El mirador

España 2012: paraíso fiscal e infierno social

La amnistía fiscal aprobada por el Gobierno español, con el apoyo de CiU, lleva al comentarista a ofrecer su contraposición de contrastes, pues dista mucho tal medida de los problemas sociales crecientes con los que topan los ciudadanos y que, según insiste, no se remedian con simples declaraciones o con la adopción de medidas coyunturales.

Dicen que todo tiempo pasado fue mejor, y suele ser falso. Los humanos trastabillamos, tropezamos, caemos e incluso retrocedemos, pero hay una línea de avance imparable que nos lleva siempre a un futuro mejor. Por ejemplo, el acceso al agua, todavía un problema gravísimo para la mayoría, pero resuelto para muchos. Conviene, pues, un “pesimismo moderadamente optimista”, para ser empiristas y capaces de superar los inconvenientes de la vida diaria, los problemas que nos llevan a proyectar un futuro peor. Nuestra memoria es de mosquitos, muy selectiva, modelada sólo de recordar lo que “conviene” según nuestro carácter, optimista o pesimista. Ajustamos el pasado, así, según nuestra personalidad y en general aparece rosado y mejorado por la mezcla de añoranza y de ilusiones vanas. El problema es aceptar el presente valorando lo conseguido y no echando de menos lo perdido, o no conseguido. Queremos más y más, y cumplir todas las ilusiones de la infancia, adolescencia y juventud. Pero no hemos hecho demasiado por cumplir tales ilusiones, que fueron siempre sólo vagos deseos, aspiraciones sin concreción y sin futuro. En el momento presente sentimos una punzada de frustración, pero para ser justos conviene moderar tal sentimiento según el esfuerzo realizado para transformar en realidad los sueños. “Hay lo que hay”, y en gran parte depende de nosotros mismos. Por ejemplo, ser optimista respecto a la vejez añade ocho años de vida, pues el optimismo implica psicología (actitudes positivas) pero también inmunología, cardio-respiratorio y neurología.

 

Otra parte sustancial nos es ajena (el “yo y sus circunstancias”). Las circunstancias son determinantes, los “determinantes” sociales. Somos lo que somos en gran parte por la geografía del nacimiento, por ejemplo. Nacer en unas chabolas en Bombay implica un casi seguro destino de pobreza. Nacer ahora mismo en Somalia supone una alta probabilidad de morir de hambre. Nacer en España en 2012 es habitar un paraíso fiscal y un infierno social.

 

De la coyuntura a la estructura

 

Dice el secretario general de Cáritas España: “Hemos pasado de la coyuntura a la estructura, de la emergencia social a un nuevo modelo de sociedad que sufre una pobreza más extensa, intensa y crónica. El 40% de las personas en nuestra atención primaria lleva más de tres años como usuarios; antes venían de una manera más puntual. Y cada vez es mayor la distancia entre los que tienen y no tienen. Y se reduce la posibilidad de acceso a derechos y servicios”. Es decir, ya no es el “yo” sino “mis circunstancias”.

 

De la coyuntura a la estructura lleva a más de dos millones de niños españoles a vivir en la pobreza, como ha demostrado Unicef España. Los niños que viven en pobreza crónica (aquellos que llevan al menos tres de los últimos cuatro años bajo el umbral de pobreza) han aumentado en un 53%. Entre los 27 países de la Unión Europea, sólo Rumanía y Bulgaria tiene niveles mayores de pobreza infantil grave (el 14% de los menores viven en España en familias de extrema pobreza).

 

La pobreza infantil marca de por vida. No es sólo la consecuencia en crecimiento y maduración biológica, sino el impacto en la forma de ser, en la pérdida de esperanza, en la aceptación pesimista de las expectativas vitales. Perder la esperanza es morir en vida, y a ello se condena a los niños pobres y a sus familias.

 

El Pleno de Congreso de Diputados ha aprobado por unanimidad de todos los grupos políticos una Proposición no de Ley sobre el combate de la pobreza en la infancia. Se han unido PP, PSOE, CiU, Izquierda Plural, UPyD, EAJ-PNV y Coalición Canaria. Palabras, palabras, palabras y palabras, sólo palabras. “Todos contra la pobreza”. Pero sin cambiar la estructura, sólo retoques de la coyuntura. La estructura se refiere al desempleo, a la pérdida de derechos y de servicios, a la educación, a la protección social y a la sanidad. A todos esos bienes sociales escasamente desarrollados en España que el PSOE comenzó a destruir con la excusa de “la crisis”, y que el PP con ayuda de CiU pretende reducir a escombros con el “rescate a la banca”.

 

Dice Paul Krugman, Premio Nobel de Economía 2008: “Los puestos de trabajo siguieron siendo escasos; cada vez más familias continuaban agotando sus ahorros, perdiendo sus hogares y, lo peor de todo, perdiendo la esperanza”. Habla de los EEUU, pero en España el paro es el triple, no hay dación en pago (para las hipotecas) y las perspectivas económicas son mucho peores. El paro afecta a más de cinco millones de personas, y a la mitad de los jóvenes. Sin trabajo no hay ingresos, y sin ingresos hay pobreza. Pobreza que afecta a todos los miembros de la familia, pero especialmente a los niños.

 

Tenemos un infierno social en España.

 

En España 2012 hay amnistía fiscal, con barra libre

 

En la vida hay pocas certezas, aparte de la muerte y de pagar impuestos. Los impuestos pueden ser directos, sobre la renta, e indirectos, sobre la compra de bienes y servicios. Lo fácil es cobrar impuestos indirectos, que afectan a todo consumidor, sin distinguir por nivel de riqueza/pobreza. Así, al comprar la leche, paga lo mismo el rico que el pobre. Lógicamente, paga el impuesto quien compra un Ferrari, y no el que camina a pie.

 

Los impuestos sobre la renta son directamente proporcionales a las ganancias, y pagan más los más ricos, como forma de redistribución de la riqueza. También pagan más las rentas del trabajo, no se sabe bien porqué (aunque es fácil adivinar la “estructura” tras esa graciosa práctica). Sabemos que el nivel de fraude es tal, que empresarios y autónomos declaran una renta media por debajo de la media de los trabajadores (el mundo al revés, tolerado por la “estructura”).

 

Desde el 4 de junio hasta el 30 de noviembre se puede “regularizar” la renta no declarada previamente (lo que se ha evadido mediante engaño, y robo a la sociedad y a la ciudadanía que ha pagado según renta), con un impuesto general del 10%. Es decir, existe una amnistía fiscal que se extiende también al dinero en metálico. Así, un mafioso ruso puede dejarle su dinero negro (por ejemplo, de asesinatos, robos, tráfico ilegal de armas, drogas, esclavismo, explotación sexual y demás) a un ciudadano español para blanquearlo con sólo ingresarlo en una cuenta bancaria, declararlo a Hacienda y pagar el 10% como impuesto especial (sin ser exigibles multas, ni sanciones, ni intereses). Los datos relativos a esta amnistía serán de carácter reservado. Es decir, no podremos saber las personas físicas y jurídicas que han defraudado a Hacienda y que aprovechan la amnistía para regularizar su situación. Así, se añade el secreto al robo.

 

Juan GérvasTenemos un paraíso fiscal en España.

 

El co-pago en torno a la prescripción farmacéutica

 

En España ha existido en el Sistema Nacional de Salud un “cuerpo extraño”, el cheque-receta. Es algo absurdo, la presentación en la farmacia de un cheque por envase, que lleva a la dispensación de un medicamento en formato y contenido previamente establecido. Ni en Finlandia hay algo semejante, pues lo lógico es prescribir según pauta y duración por los medicamentos varios precisos, en una sola receta (en papel o electrónica), y recibir la correspondiente dispensación. Aquí tenemos el cheque por envase, en papel o en electrónica, y es la presentación la que “manda”. Tantos envases de medicamentos, tantas recetas. El envase como medida para el tratamiento y para la recaudación (un absurdo doble).

 

En Cataluña, CiU ha decidido aprovechar la oportunidad y cargar un euro por receta (“¡apenas un café!” diría el aciago Ministro de Industria del PSOE). El envase, pues, supone un euro, para activos y para pensionistas.

 

La medida parece no afectar a las recetas en casos de accidente de trabajo, ni a las de funcionarios mutualistas de MUFACE, MUGEJU e ISFAS (estén acogidos a cobertura por una aseguradora privada o por el propio Servicio Catalán de la Salud).

 

Es decir, en un ejemplo, según la propuesta no pagarán el euro por envase de medicamento los Consejeros del Gobierno de Cataluña de Hacienda (catedrático), de Enseñanza (profesora) y de Justicia (abogada del Estado)

http://www.govern.cat/presgov/govern/ca/govern/consell-executiu/index.html http://www.boe.es/boe/dias/2012/04/06/pdfs/BOE-A-2012-4730.pdf

http://www10.gencat.net/catsalut/archivos/farmacia/1euroreceptaciutadans.pdf

 

El infierno social español es menos infierno para algunos. Son de la camada que apoya la amnistía fiscal (PP y CiU). Saben lo que hacen. Están prestos a prestar una palabra “contra la pobreza infantil” para hacer que hacen, respecto a la coyuntura. En lo demás, ¡haya cordura, sin cambios en la estructura! ¡España 2012, más infierno social y más paraíso fiscal!

 

Juan Gérvas ([email protected]) es médico general y promotor del Equipo CESCA (www.equipocesca.org)

 

Acta Sanitaria