Publicaciones Por la novela ‘Habitaciones compartidas’

Entregado el IV Premio de Novela Albert Jovell a Rogelio Guedea

— Madrid 19 Dic, 2018 - 12:36 pm

El escritor mexicano Rogelio Guedea ha recibido el IV Premio de Novela Albert Jovell, concedido por la Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial (FPSOMC) por su obra Habitaciones compartidas’, una novela que rinde homenaje a los buenos médicos que, con “sensibilidad, corazón y vocación de servir a los demás, son piezas clave para que la confianza de la relación médico-paciente no se pierda”, según expresó el autor.

El  presidente de la FPSOMC, el doctor Serafín Romero, y el director del Instituto de Cultura de México en España, José Antonio Mendoza, fueron los encargados de entregar este premio en un acto celebrado en la sede de la OMC y que contó con una alta representación de los presidentes de los Colegios de Médicos de toda España, así como de los patronos de la Fundación y su Junta Rectora.

En el encuentro participaron, además, el secretario general de la FPSOMC y miembro del Jurado del Premio, el doctor José María Rodríguez Vicente; y el editor de la editorial Almuzara, Javier Ortega.

Inició el turno de intervenciones Serafín Romero, quién expresó “la suerte de poder celebrar por cuarto año consecutivo el Premio de Novela Albert Jovell”. Un galardón que, a su juicio, difunde la labor “desconocida” que la FPSOMC lleva desempeñando durante 100 años gracias a la solidaridad de todos los médicos. “Con este premio, decidimos incorporar a esa solidaridad el valor humanístico de la literatura, algo innato y esencial en los valores de la profesión médica”, explicó.

Vertiente humanística

El objetivo de este proyecto es, por tanto, para Romero, dar a conocer la Fundación desde una manifestación de lo humanístico, cómo es la novela, de la mano de la editorial Almuzara y reflejar hacia fuera la solidaridad de esa profesión “que no deja sin protección social y sin ayudar a ningún compañero y familiar esté donde esté”.

Por su parte, José María Rodríguez Vicente hizo lectura del Acta. En la presente edición concurrieron un total de 96 manuscritos y el Jurado estuvo compuesto por la periodista y escritora Teresa Viejo; el poeta, escritor y académico de número de la Real Academia de Historia Luis Alberto de Cuenca; y el escritor, crítico, jurista y editor de Almuzara, Javier Ortega.

Del autor, Rodríguez Vicente resaltó su “gran dominio del uso del microrrelato que, con eficacia y una correcta geometría de las palabras, consigue textos sugerentes”; así como la “maestría y autenticidad con la que refleja las más hondas emociones del ser humano: el amor, la fidelidad, el exilio interior y el sentido de nuestras vidas, todo ello mediante una prosa muy ágil y provista de un afilado sentido del humor”.

La gran labor de los médicos

Rogelio Guedea, tras recibir el IV Premio de Novela Albert Jovell- FPSOMC 2018, expresó la “enorme satisfacción de recibir este reconocimiento que visibiliza la importancia de humanizar la profesión médica”. En este sentido, puso en valor la labor de los médicos que, con “sensibilidad, gran corazón y vocación de servir a los demás, son piezas clave para que la confianza del paciente hacia el médico no se pierda”.

‘Habitaciones Compartidas’ es una novela, que, según Guedea, “rinde homenaje a los buenos médicos” y está dedicada a dos psiquiatras que fueron sus “tablas de salvación durante un episodio en su vida”.

Por su parte, José Antonio Mendoza destacó que “es motivo de satisfacción y orgullo estar presentes en la entrega de este premio” que, en su opinión, “pone en valor la cultura de México, el vigor, la vitalidad y narrativa de la literatura mexicana que se ve reflejada en Rogelio Guedea”. Según expuso, el autor refleja la importancia de la literatura hispanoamericana en el mundo.

Finalmente, Ortega agradeció a la Fundación “por la labor que desempeña”, con la cual se siente “enormemente identificado”, y mostró su agradecimiento personal a Romero y Rodríguez Vicente, así como a la directora técnica de la FPSOMC, Nina Mielgo, “porque sin ellos no sería posible la existencia de este premio”.

Deja un comentario