Política y Sociedad CON EL ARRANQUE DE LA INICIATIVA LEGISLATIVA POPULAR QUE BUSCA MEDIO MILLÓN DE FIRMAS

Empieza la cuenta atrás para optar a un precio más justo para los medicamentos

Ha empezado la cuenta atrás para optar a un precio más justo para los medicamentos, a través de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) presentada por organizaciones como la Asociación en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (ADSPM), la Fundación Civio, Medicus Mundi, la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C (PLAFHC) y Salud por Derecho.

Este movimiento cívico y sanitario propone elevar 500.000 firmas al Parlamento, con objeto de cambiar el actual sistema de fijación de precios de los medicamentos, impulsar la transparencia en las negociaciones que los determinan y fomentar la investigación y la formación independientes.

Ampliar el debate social

Damián Caballero

El portavoz de la comisión promotora de la ‘ILP Medicamentos a un precio justo‘, Damián Caballero, pidió a la ciudadanía firmar en favor de esta ILP para mantener abierto un debate social y político tan trascendental para la Sanidad Pública como es el de salvaguardar un acceso universal a los fármacos.

Damián Caballero adelantó también que, además de las 17 entidades promotoras de la iniciativa, el movimiento trabaja intensamente para lograr la adhesión de más organizaciones y conseguir sensibilizar a otros colectivos, de cara a frenar el aumento continuado de los precios de los nuevos medicamentos y conseguir una mayor transparencia en su proceso de asignación.

Caballero, que es asesor de la Junta Directiva y miembro histórico de la PLAFHC, explicó a Acta Sanitaria que las asociaciones participantes en el proyecto legislativo ya disponen de 22.000 pliegos para firmar hasta el 25 de junio, momento en que cesará la recogida, si no hay contratiempos políticos que hagan necesario ampliar ese periodo legal hasta tres meses más.

SNS en riesgo

Estima este portavoz que urge apelar a la ciudadanía para que sea consciente del riesgo que corre el Sistema Nacional de Salud (SNS), depauperado, en su opinión, por las oportunidades de negocio que se abren a las empresas del sector salud con gran acopio de los recursos, una dinámica que la ILP quiere contrarrestar para que el Gobierno entrante pueda servirse de una herramienta con la que definir una forma distinta de fijar los precios de los medicamentos.

A ello, Caballero añadió la necesaria transparencia en los procedimientos de asignación de precios y la creación de un fondo para la formación continua de los profesionales sanitarios, actualmente en manos de la industria farmacéutica. De esta forma, esta excusa quedaría en desuso, a la hora de justificar precios tan altos para los nuevos medicamentos, según sentenció.

Ronda de contactos

El retraso en el arranque de la actual legislatura parlamentaria también postergó la ronda que el colectivo tiene previsto realizar con las centrales sindicales y los partidos políticos. A pesar de ello, explicó este portavoz, el Parlamento navarro ya se adhirió a la ILP por voto mayoritario de sus miembro, con lo que se abrió la puerta a llevar esta iniciativa al resto de Cortes autonómicas y plenos municipales.

Aún convaleciente de una muy reciente intervención quirúrgica, Caballero mostró el mayor de los ánimos ante una tarea que en los próximos meses demandará, sin duda, enormes esfuerzos.

Fernando Lamata

Consenso internacional

El doctor Fernando Lamata, que es especialista en gestión sanitaria y Salud Pública, entiende que el problema de los monopolios de los medicamentos deberá tener un abordaje internacional equivalente al momento histórico que generó la burbuja en el precio de los fármacos.

Según recordó Fernando Lamata, fue en 1994 cuando la Organización Mundial del Comercio (OMC) dio el pistoletazo de salida a una situación que, hoy, permite que el precio de los medicamentos se multiplique por cuatro en poco tiempo y que quede totalmente alejado de los costes de investigación, desarrollo y producción, con ejemplos de fármacos que cuestan 300 euros en origen para tratamientos que se venden a 19.000 euros.

De ello, Lamata dedujo que la ILP supone dar un paso en la concienciación de la población, desde el compromiso de lograr que no se haga realidad el drama de que las familias no puedan pagar los otros gastos domésticos para sufragarse los medicamentos, además de romperse la universalidad por el deterioro sanitario público que explica la expansión de la Sanidad Privada.

Por todo ello, el que fuera consejero de Sanidad de la Junta de Castilla-La Mancha apeló a los Gobiernos del mundo, con la esperanza puesta en que lleguen a un consenso en el que los medicamentos no se conviertan en causa de ruina para los pacientes y sus familias.

Juan José Rodríguez Sendín

Preocupaciones médicas

El responsable de la iniciativa sobre medicamentos a un precio justo, el doctor Juan José Rodríguez Sendín, considera que los precios de los medicamentos, cuando son abusivos, amplían la preocupación de los médicos.

Este es un temor que viene, principalmente, de ignorar si las Administraciones sanitarias van a ser siempre capaces de detectar las necesidades farmacológicas de la población, algo que no ocurrió, según recordó Juan José Rodríguez Sendín, con la crisis que supuso la llegada de los nuevos antivirales de acción directa para lahepatitis C.

Rodríguez Sendín vio, por otro lado, en el origen del problema de los desabastecimientos de medicamentos distintas causa, pero como principal razón señaló que no se puede hacer un seguimiento por envase, ya que solo es posible por lotes, sin que se sepa en detalle el número de cajas de fármacos que van de unos países a otros, porque no lo permite el código nacional por el sistema de barras.

A todo ello, opuso el también presidente de la Comisión Central de Deontología de Organización Médica Colegial (OMC) la posibilidad de crear un laboratorio nacional que evite la dependencia exterior de determinados fármacos, al estilo de lo que hizo el Ministerio de Defensa en su momento.

Rodríguez Sendín no encuentra razonable la exclusividad que tiene la industria farmacéutica en la formación sanitaria avanzada, aunque tampoco encuentra una alternativa clara a ese modelo en la actualidad. Por eso, aún respetando que cada uno se forme como mejor entienda, o que financie la formación que desee, lo cierto es que el coste de todo ello, hoy, va incluido en los precios de los medicamentos, que paga indirectamente el ciudadano.

Marciano Sánchez Bayle

Precios y población pediátrica

El secretario general de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), el doctor Marciano Sánchez Bayle, confirmó que en España no hay precios de medicamentos diferenciados para la población pediátrica, a pesar de que la Declaración Universal de los Derechos Humanos consagra que esta capa de la población merece una especial protección.

Esta realidad se ve agravada, según Marciano Sánchez Bayle, en los casos en los que los niños padecen un componente genético que se expresa en enfermedades poco frecuentes.

En otro aspecto, y ante la previsible formación de un Gobierno que definió Marciano Sánchez Bayle como de progreso, estima que supone una oportunidad para abordar con decisión el asunto del precio de los medicamentos.

Ramón Gálvez

Asumir lo inasumible

El doctor Ramón Gálvez, que también es miembro del colectivo promotor de esta ILP, y en su caso neurólogo, centró el foco en los medicamentos con patente, también llamados innovadores, fármacos que, aunque son muy positivos por suponer avances en Medicina, también se convierten en un verdadero problema para los sistemas sanitarios cuando sus precios son desorbitados.

Lector asiduo de la revista The Lancet, Ramón Gálvez puso como ejemplo el caso recogido en un artículo sobre la Tafimida indicada para la miocardiopatía amiloide, un fármaco que, actualmente, asciende al precio de 200.00o dólares por tratamiento, para escándalo incluso de su propio investigador.

Argumentó Gálvez, por tanto, que la industria debe hacer una reflexión profunda porque puede darse el caso de que nadie pueda pagar la innovación, con perjuicio de los ciudadanos, las aseguradoras y, a la postre también, los laboratorios.

En esa línea, advirtió este neurólogo de que las alarmas no solo saltaron en Estados Unidos y Europa, sino también en países como Canadá, que tiene protección sanitaria, aunque sin prestación farmacéutica.

Patricia Capdevila

Transparencia y formación

Patricia Capdevila, que ejerció de portavoz del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), confirmó que esta institución suscribe la iniciativa sin ningún tipo de reserva.

Para la futura doctora, es necesario que la formación médica de continuidad se libere de la industria farmacéutica y que se conozcan con transparencia las negociaciones entre compañías y Administraciones para la fijación de los precios de los medicamentos.

En opinión de Patricia Capdevila, unos precios justos permitirían a los profesionales sanitarios investigar con carácter público, con una liberación de 1.500 millones de euros para esos fines.

Deja un comentario