Derecho Sanitario Según refleja la sentencia del Juzgado de lo Social número 1 de esta provincia

Una empresa de Cáceres tendrá que readmitir a una trabajadora despedida por faltar tras un aborto

— Cáceres 25 Ene, 2021 - 4:32 pm

El Juzgado de lo Social número 1 de Cáceres ha condenado a una empresa de limpieza a readmitir, así como indemnizar, a una trabajadora a la cual procedió a despedir tras ausentarse del puesto de trabajo unos días por haber sufrido un aborto.

Esta empresa alegó que esa decisión “nada tenía que ver con ese hecho” y aludía a “defectos de comunicación de la baja, habiendo quedado demostrado que la trabajadora lo participó por WhatsApp y correo electrónico”, señalando la sentencia que el que la empresa no tuviera conocimiento hasta mucho después “es irrelevante”.

Este despido, por tanto, fue declarado nulo “por vulneración de derecho fundamental” y la empresa deberá readmitir a su puesto de trabajo a la trabajadora y compensarla con los salarios dejados de percibir. Además, se condena a la empresa a indemnizar a la trabajadora por vulneración de derecho fundamental con la suma de 6.250 euros.

Como hechos probados, se establece que la demandante prestaba servicios profesionales como limpiadora y el día 19 de julio de 2020 ingresó en el hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres con el diagnóstico de aborto en curso. La baja se libró el día 23 de julio, consecuencia, indica la sentencia, de la demora propiciada por la pandemia del coronavirus.

Discriminación “patente”

Esta trabajadora, no obstante, comunicó con varios WhatsApp y correos electrónicos a sus responsables, adjuntando foto del parte de urgencias, lo ocurrido el mismo día del ingreso. A pesar de que la empresa reconoce que conoció el correo el 12 de agosto, una vez reordenaron archivos y comunicaciones, comunicó a la trabajadora que finalizaba su contrato de obra y servicio.

Esta sentencia incide en que este hecho, que lo conozca después, “es irrelevante”, y que queda mostrada “la notoria buena fe y diligencia de la actora, que llegó hasta donde pudo”, por lo que “la discriminación es patente”, sostiene. Contra esta resolución cabe recurso de suplicación ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura.