Política y Sociedad En el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, que se celebra este 28 de abril

Enfermería pide medidas urgentes para acabar con agresiones y exposición a fármacos peligrosos

— Madrid 28 Abr, 2021 - 5:26 pm

Con motivo del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, que se celebra este miércoles, 28 de abril, el Consejo General de Enfermería ha recordado “las dificultades a las que se enfrentaron y continúan enfrentándose las 316.000 enfermeras de España” y exige, a los Gobiernos central y a autonómicos, que pongan en valor “este trabajo incansable”, así como que se implementen “medidas urgentes” para acabar con “las agresiones, la exposición a fármacos peligrosos y los pinchazos accidentales”

Además, dicha organización colegial reclama al Ejecutivo que “se asegure la protección de aquellos que están en primera línea de la Covid-19 y también los que, por su naturaleza, continúan atendiendo a pacientes en otros ámbitos de la Sanidad”.

“La crisis que estamos viviendo en la actualidad ha puesto de manifiesto la necesidad de cuidar y respetar el capital humano que existe en nuestro sistema sanitario. Hemos visto cómo, a pesar de todo, las enfermeras han estado desprotegidas muchas veces, teniendo incluso que llegar a vestirse con bolsas de basura para atender a los pacientes”, explica el presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya.

“Es fundamental que las instituciones pertinentes pongan todas las medidas necesarias para que esto no vuelva a pasar y proteger, además, la salud y la seguridad de todos los profesionales en todos los estratos de la Sanidad”, subraya el máximo representante de la Enfermería en España.

Estandarizar el uso de agujas

Uno de los mayores riesgos a los que se enfrentan las enfermeras es, según explican desde esta organización colegial, los posibles pinchazos accidentales durante la realización de su trabajo, que pueden ocasionar contagios de virus como el VIH y el de las hepatitis B y C.

Por este motivo, el citado Consejo insiste en que “hay que apostar firmemente por estandarizar el uso de las agujas de bioseguridad, que protegen a las enfermeras durante su día a día. Estos dispositivos son especialmente importantes para evitar riesgos en momentos de pandemia como el actual, en los que atender a un paciente se hace más complejo por la utilización de los equipos de protección que dificultan enormemente los movimientos”.

Tal y como exponen los resultados de una encuesta realizada por la Red Europea de Bioseguridad (EBN), en el último año, los pinchazos accidentales aumentaron un 22 por ciento debido, en la mayoría de los casos, a la mayor presión y estrés al que estuvieron sometidos los profesionales durante la pandemia.

Las agresiones, una “lacra”

“Otro de los retos a los que se enfrentan las Administraciones como garantes de la salud de los trabajadores es tomar medidas para la protección de las enfermeras con los medicamentos peligrosos”, comenta Florentino Pérez Raya. De hecho, según los últimos datos, el cáncer es la principal causa de muerte relacionada con el trabajo en la Unión Europea (UE).

También en el ámbito de la seguridad, existe otra cuenta pendiente con las enfermeras: las agresiones. “Lejos de disminuir, esta lacra afecta cada día más al sistema sanitario”, lamenta el presidente del Consejo General de Enfermería. En concreto, detalla que “se han registrado, en el Observatorio Nacional de Agresiones a enfermeras y enfermeros, más de 1.300 agresiones en el año 2020, datos tan elocuentes como inadmisibles, que reclaman una actuación urgente”.