Tecnología e Investigación Según datos de la segunda ronda del estudio COSMO-SPAIN

El 60% de españoles muestra “mucha o muchísima” preocupación por la Covid-19

— Madrid 23 Oct, 2020 - 11:22 am

Según los resultados de la segunda ronda del estudio COSMO-SPAIN, que coordina el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) desde el Centro Nacional de Epidemiología (CNE) y que está impulsado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 60 por ciento de los españoles encuestados muestra “mucha o muchísima” preocupación por la Covid-19.

Este trabajo, que busca conocer los conocimientos y la percepción el riesgo de la población ante la pandemia de la Covid-19, se está llevando a cabo en otros 31 países. Se espera que sus resultados ayuden a hacer frente a la epidemia aportando información relevante y actualizada a la hora de diseñar estrategias de salud y campañas de sensibilización. COSMO-SPAIN está coordinado por el ICSIII en colaboración con el Ministerio de Sanidad, la OMS, y las universidades de Murcia y de Cádiz.

Esta investigación, que comenzó antes de verano, presentó en julio sus resultados preliminares, y en agosto, los de la primera ronda. En esta participaron 1.057 personas residentes en España, mayores de 18 años, con una distribución similar por sexos (49,6% hombres y 50,4% mujeres). Esta encuesta se realizó entre los días 22 y 25 de septiembre, durante lo que se denominó ‘segunda oleada‘ de la pandemia de coronavirus/Covid-19.

Aunque la preocupación por la pandemia se mantiene elevada, “el nivel de preocupación ha disminuido respecto a la encuesta anterior, e incluso ha aumentado levemente el porcentaje de encuestados que dicen que el virus y la enfermedad les preocupa poco o nada”, detallan los investigadores.

Evolución de la pandemia

Las principales preocupaciones se mantienen similares a la ronda anterior (posible saturación de servicios sanitarios, gente que no utiliza mascarilla, hipotéticos nuevos confinamientos), pero aumentan la preocupación por la situación económica y laboral: por ejemplo, a uno de cada dos encuestados le preocupa mucho poder perder su trabajo.

Además, situaciones que preocupaban menos a la población en la primera ronda del estudio (realizada entre el 27 de julio y el 3 de agosto), como la salud física y mental, salir a la calle y el cierre de centros educativos, aumentaron en esta segunda ronda.

En general, la percepción de la población sobre la evolución de la pandemia empeoró: un 47 por ciento de los encuestados cree que lo peor de la pandemia está por venir y un 31 por ciento, que ahora (por finales de septiembre) se está viviendo lo peor. Sin embargo, la percepción sobre la gravedad que tendría la enfermedad en caso de contagiarse descendió: un 39 por ciento considera que sería “grave o muy grave”, frente a un 43 por ciento de la encuesta anterior, y solo un 27 por ciento de la población cree que sus probabilidades de contagio son elevadas o muy elevadas.

Esta segunda ronda del citado estudio refleja también que aumentó un 5 por ciento la población que percibe como ‘difícil o muy difícil‘ evitar el contagio y la infección. En torno a un 75 por ciento de los participantes considera que existe una alta probabilidad de contagio en sitios concurridos en espacios cerrados; la percepción del riesgo se reduce cuando el sitio, a pesar de ser concurrido, es un espacio abierto (52%).

Sobre la vacunación

Utilizar el transporte público, reunirse con familiares o amigos en casa o acudir a un centro sanitario siguen siendo situaciones en las que la precepción del riesgo de contagiarse es alta. Además, el 48 por ciento de la población cree que es probable contagiarse en los centros educativos y el 45 por ciento, al trabajar presencialmente.

“Por lo general, el conocimiento sobre las formas de contagio es adecuado y se mantiene alto. Sobre el uso de la mascarilla, el conocimiento ha ido mejorando a lo largo del tiempo, pero sigue habiendo un 9 por ciento que cree que hay que quitarse la mascarilla para toser o estornudar”, explican los autores de esta encuesta.

En la ronda primera, realizada a finales de julio, el 70 por ciento de los encuestados decía estar de acuerdo en vacunarse de forma inmediata si ya hubiera una vacuna disponible y estuviera indicada por las autoridades. En esta segunda ronda, el porcentaje desciende y se sitúa en un 43 por ciento. Entre las razones que las personas encuestadas arguyen son ‘riesgos para la salud‘ (59%) y ‘creo que no será eficaz‘ (16%).