Punto de vista la adspm, ante las elecciones de Madrid

En defensa de la Sanidad Pública en la Comunidad de Madrid

Ante las elecciones autonómicas en Madrid, convocadas para este 4 de mayo, la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (ADSPM) ha valorado tanto el momento de la convocatoria, negativo, como los planteamientos a tener en cuenta para mejorar el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS).

Es obvio que el momento de convocar las elecciones por la Sra Ayuso denota una gran imprudencia, porque estamos en medio de una cuarta ola con resultados bastante malos en la Comunidad de Madrid (incidencia acumulada, número de ingresados, de personas en UCI) a pesar de la vacunación. Y también lo es porque esta convocatoria solo responde a sus intereses personales y partidistas. Sin embargo es un buen momento para reflexionar sobre lo que ha sido la actuación de la Sra Ayuso y de los gobiernos del PP sobre el sistema sanitario regional, así como su abordaje de la pandemia, que son un buen ejemplo de lo que no se debe hacer.

Resumiendo mucho, los gobiernos del PP en Madrid se han caracterizado por:

  • Una Sanidad Pública recortada y desfinanciada, con el menor presupuesto per cápita del país en 2020 y 2021.
  • Una Atención Primaria deteriorada y descapitalizada de manera intencionada
  • El abandono y marginación de la Salud Pública, sin recursos ni capacidad para afrontar emergencias sanitarias
  • La disminución sistemática de las camas en los hospitales públicos que han visto desaparecer más de 1.200 camas entre 2010 y 2019
  • La privatización mantenida del sistema sanitario con una creciente derivación de recursos hacia el sector privado precarizando aún más la Sanidad Pública.

El resultado es un deterioro mantenido de la Sanidad Pública cuya situación ha ido empeorando año a año.

Gestión de la pandemia

Además la gestión de la pandemia ha sido nefasta porque:

  • El manejo en las residencias de mayores ha sido desastrosa, con consecuencias espantosas para miles de personas y sus familias. Unas residencias demasiado grandes con falta de medios y de personal con formación suficiente han facilitado la aparición de brotes y la evolución fatal en demasiados casos, todo ello resultado de unas residencias mayoritariamente privatizadas y en manos de empresas multinacionales de capital riesgo. La mortalidad por COVID-19 en las residencias de mayores en la Comunidad de Madrid ha sido un 53% mayor de la media española.
  • La vigilancia epidemiológica, la detección y seguimiento de casos y contactos, las medidas de aislamiento y su control, la comunicación a la población, y la coordinación y coherencia en la aplicación de las distintas medidas han estado al albur de las ocurrencias de la Sra Ayuso y su equipo de comunicación y sus enfrentamientos con el gobierno central, y han sido profundamente negativas. Todo ello unido a un sistema de información deficiente y manipulado por los intereses políticos del gobierno de la Comunidad de Madrid.
  • La atención primaria no ha sido reforzada, con lo que ha tenido que soportar una enorme sobrecarga asistencial sin los medios suficientes. Así mismo, la sobrecarga en los hospitales y en las UCI tampoco se ha acompañado de un refuerzo en la dotación de medios humanos y técnicos. A pesar del  esfuerzo de los profesionales, la calidad de la atención a los pacientes no-COVID se ha visto postergada y/o deteriorada.
  • El 25% de los 2.162,79 millones € recibidos del Gobierno para gastos sanitarios extraordinarios por la COVID-19, no se ha destinado al sistema sanitario. Ello es una grave irresponsabilidad especialmente si se tienen en cuenta las carencias notorias de la Sanidad Pública, y que lo que se ha gastado en Sanidad se ha hecho sin la mínima transparencia exigible.
  • Por otro lado, el gobierno del PP y Cs ha aprovechado la pandemia para privatizar sin control, asignando contratos a dedo a empresas de los amigos y sin atender las necesidades de la Sanidad Pública.
  • La vacunación y el pseudohospital Zendal han sido otros ejemplos de descontrol, donde la privatización se ha situado por delante de los intereses de la salud de la población

Por todo ello hay motivos más que sobrados para acudir a las urnas el día 4 de mayo y hacerlo para no votar a los responsables del desastre (PP, Cs y Vox) que han sido incapaces de hacer autocritica de sus nefastas actuaciones y de proponer políticas distintas. Votarlos es asumir más de lo mismo, e incluso empeorar, por el probable peso creciente de la ultraderecha neoliberal, que defiende políticas aún más privatizadoras de deterioro de los servicios públicos.

Por eso llamamos a la población, y a quienes trabajan en el sistema sanitario, a votar y a hacerlo por quienes defienden la Sanidad Pública y se proponen sacarla del marasmo actual, porque está en juego nuestra salud y la Sanidad Pública.

 

Marciano Sánchez Bayle

Presidente de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid