Política y Sociedad primer ensayo clínico con terapia celular antiviral producida íntegramente en España

El Vall d’Hebron y el BST inician un ensayo para desarrollar una nueva terapia celular

— Barcelona 4 Ago, 2019 - 4:51 pm

El Dr. Pere Barba durante la aféresis

El Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) y el Banc de Sang i Teixits (BST) han iniciado un ensayo clínico, en el que también colabora el Hospital La Fe de Valencia, para evaluar la seguridad y eficacia de la administración de una nueva terapia celular llamada ViroTCell, consistente en administrar linfocitos T específicos alogénicos –es decir, seleccionados a partir de donantes–, para el tratamiento de infecciones por citomegalovirus (CMV). En concreto para pacientes con infecciones resistentes o que no puedan tolerar otros tratamientos después de recibir un trasplante.

Se trata del primer ensayo clínico con terapia celular antiviral producida en España, y se ha puesto en marcha este mismo mes de julio. El ensayo lo colideran el Dr. Pere Barba, investigador clínico del Grupo de Hematología Experimental del VHIO, que se encargará del desarrollo clínico del ensayo, y el Dr. Sergi Querol, director del Servicio de Terapia Celular del BST, que se encargará de la producción de estas células. Por su parte, el Dr. Guillermo Sanz es el referente en el Hospital La Fe.

El Dr. Barba, a su vez, es hematólogo del Servicio de Hematología del Hospital Universitario Vall d’Hebron. Este tratamiento se llevará a cabo en las instalaciones de la nueva Unidad de Terapias Celulares Avanzadas del Vall d’Hebron Barcelona Hospital Campus, pionera en España al ser la única que está dedicada exclusivamente a las nuevas terapias celulares contra el cáncer, sobre todo de la sangre y de los ganglios linfáticos, y que ha contado con el apoyo de la Fundación Vila Casas.

Primer registro de donantes de células T

Además, se harán estudios de persistencia de las células T específicas mediante técnicas de quimerismo y sobre el tiempo transcurrido en identificar a los donantes. Esto último tiene una especial relevancia, ya que uno de los principales obstáculos a superar por este tipo de terapias celulares es poder realizar el tratamiento de forma rápida.

Normalmente, estos linfocitos T específicos contra CMV proceden de donantes familiares de los pacientes, pero cuando no hay familiares o no disponen de suficientes concentraciones de estos linfocitos específicos hay que recurrir a otros donantes. Para ello, el BST ha creado el registro REDOCEL, el único existente en España y uno de los pocos de Europa. Este registro de donantes voluntarios habituales de sangre, que además también pueden donar este tipo de células tan específicas, ayudará a acortar tiempos y a salvar las dificultades, haciendo esta terapia celular más disponible y viable cuando concluyan sus ensayos clínicos. En este registro también participa el Centro de Transfusión de la Comunidad Valenciana.

El ensayo clínico ha contado con financiación del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades y con recursos propios del BST, que actúa como promotor del ensayo.

Deja un comentario