Política y Sociedad Advertencia desde la Fundación Bamberg

Dedicar los fondos europeos a gasto estructural y no innovador sería una equivocación

La última cita organizada por la Fundación Bamberg ha advertido del riesgo que supone para España dedicar los fondos que lleguen de Europa a gastos estructurales y no a inversiones capaces de modernizar la Sanidad del país, mediante la innovación terapéutica y la renovación de la tecnología sanitaria instalada.

La coincidencia en esta premisa nació del acuerdo habido en esta última sesión, hasta el momento, del ciclo de encuentros ‘Conviviendo con la Covid19‘ de esta entidad convocante, que, en esta ocasión, estuvo dedicada a la financiación sanitaria en tiempos de crisis y en la que participaron líderes autonómicos, responsables industriales y portavoces sanitarios de partidos políticos.

De la precariedad a la sensatez

El presidente de la Fundación Bamberg, Ignacio Para, abordó en su discurso inaugural los aspectos nucleares de la financiación sanitaria en España. Con sus palabras, compartió su preocupación y la de todos por el mejor uso que se vaya a dar a los recursos dinerarios que se arbitren en favor de la Sanidad, desde el mandato ético y cívico de que la riqueza cada vez más escasa en el país no esté sujeta a corruptelas o amiguismos que nazcan antes de los despilfarros de raíz ideológica o sectaria que del interés general.

Sin Sanidad finalista

Recordó Ignacio Para que las partidas destinadas para Sanidad, a través de los Presupuestos Generales del Estado, se asignan a cada territorio sin carácter finalista, con particularidades para País Vasco y Navarra, lo que permite una discrecionalidad autonómica en la elección del dinero aportado a salud que redunda en notables estridencias regionales, como fueron, por ejemplo, la determinación del 40,3 por ciento del presupuesto de Galicia a Sanidad, frente al 27,7 por ciento seleccionado por Andalucía.

Evocó el citado directivo de este think tank que 2017 fue un año clave para la renovación del sistema sanitario y que, durante la pasada crisis, la Andalucía del Gobierno regional anterior fue la comunidad autónoma que cerró más camas hospitalarias y que prescindió de un mayor número de profesionales sanitarios.

Insuficiencia presupuestaria

Para criticó la bajada progresiva del presupuesto nacional en Sanidad, anclado levemente por encima del 6 por ciento del PIB, frente a una mayor vitalidad del gasto sanitario privado en las últimas décadas, hasta llegar a un 8,2 por ciento total para el conjunto a Sanidad.

Asume el presidente de esta organización que habrá que analizar, antes que tarde, el coste total causado por la pandemia y el subsiguiente efecto de bola de nieve acumulado por el parón efectuado en la atención al resto de las patologías, al primar la asistencia a los pacientes afectados por el nuevo patógeno.

Frente a la parálisis administrativa

Advirtió, además, Para de que la parálisis administrativa decretada estos meses arrastra, y arrastrará, al común de los sectores productivos y economías auxiliares esenciales para España, con un claro horizonte de recaudación impositiva a la baja, en paralelo al grave problema de la deuda pública, que en agosto pasado ya supuso el 111 por ciento del PIB.

Lamenta este directivo que la recuperación se contemple como algo muy difícil, al cundir el miedo al emprendimiento e incurrirse en una inacción que será suicida para la economía, a partir solo de datos de PIB, centrado en la evolución interior, y sin poder calibrar todavía la marcha del comercio exterior, refugio de la generación de riqueza en la pasada crisis.

Hora de decisiones valientes

En palabras de Para, llegó la hora de tomar decisiones sin caer en tentaciones de poder ni despilfarros de corte ideológico que hipotequen aún más el futuro económico del país, al agudizar el ingenio que venza el general estado de aturdimiento en el que se encuentra el país.

De esta forma, serán plausibles las mejores determinaciones de unos y otros, al tiempo que se denostan las actitudes cerriles e improductivas, con la ocasión de escuchar a voces muy cualificadas de los sectores público y privado durante esta convocatoria del citado ciclo.

Elogió este ponente a los medicamentos que aporta la industria farmacéutica, en ocasiones curativos, como se conocieron algunos en los últimos años, por la liberación que suponen de carga de enfermedad y de su lastre económico asociado.

Sin planes E

Para quiso, además, rogar que la autoridad del país renueve el sistema sanitario y evite tentaciones fáciles y peligrosas para la marcha futura de la economía, como recurrir a estrategias como el Plan E, o Plan Español para el Estímulo de la Economía y el Empleo, que impulsó el, por entonces, presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, como respuesta a la crisis económica surgida en 2007.

Innovación para salir de la pandemia

Este ponente, que moderó la primera tanda de intervenciones, sobre la base de otear como ha de ser la financiación sanitaria del futuro, emplazó a todos a la próxima cita de la Fundación Bamberg, que se llevará a cabo el jueves, 26 de noviembre, con el tema de las vacunas y tratamientos para salir de la pandemia, desde el conocimiento aportado por virólogos y otros perfiles de especialización que ayuden a conocer el estado del arte en esta situación capital.

Entonces, tendrá Para, como en esta última ocasión, sus mejores palabras de gratitud, por hacer posibles estos encuentros para la reflexión y el debate, dirigidas a entidades, compañías e instituciones como Farmaindustria, Lilly, Bristol Myers Squibb (BMS), Astellas, Novolab, GSK, Daiichi-Sankyo, Tesera de Hospitalidad, Grupo Ribera Salud, BFF Banking Group, ASISA y la Federación de Empresas de Tecnología Sanitaria (FENIN).

Manuel García Goñi

Siglo XXI, décadas de crisis

El docente titular de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), el profesor Manuel García Goñi, explicó que la actual crisis no llegó sola, sino que todavía tiene raíces remotas en la de 2008, hasta haber llegado a un caída del 21,5 por ciento del PIB en el segundo trimestre de este año 2020.

Hubo que sumar a lo anterior la pérdida en la recuperación del empleo observada hasta finales de 2019, y cuyo destrozo puede ser aún mayor, si la fuerza de trabajo retenida en los ERTE no vuelve a sus puestos y se genera un 3 por ciento más de paro.

Ante esta situación tan oscura, pide Manuel García Goñi al Gobierno que los Presupuestos Generales del Estado sean realistas y que no se desboque el déficit público y no se haga más pesada la losa de la deuda nacional que amenaza con hundir definitivamente al país, en un contexto de desplome de la recaudación, temor en las familias al consumo y una segunda ola encadenada con mayor endeudamiento público y familiar.

Extraordinaria demanda asistencial

García Goñi destacó la extraordinaria demanda asistencial provocada por la Covid-19 y la que vendrá por haber postergado la atención a los pacientes crónicos, cuyos tratamientos suponen un mayor peso para las arcas públicas y se verán incrementados por la pérdida de adherencia terapéutica de estos meses.

Todo ello además de ganar peso el gasto de las intervenciones, los cribados de detección del patógeno y otros muchos conceptos asociados, al ser enormes las inversiones públicas y privadas empeñadas también en llegar a nuevos medicamentos y vacunas que deberán ser accesibles para todos, añadió este ponente.

Problema nacional lastrado

Este profesor de Economía reparó, igualmente, en el problema nacional que supone la dificultad para alcanzar consensos políticos que revitalicen el tejido productivo, a la espera de los 140.000 millones de euros prometidos condicionadamente desde Europa, de los que la mitad es de esperar que tengan destino directo.

En ese sentido, destacó García Goñi la necesidad de monitorizar las inversiones que se deriven de estos fondos, de manera que lleguen a su mejor destino estratégico, con transparencia y buen juicio, no sea que Europa se niegue a otorgarlos, si no ve claro su uso, por lo que insta a que se haga una escrupulosa adjudicación de dichos fondos y que las Administraciones salgan de la tradicional arbitrariedad en la asignación de recursos a Sanidad y, especialmente, se dirijan también al área social.

Atraer ensayos clínicos de fuera

García Goñi insistió en que hay que hacer de España un país más productivo y no un ente generador permanente de deuda pública condenado a alargar sus crisis, lo que pasa, según sus palabras, por modernizar la Administración pública, fomentar la colaboración público privada, atraer el máximo de ensayos clínicos de las compañías multinacionales al país e invertir fuertemente en tecnología sanitaria.

Ello a partir de planificaciones a medio y largo plazo en sectores estratégicos para la recuperación de España, como el farmacéutico y el de los dispositivos sanitarios, porque, insistió, gastar bien es invertir en ahorros futuros y racionalizar el gasto con buenas inversiones, criterio de eficiencia, desarrollo de nuevos medicamentos, compatibles, también, con genéricos y biosimilares.

Acierto de la entidad convocante

De todo ello, expresó este profesor su convencimiento en que esta jornada organizada por la Fundación Bamberg habrá de señalar el camino para que las inversiones sean coste-efectivas en España en su tortuoso camino hacia la recuperación económica.

En clave de financiación autonómica

La primera mesa, coordinada por el propio Para, se centró en los criterios de financiación de las comunidades autónomas y estuvo formada por consejeros en activo y responsables políticos, además de representantes de la industria farmacéutica, desde el interés común de unos y otros por determinar la forma de que España deje de ser un país secularmente deficitario en lo que toca a sus presupuestos para Sanidad.

Javier Fernández Carriedo

Menos recaudación en Castilla y León

Como primero en hablar, el consejero de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León, Javier Fernández Carriedo, enumeró la lista de impuestos cuya recaudación se ve estrechada por la pandemia, como el IVA, las transmisiones patrimoniales y otros preceptos fiscales.

Ello en paralelo a un aumento del gasto público por tener que recurrir a Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) extendidas, compras de test de antígenos, mayores gastos en residencias de mayores y para centros de discapacidad, entre otros nichos de gasto, a lo que sumó Javier Fernández Carriedo las partidas destinadas al estímulo al consumo y los instrumentos de protección social.

Todo hasta describir Fernández Carriedo un estado de debilitamiento para el conjunto de los recursos a disposición de las Administraciones públicas, como aprecia, por ejemplo, en el sostenimiento de servicios como, por ejemplo, los transportes públicos, a coste incrementado sin ser compensado por la utilización por parte de la ciudadanía.

Oportunidad de relanzamiento

Para este político, los cambios que se esperaban a seis o siete años vista se precipitaron en pocos meses, lo que permite, no obstante, aprovechar este impulso para construir una nueva sociedad con mejores oportunidades, mediante la atenuación del impacto en los territorios con objeto de sentar las bases de un mayor desarrollo.

Crear riqueza sin subir impuestos

Fernández Carriedo observa algunas diferencias respecto a la Comunidad de Madrid, al tener Castilla yLeón una extensión superior a la de Portugal o los países del antiguo Benelux, con una población notablemente envejecida. Sin embargo, ve puntos de coincidencia con la región madrileña, como tener claro que solo se podrá salir de la crisis con crecimiento económico y no mediante la subida de impuestos, que serían el tiro de gracia para la situación económica del país.

No a las herencias envenenadas

Ve este político riesgos de dejar una herencia envenenada para las generaciones futuras, si el Gobierno de la nación opta por hacer de la presente una legislatura para el gasto público e hipotecar el futuro, porque, a su juicio, más gasto público que se traduzca en más deuda solo puede llevar a un menor crecimiento y a más desempleo.

Pide Javier Fernández Carriedo no perder la oportunidad de lograr una sociedad más moderna, desde un enfoque cualitativo y no solo cuantitativo, a partir de los fondos que se vayan a recibir desde Europa, porque el déficit actual del país ya está un 10 por ciento por encima de su PIB.

Jesús Aguirre

Gasto extraordinario en Andalucía

El consejero de Sanidad de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, expresó su pesar por no poder estrechar abrazos, como también reseñó que la comunidad autónoma a la que representa tuvo un impacto en gasto extraordinario por la pandemia, de 679 millones de euros, junto al desembolso calculado de 179 millones de euros dirigidos a la adecuación de instalaciones sanitarias, con más de 800 obras, para el establecimiento de doble circuito sucio y no Covid.

Profesionales exhaustos

Jesús Aguirre cifra en 118.000 los trabajadores sanitarios en Andalucía, es decir, 13.000 más que hace dos años, junto a la contratación de 13.000 para atender la crisis sanitaria creada por la Covid-19, mediante contratos establecidos de noviembre a abril pasados, con el resultado de que las bolsas laborales están exhaustas y falta personal para cubrir las camas y UCI disponibles, con un coste del 6,7 por ciento del presupuesto sanitario regional.

Dentro de las estrategias asumidas por la cartera sanitaria del Gobierno regional, su titular habló de reprogramar los fondos FEDER, a pesar de haber recibido menos recursos que, por ejemplo, la Comunidad de Madrid, y de no haberse aplicado un enfoque más capitativo por parte de la Administración central.

Más presupuesto para la Sanidad andaluza

Establece Aguirre un 6,4 por ciento de aumento de presupuesto practicado desde 2018 en Andalucía, sobre 1.930 millones de euros, hasta al 7 por ciento el PIB regional destinado a Sanidad, que antes del cambio de Gobierno autonómico estaba anclado en el 6,1 por ciento, es decir, casi un punto por debajo.

Describió Aguirre la gran tensión causada por la pandemia para las cuentas públicas, sin que se sepa todavía lo que costará recuperar a los pacientes no Covid, lo que mantiene viva la pugna con la Consejería de Hacienda de su propio Ejecutivo.

Todo ello hasta el acuerdo de haber establecido un fondo adicional para Covid-19, de 450 millones de euro, ante lo que pudiera pasar en 2021, año en el que, confía este ponente, la situación habrá mejorado con la llegada de las vacunas para el SARS-CoV-2, para lo que pide a todos remar en la misma dirección.

Javier Fernández-Lasquetty

Desbordamiento presupuestario

El consejero de Hacienda del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, dibujó un panorama negro que solo permite funcionar en 2020 a puro pulmón y con el alivio puntual del fondo no reembolsable otorgado desde la Administración central.

Ello con un gasto extraordinario para la región madrileña, por culpa de la Covid-19, de 1.500 millones de euros, que dispararon el gasto sanitario por encima de los 10.000 millones de euros, con impactos mensuales de 25 millones de euros, cuantiosos gastos de infraestructuras de rastreadores y la creación del nuevo hospital monográfico de pandemias, el Isabel Zendal de Emergencias.

En opinión de Javier Fernández-Lasquetty los verdaderos problemas para las arcas autonómicas vendrán en 2021, porque el Gobierno central estableció una financiación tan alta que podría ser pan para ese año y hambre para el siguiente, dado que, en 2021, no es asumible esperar que haya una disponibilidad de 220.000 millones de euros, cuando ni siquiera los hubo en 2007, al no haber superado los 200.000 millones de euros, de lo que deduce que el 25 por ciento de gasto público que se prevé será claramente irreal.

El 2021, año de gastar en vacunas

Añadió a lo anterior Fernández-Lasquetty que 2021, desde una perspectiva de etapa presumiblemente post covid, también tendrá un fuerte capítulo de gasto por la compra de las vacunas necesarias. Por eso, contempla con horror la evolución económica que tenga el país y la región en los años 2022 y 2023, que serán muy duros, sin duda, por las liquidaciones y los ajustes de cuentas de presumibles como dos primeros años de pandemia, al estilo de lo que ocurrió en el terrible 2013, respecto al 2012 de la anterior crisis.

Fondos sin fondo

Sobre el esperado fondo de 10.000 millones de euros, anunciado por la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, el titular de la cartera de Hacienda de la Administración madrileña advirtió de que solo se conoció de manera verbal por parte de las regiones, al concurrir ignorancia, igualmente, sobre el mecanismo del Fondo de Recuperación y Resiliencia, dotado con más 60.000 millones, de llegada ignota.

Apuesta Fernández-Lasquetty por el fortalecimiento de las capacidades en salud y la mejora energética, mediante la transformación de equipamientos asistenciales que datan de los años 60 y 70, cuya renovación debe ser diligente de cara a eliminar su huella de carbono.

Se alineó este ponente con los que estiman que los ingresos coyunturales que se reciban desde Europa no deben ir a paliar la crisis estructural. Es decir, que los citados fondos europeos se sepulten en el gasto estructural, al ser mejor dedicarlos a las renovaciones tecnológicas y terapéuticas que permitan tener un mejor modelo asistencial a medio plazo, dentro de lo resumió en un ruego dirigido a la atención de la industria farmacéutica y la de tecnología sanitaria.

La sombra de Iván Redondo

Se teme Javier Fernández-Lasquetty que el uso final de los fondos europeos venga de Presidencia del Gobierno central, con protagonismo de Iván Redondo, desde el orillamiento a que se somete las ministras de Economía, Nadia Calviño, y Hacienda, con el problema que plantea que los referidos fondos europeos tienen recorrido corto, previsto para 2023 y 2029, respectivamente, en su calidad de palancas de transformación.

Alerta este ponente del peligro, ya mencionado antes, de que el Gobierno nacional pretenda un Plan E multiplicado por 10, porque eso sería multiplicar, a su juicio, por 10 el desastre económico, aspecto que puede evitarse mediante la  contabilidad analítica defendida en distintos foros por la secretaria general de FENIN, Margarita Alfonsel.

Por otro lado, para Fernández-Lasquetty, hasta ahora, el recurso fácil fue encerrar a la población, en lugar de proceder al uso masivo de test. Además, propone superar por todo lo anterior el corsé legal que se arrastra desde la Ley General de Sanidad (1986), sin que se hiciera ningún esfuerzo modernizador de calado en el país, como así ocurrió en el contexto europeo.

Margarita Alfonsel

Tecnología sanitaria

Margarita Alfonsel reclamó una financiación realista y estable para las comunidades autónomas, de cara a evitar sus grandes contrastes, y a partir de una deseable subida al 7 por ciento del PIB para Sanidad. Además, destacó los 400 millones de euros destinados a remozar el parte tecnológico sanitario desde la Administración central, al ser un avance positivo, aunque no suficiente.

Habría que trazar un mapa tecnológico para saber dónde y cuánto invertir de manera continuada en el tiempo, para evitar caer, de nuevo, en la obsolescencia, como advierten estudios muy fiables y profundos, refrendados por la industria e importantes sociedades médicas, según afirmó Alfonsel.

Rediseñar la asistencia sanitaria

Propone la secretaria general de FENIN rediseñar el actual sistema de salud y no destinar a gastos estructurales los fondos europeos, además de que las Administraciones cumplan sus compromisos de pago, tal como establece la ley, mediante unas mejores planificaciones y gestiones.

Todo ello a partir de modelos de eficiencia con interoperabildiad, contabilidad analítica, proyección a largo plazo en cuatrienios y no a años vista, para el manejo de los pacientes crónicos, sobre los que hay excelentes ejemplos en algunos territorios, mediante digitalización basada en la evidencia y el desarrollo de sistemas de información que permitan compartir la información, como procuran diferentes Gobiernos desde hace un tiempo, lo que demanda, a juicio de Alfonsel, un suficiente apoyo político y económico.

Índice de madurez digital

Sobre el índice de madurez digital, calculado en era preCovid, adelantó esta ponente que está sujeto a actualización y defiende la compra de equipos basados en valor, mediante el desarrollo de la ley de contratos de la Administración, con inclusión de los procesos de racionalización de criterios de adjudicación en función de la especificidad del sector sanitario, para aprovechar sinergias y poder llegar a una adecuada financiación para todos los territorios y ciudadanos dentro de una recuperación compartida.

Inyección de 400 millones

Alfonsel también confesó su desconocimiento actual sobre el destino que se vaya a dar a los citados 400 millones de euros, dirigidos a renovación tecnológica, por lo que ofrece a las Administraciones un gran caudal de información muy rigurosa, por su valor orientativo, además de explorar fórmulas de riesgo compartido en los procesos de renovación de equipos de tecnología sanitaria.

Humberto Arnés

Con la revolución biomédica

El director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, celebró que todos los participantes coincidieran en su deseo de salvaguardar el sistema sanitario frente a los desafíos que representa la revolución biomédica, el envejecimiento de la población, la cronicidad de sus patologías y el factor inesperado de la pandemia.

Para Humberto Arnés, de cara a optar a una adecuada financiación, equilibrada de gasto público, y con impulso a la investigación, España debe subir de su 6 por ciento, al menos, uno o dos puntos y medio de PIB, en función de su capacidad, hasta el 7 por ciento de esa magnitud, con un incremento calculado de 7.5000 millones anuales de euros más.

Ello de cara a renovar estructuras hoy ya muy obsoletas, además de repoblar los recursos humanos y corregir la descapitalización de 50.000 millones de euros sufrida en los últimos año, para que los fondos disponibles tengan un destino transformador y no servir únicamente como alivio coyuntural.

Salud es prosperidad

Como recordó Arnés, la salud es prosperidad y no solo lo contrario a la enfermedad, como demuestra que la caída de 150.000 millones de euros de PIB para el país sea comparable con los apenas 500 millones de euros que costará vacunar a toda la población en España.

Le sirvió este ejemplo al citado directivo para reforzar la idea de que invertir en medicamentos innovadores no es gastar, sino ahorrar a medio y largo plazo. Dado que admite que el  20 por ciento de las intervenciones sanitarias no son eficientes, opina que resulta imprescindible medir los resultados en todas las actuaciones y productos para optar a un sistema sanitario de calidad y sostenible.

Todo ello mediante fórmulas como los pagos diferidos, los techos de gasto, los pagos por resultados y los descuentos por volúmenes de ventas, en un contexto positivo para el sistema de protección intelectual, y gracias a la captación de ensayos clínicos para el país, que es referente mundial y que debería ser destino preferente de los fondos europeos que lleguen a España.

Acuerdos sector Estado

Destacó el director general de Farmaindustria la contribución del sector a la estabilidad del país, con mecanismos de contención del gasto con visión de control de los precios, como explicitan los convenios de colaboración entre industria y Administración para la devolución dineraria de los excedentes en ventas sobre PIB anual.

Por todo ello, Arnés quiso acabar con el infundio de que los medicamentos innovadores pongan en riesgo la sostenibilidad de la Sanidad, cuando lo que hacen es, precisamente, lo contrario, al reducir la carga de las enfermedades y aumentar la esperanza de vida de la población y su capacidad productiva.

Ignacio López Balboa

Realismo preocupado

Moderó la segunda sesión el doctor Ignacio López Balboa, que es patrono de la Fundación Bamberg, alarmado por la noticia de que Polonia pudiera ejercer su derecho de veto en la Unión Europea (UE) a que España reciba los fondos europeos a la manera que espera el Gobierno liderado por Pedro Sánchez.

Ello en una suerte de ver las vergüenzas cuando baje la marea y se sepa quien se estaba bañando sin ropa, a lo que opuso Ignacio López Balboa que en crisis como las actuales, no hay que ser ni muy pesimista ni muy optimista, sino simplemente realista, y ajustar bien las velas cuando soplan más fuertes los vientos de la incertidumbre, como dijo un célebre escritor estadounidense.

Patricia Gómez

Aplicar buenas prácticas

La consejera de Sanidad del Gobierno de Islas Baleares, Patricia Gómez, elogió la respuesta ágil y eficaz dada a la pandemia en este archipiélago, con opción a aprender de las buenas prácticas y más eficientes. Atribuye, además, a la deconstrucción realizada en Atención Primaria la virtualidad de haber salvado del colapso a los hospitales.

Todo ello al haber puesto en juego también mayores recursos materiales, profesionales y en los sistemas de información reforzados. Patricia Gómez, enfermera por vocación e investigadora por proyección, puso el acento en combatir el problema de las listas de espera y asegurar la salvaguarda de los pilares estratégicos del sistema sanitario.

Aumento presupuestario en Baleares

Sobre el cambio de Ejecutivo habido en el citado archipiélago, razona Gómez que hubiera sido imposible atender toda la demanda de la pandemia con los recursos que había en 2015, al haber aumentado la cartera sanitaria gubernamental el presupuesto en un 40 por ciento.

Con la vista puesta en 2021, esta ponente estima que sus presupuestos contemplan la contratación de 900 profesionales sanitarios para los que habrá que habilitar estrategias de fidelización al territorio, con elusión de la diáspora profesional desde los territorios insulares, a lo que suma que el año próximo, Baleares tendrá la agencia de Salud Pública más importante del país, en dura pugna con la de Cataluña.

Infraestructuras, niños y pandemias

Entre otros esfuerzos de último empeño, reseñó Gómez las actuaciones en los hospitales de Inca y Manacor, además de la integración lograda en Salud Mental. Se refirió, igualmente, a los proyectos de patología pediátrica respiratoria, Kid Covid, altamente eficientes para los niños escolarizados y sus familias durante la pandemia.

En definitiva, esta ponente aseveró que la fortaleza del sistema es patrimonio de todo, por lo que habría que aplicarle el concepto de solvencia que definió en fechas no lejanas a España como la mejor Sanidad del mundo, por delante, incluso, de Japón.

José María Vergeles

Hacia la financiación finalista

Durante su turno, el consejero de Sanidad y vicepresidente segundo de la Junta de Extremadura, José María Vergeles, señaló en 1.700 euros el presupuesto sanitario por habitante en esta región, un dato que le permitió iniciar su reflexión sobre la Sanidad que realmente quieren los ciudadanos, sin que sepan siempre su alto coste y sus formas de financiarla.

Este aspecto le llevó a José María Vergeles a vincular la Sanidad a los impuestos, en lo que podría ser un baño de realidad en el que la población sepa todo lo que cuesta la asistencia que recibe o recibirá. Se mostró, además, favorable a mejorar la financiación por objetivos finalistas, entre cuyas metas debería estar la creación de una buena red de Salud Pública.

Excesiva medicalización

Estima Vergeles que hay que repensar la excesiva medicalización en la que incurre el sistema sanitario, ante la excelente oportunidad que representan los fondos europeos, a través de un endeudamiento sensato que permita transformar el sistema de salud para que revierta malas dinámicas prolongadas en el tiempo.

Opina este ponente que el sistema sanitario español es austero y sigue en marcha a costa de los derechos laborales de los profesionales sanitarios, que sostienen todo el edificio asistencial sobre sus espaldas. Introdujo, además, la cuestión de la formación en digitalización de los profesionales sanitarios, al ser una revolución a la que se tuvieron que subir en marcha, lo que implicará reconocer, también, a su juicio, la carrera de investigador con un adecuado sistema de incentivos.

Juan Luis Steegman

Lobo entre ovejas

El portavoz de Sanidad del Grupo Vox en el Congreso de Diputados, Juan Luis Steegman, se sintió cordialmente como un lobo entre ovejas, al defender en minoría la eliminación del actual sistema autonómico. Pese a ello, alabó la buena gestión desarrollada frente a la pandemia en las Islas Baleares, cuyo Ejecutivo es de ideología contraria a la suya.

Apuesta Juan Luis Steegman por incluir a la Sanidad Privada en el sistema sanitario, para poner, entre todos, al ciudadano en el centro del sistema y poder así racionalizar el gasto, de manera que cada paciente sepa allí donde quiere ser tratado en función del conocimiento público que exista sobre la calidad de cada centro sanitario, una vez que se realicen los imprescindibles análisis de resultados asistenciales.

Recelos comunitarios

No entiende Steegman la predilección que manifiestan algunos responsables políticos por el endeudamiento en el que va a incurrir España, ni da la razón a aquellos que defienden que la única salvación vendrá de Europa, a tener en cuenta noticias poco propicias llegadas ese mismo día desde otros países comunitarios, sospechosos, quizás, de que el actual Gobierno de España no vaya a dar el uso más atinado a los fondos que le lleguen de la UE.

Profesionales mal pagados

Para este diputado de Vox, en lugar de mantener una Sanidad malbaratada, por pagar mal a sus profesionales, habría que retribuirles mejor bajo criterio de excelencia en el desempeño y para dotar al país de una sólida red de centros de referencia, mediante incentivos crematísticos, dado que entiende que el dinero es el principal y único motor de mejora profesional a partir del legítimo esfuerzo personal.

Por último, Steegman detecta en los consejeros del PSOE una cierta esquizofrenia, al coexistir en el Gobierno de coalición el partido de Unidas Podemos, totalmente opuesto a contar con la industria farmacéutica, por ejemplo, para la reconstrucción nacional.

Mónica Ausejo

Cambios inesperadamente acelerados

La directora de Acceso al Mercado de Bristol Myers Squibb (BMS) para España y Portugal, Mónica Ausejo, aseguró que los aprendizajes vienen de las enseñanzas al remarcar la necesidad de un cambio asistencial a compartir, como resumen de una suerte de cambios que estaban por llegar y que tuvieron que ponerse en marcha de manera tan abrupta con la irrupción de la Covid-19.

Entre las tareas pendientes a realizar en Sanidad, prioriza Mónica Ausejo el conocer los resultados de los medicamentos de cara a conocer en detalle el valor que aportan, sin olvidar la plasticidad que demuestra el sistema sanitario español, al volcarse en la atención domiciliaria, la telemedicina y la telefarmacia, entre otras disciplinas impulsadas tanto estos meses pasados.

Teresa Millán

De igual modo, Ausejo alaba la excelente respuesta ciudadana, incluso en zonas que no invitaban a pensar que fuera posible. Pone en valor, además, los 1.200 millones de euros que dedica el sector a I+D, a razón de un 5,2 por ciento de incremento anual.

Ello hasta llegar a un conocimiento que se traduzca en oportunidades sostenibles en el largo plazo y al servicio de la transformación sanitaria, al existir muchas áreas en expansión que hacen de la innovación un proceso sin parada posible.

Compartir espacios de consenso

La directora de Asuntos Corporativos de Lilly España, Teresa Millán, agradeció la oportunidad de compartir espacios de consenso como base sobre la que construir nuevas oportunidades y desde el principio básico de que gastar en salud siempre es invertir cuando se hace bien.

Pone Teresa Millán su esperanza en las vacunas en desarrollo y los tratamientos potenciales para la Covid-19, para devolver la estabilidad y la salud a la población, a pesar de existir una infrafinanciación agudizada por la pandemia, que, además, distorsiona en 2020 la inversión dedicada a I+D por el sector farmacéutico. También, alberga deseos de mejora mediante cambios profundos acaecidos a través de un marco de estabilización posible con los anunciados fondos europeos.

Antonio Alarcó

Como vías para el desarrollo en España, sugiere Millán una mayor proyección verde, mejor planificación sanitaria y un buen uso de los fondos para la obtención de datos que ayuden a la toma de las decisiones clínicas, con el potencial que representa la Medicina de Precisión a la hora de afinar los tratamientos, para gastar mejor en beneficio de los pacientes, al contar con la colaboración de las compañías del sector en un compromiso que no se detiene, haya pandemia o no, por ser siempre un partner fiable y leal.

Por una estrategia nacional

Llegado en última instancia, el portavoz de Sanidad del Grupo Parlamentario Popular (GPP) en el Senado, Antonio Alarcó, insta a generar una estrategia nacional para que el sistema sanitario sea consciente, y planifique debidamente, donde debe invertir los nuevos recursos que el lleguen desde España o la autoridad europea.

Antonio Alarcó dijo esto con la mente puesta especialmente en los tres millones de personas que viven solas en España con más de 65 años. Ante esta situación, que no puede hacer otra cosa que complicarse en los próximos años, pide un Pacto de Estado por la Sanidad para aterrizar el dinero del que se disponga en una cartera de servicios bien definida y consensuada.

Además, estima Alarcó que hay que actuar ya en materia de recursos humanos sanitarios, porque el 44 por ciento de los profesionales, como él mismo, por ejemplo, está contra las cuerdas por los sucesivos envites de la pandemia.

Jesús Aguilar

Las farmacias, siempre atentas

También intervino el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), Jesús Aguilar, para resumir los aspectos más destacados durante las dos mesas de debate habidas en la jornada, además de defender el papel de las farmacias en su dimensión asistencial, demostrada con un alto precio pagado en vidas, recursos propios y salud por este sector, durante la pandemia.

En sus conclusiones, Jesús Aguilar recogió el guante de la atención a la cronicidad desde las boticas y la necesidad de apuntar bien hacia dónde se quieren destinar los fondos que se arbitren para la reconstrucción del país.

Mario Mingo

Recordó, además, Aguilar las palabras que él mismo dirigió a la comisión de la Cámara Baja de reconstrucción nacional, desde la premisa de que tal relanzamiento económico y social no será posible sin contar con la red de farmacias que lleva la atención al último rincón del territorio, dentro de un modelo mundialmente alabado.

Estima este ponente que ya es el tiempo de las farmacias de Atención Primaria mediante dispensación domiciliaria, protocolos sociosanitarios, integración en las políticas de Salud Pública y una vigilancia epidemiológica que también debe incluir los programas de vacunación, a la vez que se pueda consultar los itinerarios farmacoterapéuticos de los pacientes en sus visitas a las farmacias, dentro de una historia clínica única y compartida por todos los agentes de salud y sin discriminación de las farmacias.

Resumen preciso

Previamente a la última intervención del día, y como emplazamiento a la próxima cita con el debate de la Fundación Bamberg, el presidente de su Consejo Asesor, Mario Mingo, destacó de las conclusiones el extraordinario empeño autonómico realizado en España para dar respuesta a la pandemia.

Este fue un ciclópeo esfuerzo que no disipa, sin embargo, una gran preocupación en los analistas y responsables políticos sobre los nubarrones de incertidumbre que se ciernen sobre la tesorería de las regiones hasta los años 2023 y 2024, desde el sentir general de los ponentes de que las ayudas que vengan desde Europa se dirijan al crecimiento económico y no se incurra en una fuerte oleada de impuestos.

Todo ello para primar la investigación y la renovación tecnológica con un deseable 7 por ciento del PIB para la Sanidad en España, en consonancia con su nivel de desarrollo. Sentenció, también, Mario Mingo que, hoy por hoy, el dinero mejor empleado es el que va dirigido a los nuevos tratamientos y vacunas que se desarrollan para el SARS-CoV-2.

Guillermo Fernández Vara

Aprender de los errores

Como última autoridad y voz en intervenir, el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, recomienda la vía del diálogo apoyado en la sociedad civil para llegar a reformas de calado en Sanidad. En ese sentido, asume que los proyectos legislativos que nacen después de haber, previamente, consensuado con los actores sociales más interesados, no suelen encontrar serios problemas de tramitación en el Congreso de los Diputados, dado que no es voluntad de la política y en contra del sentir generalizado de los ciudadanos.

Partidario de asumir los errores propios siempre que la perspectiva del tiempo lo demuestre, Guillermo Fernández Vara asume su parte de culpa en que el modelo autonómico renunciara a la responsabilidad centralizada sobre Salud Pública cuando se transfirieron las competencias sanitarias a las comunidades autónomas, de forma que, desde aquel remoto año 2002, hubo que ver como, a golpe de estatuto de autonomía, se perpetraban dislates, como romper el calendario vacunal único.

Conferencias de presidentes

Para el máximo representante político de los extremeños, uno de los aciertos forzados por la llegada de la pandemia fue la convocatoria de las Conferencias de Presidentes autonómicos con la autoridad central, con el ánimo común de llegar a beneficios compartidos.

Todo ello al estilo de lo que se logra, y nadie discute ya al presente, como el hecho vertebrador de las confederaciones hidrográficas, al asumir todos los territorios que el agua es de todos y no entiende de límites geográficos. A los que recelan de los consensos amplios, Fernández Vara opone la idea de que compartir la soberanía es conseguir que todas las partes salgan fortalecidas.

Repensar la financiación

Entiende, además, Fernández Vara que, en un país no exento de fraude fiscal, como España, la financiación de la Sanidad se podría vincular a la recaudación del IVA a la Sanidad, junto a otras figuras impositivas, porque, argumentó, esta requiere enormes recursos, si realmente se quiere dotarla de una cartera completa de prestaciones y si no se quiere que se pague por nivel de renta, como sería otra opción.

Apena a este ponente, del que Para hizo los más afectuosos elogios, por el riesgo que tienen los actuales habitantes de España de dejar una deuda mutualizada a las generaciones venideras, además del hecho, aseveró, de que nadie se merece heredar un país dividido.

Acompañar en el duelo

Del hecho de haber tenido que acompañar en el duelo a familiares con seres queridos fallecidos durante la pandemia, Fernández Vara testimonió que también fue grave el error de haber cedido a terceros países, como China e India, la producción de bienes estratégicos, como los equipos personales de protección frente a pandemias, por lo que se propuso enmendar este fallo, con la generación infraestructuras en esta región, con, por ejemplo, la creación de una fábrica de guantes de nitrilo.

Sobre la cuestión de los recursos humanos sanitarios, entonó, igualmente, este ponente un mea culpa, compartido con muchos que no lo reconocen, por no haber visto en su momento que la subida de renta habida en España por su mayor desarrollo, se iba a ver acompañada por un mayor crecimiento del sector sanitario privado, libremente elegido por los ciudadanos, de lo que resulta que la Sanidad Pública tiene que entrar en competencia para retener talento o, incluso, disponer de perfiles asistenciales cada día más escasos.

Éxito de la ONT

Como éxitos nacionales, Fernández Vara destacó la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), por su planteamiento modélico en el mundo, con elogios igualmente para el sistema de Médicos Internos Residentes (MIR), aunque ve a este último necesitado de actualización, ante la carencia de especialistas en los hospitales de área, antes llamados comarcales.

De esta forma recomienda este ponente que las Administraciones paguen adecuadamente a los sanitarios en todos los territorios, a la vez que estos deberían devolver la confianza puesta en ellos, y unos mayores recursos, con un compromiso temporal de permanencia.

Finalmente, Fernández Vara elogió el gran trabajo realizado por farmacéuticos y veterinarios, sin que se les tenga tan presentes como se merecen, a la vez que adelantó sus próximas reuniones con los responsables de FENIN y Farmaindustria.