Política y Sociedad Según la XII Conferencia de las plataformas tecnológicas de Farmaindustria, FENIN y ASEBIO

España carece de una estrategia digital sanitaria con proyección a diez años

Además de servir para confirmar el vigor de los sectores farmacéutico, biotecnoloógico y de tecnología sanitaria, la XII Conferencia Anual de Plataformas Tecnológicas de Investigación Biomédica ha evidenciado que España carece de una estrategia digital sanitaria con proyección a diez años, a pesar de tener todo lo necesario para ello.

Humberto Arnés

 Revolución imparable

El director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, celebró poder compartir las últimas tendencias en investigación biomédica en España y todas las oportunidades que ofrecen, después de los 12 años de conferencias que han constatado la mayor revolución en este campo, de una manera antes realmente insospechada. En ese sentido, entendió que las terapias génicas y celulares representan un nuevo paradigma en el abordaje de la enfermedad.

Como esfuerzo sectorial, citó los 1.150 millones de euros destinados a I+D en 2017, con perspectiva de superación de esa cantidad en 2018, una vez que se conozcan sus datos. Lo que supone haber triplicado las inversiones en investigación y desarrollo en los últimos tiempos, según aseguró, con una reorientación de los fondos mucho más abierta que antes, tras haber superado tendencias endogámicas que ahora se evitan. Porque hoy la colaboración se realiza con múltiples centros de investigación y asistenciales, tal como aseguró.

Amelia Martín

Competencia productiva

Desde esta responsabilidad, que tiene como centro el paciente, su calidad de vida y su ausencia de dolor, coexiste una natural competencia industrial que redunda en mayor generación de valor, en palabras de Humberto Arnés. Esto se traduce, para el director general de Farmaindustria, en una mayor cimentación de la fuerte base investigadora del sector, en sintonía con un Sistema Nacional de Salud (SNS) dotado con profesionales y centros de primer nivel en el contexto mundial.

Gracias a este esfuerzo colaborativo, situó a España como segundo país en investigación clínica del mundo, sólo por detrás de Estados Unidos. Una potencia que habilita al país para captar proyectos de investigación en dura lid con otras regiones del planeta. Aspecto que le permitió hablar de logros que devienen de acortar plazos y ofrecer las máximas garantías en las tareas científicas.

En esta evolución descrita, Arnés desatacó la creación de hubs y grandes proyectos como Best y FarmaBiotech, Este último capaz de acercar el conocimiento a la industria desde pequeños focos de investigación, después de ocho años de trayectoria. Dentro de este contexto fecundo y complejo, el director general de la patronal farmacéutica también pidió de los poderes públicos mayores inversiones, un marco legislativo estable y agilidad en los procedimientos administrativos.

Javier Urzay

Inversiones crecientes

El vicepresidente de Farmaindustria, Javier Urzay, razonó que estamos en un momento perfecto para hacer de España un país avanzado e intensivo en innovación, con cifras sectoriales que hablan de 605,4 millones de euros invertidos intramuros y de 541,2 millones extramuros, es decir, fuera de la industria, aunque con sus fondos.

Como buque insignia de todo este empeño, colocó el Proyecto Best, que ya cuenta con 13 comunidades autónomas y 54 centros adheridos, por lo que España ya es el segundo lugar de investigación para muchas compañías farmacéuticas mundiales.

Dentro de un panorama que mejorará aún más a instancias de la legislación europea. Ello con el propósito de ahorrar hasta 25 días en le reclutamiento de pacientes, dentro de tasas del 95 por ciento, y un 52 por ciento en fases tempranas, donde la mitad de los proyectos van a Oncología y España sólo va por detrás de Bélgica, Francia y Alemania, según concretó. Recordó así mismo Urzay que España fue el primer país de la Unión Europea en transponer la normativa continental  de ensayos clínicos.

Margarita Alfonsel

Apuesta tecnológica sostenida

La secretaria general de la Federación de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), Margarita Alfonsel, también elogió el enorme éxito que supone celebrar una duodécima conferencia, al ser un foro multisectorial con participación de más de 400 entidades.

Como líneas de trabajo de Fenin, Alfonsel enumeró el networking, la innovación y el apoyo a la cooperación. En el primer capítulo, declaró que la federación trabaja estrechamente con clusters, el sector privado, la plataforma ITEMAS y foros con 380 empresas y decenas de proyectos maduros, además de cooperar con la patronal europea y la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE).

Dada la escasez actual de financiación, apuntó a la compra pública innovadora como vía para ofrecer a los pacientes la innovación necesaria en tecnología sanitaria, una misión para la que su organización sirve de puente entre las empresas y las administraciones. Y agregó la idea, además, de que las circunstancias políticas no sean perturbaciones en los procesos normales de adquisición.

Sergio Muñoz

Abrirse al exterior

Alfonsel también reiteró la ayuda a la externalización desde la Federación, además de reafirmar su fe en la conveniencia de ajustar los procesos asistenciales a los resultados en salud debidamente evaluados. Reiteró por otra parte su apoyo a los emprendedores en Inteligencia Artificial, Internet de las cosas y startups que dinamicen la innovación. Apeló igualmente a concluir a la memoria de Santiago Ramón y Cajal cuando afirmó que las buenas ideas duran poco, por lo que hay que ponerlas urgentemente en marcha.

Durante su turno, el coordinador de la Plataforma de Tecnología Sanitaria, Sergio Muñoz, resumió la febril actividad de Fenin en el apoyo al emprendimiento y la proyección de la internacionalización de las empresas españolas ya comentados por Margarita Alfonsel, mediante 80 proyectos valorados en 85 millones de euros que iluminan el camino a la financiación pública y privada y con el objetivo de multiplicar la salud digital y los diagnósticos in vitro.

Sobre el proyecto de madurez de la transformación digital y el empoderamiento de los pacientes, Muñoz precisó que se realiza con la Fundación COTEC, para la determinación de herramientas tecnológicas, la captación de información, su manera de compartirla y la forma en que se traduce en resultados de atención. Sobre el proyecto PAIS comentó que se recurre a múltiples agentes con visión holística, de interoperabilidad y de nueva definición de centro sanitario, a la luz de las nuevas tecnologías, así como con la creación del entorno socio-sanitario como espacio único de atención.

Ion Arocena

Biotecnología en auge

El director general de ASEBIO, Ion Arocena, aportó datos de España como noveno país de investigación en el mundo, que se cuantifica en un 3,8 por ciento, en un sector que ya representa el 0,7 del PIB y 128.000 empleos en total.

Con 618 millones de euros de inversión y un peso creciente de participación extranjera, donde, según la firma IQVIA, el 69 por ciento del pipeline investigador ya es de origen biológico, con una trayectoria que va de las estrategias recombinantes a las terapias con células CAR-T.

Para asumir los retos aún pendientes, y necesidades de salud aún no cubiertas, Ion Arocena propuso la colaboración entre todos los agentes del sector salud, con mención especial a las startups  y asociaciones de pacientes. Ccon este último grupo, se trabaja en un programa específico con la Universidad San Pablo-CEU.

Ferrán Sanz

Investigar hacia fuera

El responsable de la Plataforma de Medicamentos Innovadores, Ferrán Sanz, describió el macro programa IMI participado por la Comisión Europea y la patronal farmacéutica europea, EFPIA. Con participación de España en el sexto puesto, 47 millones de euros de presupuesto y 22 entidades integrantes. Según Sanz, son prioridades europeas el cáncer pediátrico y las nuevas tecnología

También comentó los proyectos Neuronet, para enfermedades neurológicas con liderazgo de Sinaps, empresa española; y EHDEN, proyecto para armonizar más de 100 millones de datos genómicos europeos con el modelo OMOP, mediante la inversión de 17 millones de euros.

Josep Samitier

Nanotecnología a lo grande

Seguidamente, Josep Samitier, responsable de la plataforma de nanotecnología, afirmó que hay 500 entidades de esta especialidad en la Unión Europea y otras 150 en Estados Unidos, con un pipeline de 270 productos para Oncología. Sus nuevos desafíos son, entre otros, desarrollar los primeros carriers de liberación de fármacos y lograr nuevas perspectivas en imagen de vivo, in vitro, Medicina regenerativa y nuevos materiales, además de ampliar las posibiliades nanométricas.

Para Samitier, España está únicamente después de Estados Unidos y China en naotecnología mundial, con Madrid y Barcelona sólo detrás de los grandes focos norteamericanos y chinos. Con un claro auge con proyectos de liderazgo español, entre los que citó estos: Nanopilot, nanofacturing, Samrt-Fabry, Pana, Peptic, Phocnosis, elastislet, Protect, NoCan Ther, Hyposens, Leitat y Mechano Control.

Junto a EuroNanoMed3, también bajo con liderazgo español del ISCiii que coordina la investigación, el Ministerio de Economía y Empresa (MINECO) que financia la investigación básica y el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CEDETI), que financia a las empresas.

Beatriz Palomo

La plataforma de ASEBIO

La responsable de la Plataforma de Mercados Biotecnológicos, Beatriz Palomo, identificó como problemas para su actividad industrial las dificultades para encontrar financiación y la rentabilidad tardía para los altos costes empleados.

En materia de Bioecnología roja citó 418 registros de soluciones en 2018, 11 más que los logrados en el año anterior. Con un total de 184 productos de 42 empresas, 14 de ellos en fase III y 11 en fase de comercialización.

Beatriz Palomo hizo alusión a la participación de la plataforma en la ponencia del Senado, con mención a la necesidad de financiación específica, un marco estable y la promoción de la formación de los pacientes sobre la importancia de los ensayos clínicos y los medicamentos. Además, comentó la ponente el Plan INBio de acceso a la innovación, desde un análisis del entorno internacional.

Alfonso Valencia

Secretos de la computación

El miembro del comité científico de IMI, el biólogo Alfonso Valencia, explicó que los datos generados por la Biología y la Medicina son iguales en volumen a los que genera la Física, la Astronomía y la Meteorología. Sin embargo, consideró que son necesarios 100 veces más datos en salud para poder disponer de modelos predictivos, en la frontera que suponen los próximos diez.

Describió el sistema de gemelos virtuales para hacer correcciones en el mundo real, donde partió de un individuo normal, Ana, que va al hospital en el que vuelcan sus datos en su gemela virtual y se le facilitan intervenciones clínicas y acciones preventivas. A pesar de ser muy estimulante ese modelo gemelar, Valencia consideró que no es posible en la actualidad, aunque podría serlo antes de 25 años.

Acerca del esquema de Medicina personalizada describió sus necesidades de infraestructuras materiales y lógicas. En Europa, dicho soporte se llama Elixir, informó, y se encarga de unir las bases de datos clínicos de los países miembros, aunque todavía ofrece problemas de conexión, según lamentó.

Per Matsson

Aires del Norte

Compartió con los presentes sus experiencias en diagnósticos médicos el presidente del EIT Health de Escandinavia, el doctor Per Matsson, quien partió de una analogía realizada entre un mosquito y la nanotecnología para expresar que algo tan pequeño puede crear un fenómeno tan grande como, por ejemplo, la malaria en humanos.

Además de destacar el entorno regulatorio complejo que envuelve al acto asistencial, recordó que el 70 por ciento de las decisiones médicas se soportan en los diagnósticos, mientras que el mundo sólo gasta un dos por ciento en tecnologías precisamente para incrementar los diagnósticos.

En ese sentido, Matsson calculó que lleva unos 17 años llegar a definir un biomarcador, razón que le llevó a pedir la alianza entre la academia y la industria, con la meta de lograr nuevos algoritmos para el abordaje del cáncer. Como ejemplo de mejora, propuso reconsiderar el sistema de cribado en cáncer de próstata, dado que se realizan demasiadas biopsias innecesarias, según distintos estudios.

Antonio Muñoz

Con Inteligencia Artificial

Seguidamente, el intensivista del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, el doctor Antonio Núñez, advirtió de que se espera que en el año 2020 se doble cada 73 días toda la información médica existente. Algo que será posible, si se tiene en cuenta que, únicamente en su centro sanitario, se generan al día 1.400 unidades de información, además de los chips que se ponen en los neonatos para registrar todos sus parámetros vitales.

Sobre el progreso de estas tecnologías en cuidados intensivos afirmó que se nutre de la disponibilidad de software libre y un hardware en progresivo abaratamiento. Lo que alumbra un nuevo perfil profesional, como el suyo propio, que denominó híbrido por tener fundamentos técnicos complementarios. Para Núñez, según explicó, la Inteligencia Artificial tiende a replicar el sistema de conexiones de las neuronas pero sin las limitaciones del encéfalo humano.

Eneko Aldaba

Finalmente, el intensivista recriminó a sus colegas médicos escribir «mal» en las historias clínicas, porque sus notas no son aptas para su lectura por parte de las máquinas.

Ejemplos en ratones

El director de I+D en Quimatrix, Eneko Aldaba, presentó su firma, dedicada a encontrar dianas epigenéticas con utilidad en cáncer, enfermedades neurodegenerativas y autoinmunes, con resultados apreciables en tumores en roedores, mediante el inhibidor HDAC6, con aplicación potencial en Alzheimer, Parkinson, Enfermedad de Huntington, atrofia espinal muscular y esclerosis. Y resultados preliminares satisfactorios, cifrados en 200 expresiones de interés, tal como detalló.

Deja un comentario