Política y Sociedad CONCLUSIÓN DE LOS ESPECIALISTAS REUNIDOS POR LA FUNDACIÓN RAMÓN ARECES

España revalida su liderazgo mundial en hepatitis C por número de pacientes tratados

La mesa redonda sobre los avances, el control y la innovación en hepatitis C, organizada por la Fundación Ramón Areces, ha confirmado que España se mantiene como líder mundial en esta patología por número de pacientes tratados y por su muy alta tasa de curaciones.

Honorio-Carlos Bando

La enfermedad, hoy

Como académico de la Real Academia Nacional de Farmacia (RANF), el doctor Honorio-Carlos Bando, dio la bienvenida a un acto del mayor valor formador y divulgativo. Además, expresó su deseo de que los pacientes, con hepatitis C u otra patología, sean siempre corresponsables de su propio proceso terapéutico, a partir de una adecuada información ofrecida por los profesionales de la salud, las autoridades sanitarias y la sociedad civil en su conjunto.

No obstante, también asumió Honorio-Carlos Bando que el ordenamiento jurídico, por otro lado, siempre va por detrás de la realidad social, científica y tecnológica, a pesar de lo cual ¡, estima necesario aproximar el marco legal a los grandes avances que experimenta el mundo actual.

Escuchar a los que saben

Bando destacó, igualmente, la vigencia de escuchar a los especialistas en hepatitis C, en un encuentro abierto a la participación de los asistentes, a partir de un afán común por mejorar juntos la calidad de vida y la salud de las personas, como ilustra la trayectoria de la entidad convocante.

El, además, académico y profesor honorario de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) también destacó el carácter laureado, clínico, docente e investigador de los tres médicos especialistas ponentes en la mesa sobre las infecciones inflamatorias del hígado más letales hasta hace poco.

José María Medina

Caminos compartidos

El doctor José María Medina, que es miembro del Comité Científico de la Fundación Ramón Areces, encuadró la razón de ser de esta organización en la expansión de las ciencias de la vida.

Como casa heredera del espíritu humanista de su fundador, el anfitrión habló de la generación y difusión del pensamiento científico puesto al servicio de las disciplinas que escudriñan la materia y analizan los fundamentos de la vida, tareas en las que ubicó la lucha contra la infección, la biotecnología de la alimentación y el cuidado de la salud frente a la enfermedad, principalmente.

Esta es una producción en la que incluyó José María Medina la formación especializada a través de más de 500 becas concedidas hasta la fecha, además de la puesta en común y transmisión de los resultados de los investigadores premiados.

Antonio L. Doadrio

Desde la Farmacia

El presidente de la RANF, Antonio L. Doadrio, se remontó a la ilustración dieciochesca en la que surgió esta regia institución, hoy dependiente del Consejo de Universidades, cuyo desarrollo actual enlaza o discurre en paralelo con las mismas motivaciones que la Fundación Ramón Areces, tal como expresó.

Destacó Antonio L. Doadrio la labor de la RANF en términos de jornadas científicas y farmacéuticas, con la reciente aportación, desde una perspectiva más cultural, de pintura japonesa tradicional realizada en presentes dirigidos al Emperador, de factura tan exquisita como única, unas piezas de las que ya cuenta con 1.500 originales, incrementadas mediante compra sobre un fondo creado a partir de una donación personal de un ciudadano originario del país asiático.

El máximo representante de la RANF sumó, para terminar sus palabras, su orgullo de ser español al hecho de compartir la misma nacionalidad de los profesionales sanitarios que hicieron posible el gran éxito nacional contra la hepatitis C.

Francisco Javier Crespo

Conocer el virus

El jefe del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander, el doctor Francisco Javier Crespo, explicó que la falta de vacuna hace necesario eliminar la hepatitis desde la clínica apoyada en tratamientos enormemente efectivos, disponibles desde hace apenas un lustro.

Todo ello a partir de una perspectiva reciente que permite trabajar con mayor precisión y posibilidades de éxito respecto a la meta plausible de lograr la erradicación de la infección por el virus de la hepatitis C a medio plazo, según expresó Francisco Javier Crespo.

Así, al mostrar un mapamundi de la hepatitis C, Crespo fijó en un 1 a 2 por ciento la parte de la población mundial afectada por el virus de la hepatitis C, equivalente a una prevalencia de 70 millones de personas en el planeta.

Distinta vía de infección

En el caso de España, habló este ponente de un pico epidemiológico en los nacidos en los años 70 del siglo XX, altamente asociado al consumo de drogas parenterale, vía de infección que, en la actualidad, se vioo desplazada por el sexo practicado entre hombres, muchas veces asociado a conductas de riesgo.

Crespo aludió a la cohorte ETHON, realizada por la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) con 12.000 pacientes, sobre un total de 60.000 consultados, y que redujo la prevalencia de la infección de hepatitis C en España por debajo de la estimada hasta la primavera de 2015. Si antes se temía una prevalencia de infección activa del 0,8 por ciento de la población, la investigación redujo este porcentaje al 0,34 por ciento, tras prueba PCR de detección de carga viral, dato distinto al de las personas con anticuerpos, que no se pueden eliminar y siguen en el sujeto, incluso después de curado.

Antonio Doadrio, Jose María Medina y Honorio-Carlos Bando

Barato y efectivo

Defendió este especialista, sin género de dudas, que el tratamiento para la hepatitis C es notablemente coste eficiente, al ofrecer un coste medio de 5.000 euros por paciente menor de 65 años. Según los trabajos ya realizados por él desde 2015 y contrastados con los datos aportados por la cohorte de San Pedro de Alcántara (Cáceres) y la de Cataluña.

Esta información la completó este ponente con la obtenida por la cohorte del Ministerio de Sanidad, una vez tratadas 130.258 personas con los nuevos antivirales, en un contexto de carga de enfermedad de 250.000 personas infectadas por el virus de la hepatitis C en el país, muy por debajo de las 600.000 que se calcularon al inicio del Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C en España.

Reclusos y coinfección

Sobre la población reclusa, Crespo estima que su prevalencia es 20 veces superior a la de la población general, aunque existen programas específicos en medio penitenciario con la dificultad que implican los individuos internados de manera discontinua.

Sobre coinfección con VIH, habló Crespo de un 3 por ciento de los casos, con la ventaja de que existe un control muy competente de los pacientes crónicos tratados por sida, desarrollado desde hace décadas.

Cribar es buena praxis

Por otro lado, lamenta este facultativo que el 20 por ciento de los pacientes sean diagnosticados tardíamente y ya en fase cirrótica o precirrótica, a lo que opuso un cribado por criterios de riesgo por edad como factor determinante para encontrar la infección oculta.

Concluyó, por eso, Crespo que no cribar es una mala praxis clínica porque solo cuesta un euro por persona y ahorra muchos riesgos y potenciales sufrimientos. Y razonó que, si el objetivo es evitar que en España muchos pacientes diagnósticos tengan ya cirrosis, hay que detectar mucho antes a las personas infectadas.

José Luis Calleja

Evolución farmacológica

El jefe del Servicio de Aparato Digestivo del madrileño Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda, el doctor José Luis Calleja, destacó la gran capacidad de división y proliferación del virus de la hepatitis C en la persona infectada, aunque celebra, por el contrario, que dicho virus no se integre en la célula afectada y que, por tanto, puede ser eliminado completamente en el paciente.

Históricamente, José Luis Calleja partió del escaso 1 por ciento de curaciones que se lograban con el interferón y su rémora de importantes efectos secundarios y muchas exclusiones de pacientes por motivos de estado de salud, embarazo o edad, además de la exposición de pacientes tratados a tratamientos de año y medio y problemas posibles, como la intolerancia a la ribavirina, terapia complementaria a ese ese tratamiento ya totalmente superado.

Los nuevos antivirales directos

Aludió también Calleja a un trabajo publicado con su autoría en la revista Journal of Hepatology, que recogió una investigación según la cual un 50 por ciento de pacientes cirróticos, tratados con dos antivirales de acción directa combinados, lograron tasas de curación del 95 por ciento.

Destacó también este ponente la aptitud de las combinaciones de los nuevos antivirales para ser usados contra los distintos genotipos del virus de la hepatitis C y distinguió entre la presencia de virus en una persona y que tenga o no efecto en la salud por causa de la infección.

Como resultado del plan estratégico, Calleja señaló logros como una menor mortalidad por enfermedad hepática y la reducción de otras patologías derivadas del virus de la hepatitis C, como linfomas o problemas cardiovasculares relacionados con este virus.

Curación casi total

No obstante, advirtió este especialista, el gran éxito logrado por el país contra la hepatitis C no garantiza evitar del todo la hipertensión portal en parte de los casos o las varices esofágicas, por ejemplo, además de aquellos escasos pacientes tan frágiles en los que los nuevos tratamientos empeoraban la función hepática.

En cualquier caso, Calleja alabó el éxito colectivo logrado con el lanzamiento del plan en abril de 2015. Sobre el cribado general, propuso imitar el modelo de Francia, ya puesto en marcha a un asequible coste unitario por persona de euro y medio. Junto a ello, mencionó también que la curación del virus se extiende a pacientes con ausencia de fibrosis.

Recomendó este ponente, finalmente, que se haga el cribado a la población general, en coincidencia con algún análisis de sangre requerido por otras causas o en una de las visitas que hacen los ciudadanos a su médico de Familia, que es como media cada dos años y medio, según sus datos.

Valentín Cuervas-Mons

Menos trasplantes necesarios

El jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Puerta de Hierro, el doctor Valentín Cuervas-Mons, disertó sobre trasplante de hígado, como resultado de una enfermedad silente que, a los 20 ó 30 años de la infección, puede convertirse en una cirrosis para el 20 por ciento de las personas portadoras y enfermas, aunque no lo sepan.

También catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), calculó que se realiza un trasplante cada ocho horas en España, con un total próximo a los 29.000 pacientes injertados hasta el momento, a una tasa de 1.200 intervenciones anuales, un éxito trasplantador que conduce a altas supervivencias en el tiempo que se mantienen en el 50 por ciento de los pacientes a los 20 años de recibir el hígado donado.

Concretó Valentín Cuervas-Mons, además, que el 34 por ciento de los trasplantes hepáticos se debe al virus de la hepatitis C por cirrosis descompensada o hepatocarcinoma. Sin embargo, alertó de que la recidiva por este virus ofrece mayor mortalidad que la debida al alcohol y otras causas.

Bajada de la demanda

También refirió Cuervas-Mons que, tras el uso masivo de antivirales de acción directa (AAD), la demanda de trasplantes de hígado bajó a la mitad, con una reducción del 43,7 por ciento visto hasta 2017.

Todo ello en una realidad confirmada por la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), al constatarse una reducción de 300 pacientes en lista de espera, que lo hubieran necesitado, si el virus de la hepatitis C no hubiese sido eliminado de su hígado.

Segunda generación de AAD

Estos son buenos datos aún mejorados por el desarrollo de los AAD de segunda generación, obtenidos con combinaciones de los existentes, según aseveró Cuervas-Mons. Y todo ello con una pastilla oral que hace olvidar los anteriores tratamientos inyectables y un excesivo número de fármacos a administrar. Además, citó la capacidad actual para trasplantar en situación avírica, es decir, sin presencia de virus, que minimiza la posibilidad de infección para el injerto.

José Ramón Luis Yagüe

Observó este ponente, en otro orden, que es necesario vigilar alguna posible interacción de los AAD con algunos inmunosupresores necesarios en los trasplantes. Para concluir, expuso que son suficientes las 26 unidades de trasplante de hígado existentes en España y desaconsejó tanto su aumento como su reducción.

Orgullo de Farmaindustria

Como asistente desde el público, José Ramón Luis Yagüe, que es responsable de Farmaindustria para asuntos autonómicos, igualó la llegada de los nuevos medicamentos para la hepatitis C en el siglo XXI al descubrimiento de la penicilina en el XX.

A lo anterior, José Ramón Luis Yagüe añadió su reflexión sobre el número de unidades de trasplante hepático existentes en España, dando a entender, quizás, que suprimir alguna unidad infrautilizada podría liberar recursos para otros fines médicos.

Deja un comentario