Tecnología e Investigación Con la participación del Hospital Vall d'Hebron

Un ensayo muestra el efecto positivo de las vacunas personalizadas en cáncer cerebral

— Barcelona 20 Dic, 2018 - 5:04 pm

El Hospital Vall d’Hebron de Barcelona ha participado en un estudio, publicado en la revista Nature, que muestra que analizó un nuevo concepto terapéutico consistente en vacunas de inmunoterapia adaptadas a las características específicas de los tumores individuales y sistemas inmunitarios de los pacientes con glioblastoma, un tipo de tumor cerebral muy agresivo.

El estudio GAPVAC-101 en Fase I, internacional y multicéntrico, demuestra la prueba de concepto del enfoque del Consorcio de Vacunación Activamente Personalizado de Glioma (GAPVAC). Está dirigido por el doctor Wolfgang Wick, la Universidad de Heidelberg y el Consorcio Alemán del Cáncer (DKTK), así como por el doctor Pierre-Yves Dietrich, quien es miembro de la Universidad de Ginebra.

Este trabajo ontó con la participación de los doctores Juan Sahuquillo, quien es jefe del grupo de Investigación en Neurotraumatología y Neurocirugía (UNINN) del Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR); Francisco Martínez Ricarte, quien es investigador del mismo grupo; y Jordi Rodón, quien es investigador asociado al Grupo de Desarrollo Clínico Precoz de Fármacos del Vall d’Hebron Institut d’Oncologia (VHIO) y, actualmente, también investigador en el MD Anderson Cancer Center de Texas, en Estados Unidos.

“La perspectiva de un enfoque activamente personalizado para el tratamiento del glioblastoma está cada vez más cerca, ya que por primera vez, la viabilidad de una forma tan personalizada de inmunoterapia ha sido ejemplificada en un entorno clínico”, asegura el Hospital Vall d’Hebron.

Vacunas terapéuticas de forma sucesiva

En el estudio participaron 15 pacientes de seis hospitales europeos, uno de ellos del Hospital Vall d’Hebron. Todos habían sido recientemente diagnosticados de glioblastoma y recibieron dos vacunas terapéuticas de forma sucesiva. La primera de las vacunas, APVAC1, era activamente personalizada y estaba dirigida a antígenos no mutados.

La segunda vacuna, APVAC2, se dirigía preferentemente contra neoantígenos. Las composiciones de las vacunas eran totalmente personalizadas para cada paciente en función del análisis del transcriptoma, el inmunopeptidoma y el mutanoma de los tumores del individuo y, en el caso del APVAC1, también se basaron en la capacidad de cada paciente para desarrollar una respuesta inmunitaria. Las dos vacunas mostraron una seguridad y una inmunogenicidad favorables.

Aprovechar el repertorio de antígenos

En este sentido, Wolfgang Wick afirma que “la capacidad de aprovechar el repertorio completo de antígenos tumorales, incluidos los antígenos no mutados y los antioxidantes, puede ofrecer inmunoterapias más efectivas, sobre todo para tumores con baja carga mutacional”.

Tal como señala el director ejecutivo de BioNTech AG y vicepresidente del consorcio GAPVAC, el doctor Ugur Sahin, “la alta tasa de inmunogenicidad de los targets de la vacuna detectada en este estudio colaborativo indicaría que incluso los tumores con una baja carga mutacional, como los glioblastomas, son susceptibles de ser abordados con inmunoterapia personalizada”.

El director científico de Immatics Biotechnologies GmbH y coordinador del consorcio GAPVAC, el doctor Harpreet Singh, destaca la satisfacción “de haber podido conseguir un grado tan alto de personalización del tratamiento gracias a la capacidad de realizar espectrometría de masas, secuenciación de última generación, microarrays de ARNm, análisis del repertorio inmunológico y fabricación de medicamentos individualizados para cada paciente”.

Deja un comentario