, por tanto, si yo me vacuno te protegeré a ti, y así sucesivamente”.

Deja un comentario