Derecho Sanitario desestima el recurso de apelación presentado por el sancionado

El TSJ de Murcia confirma el traslado forzoso de un médico por denigrar a su jefa por WhatsApp

— Murcia 28 Oct, 2019 - 6:32 pm

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Murcia ha desestimado el recurso de apelación interpuesto por el doctor Luis Miguel, médico del Servicio Murciano de Salud (SMS), contra la resolución por la que se le condenaba a una sanción de traslado forzoso por dos años al Hospital General Universitario Reina Sofía de Murcia por la comisión de «una falta continuada grave» consistente en la vejación de su jefa de Servicio a través de WhatsApp, la doctora Julieta.

El especialista sancionado presentó recurso contra la sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo de esta región, que desestimó el recurso anterior, contencioso-administrativo, contra la Orden del consejero de Sanidad de la comunidad autónoma, la cual desestimaba el recurso anteriormente presentado contra la resolución del director gerente del SMS, la cual le condenaba a lo citado anteriormente, basada en la «imposibilidad de seguir trabajando con el Luis Miguel , por presuntos insultos, difamaciones y faltas de respeto a la jefa de Servicio».

«Dado que la Sentencia apelada detalla el contenido de las conversaciones de WhatsApp, esta sala se referirá a ellas para dar respuesta al recurrente, sin transcribirlas literalmente. Ya es conocida por las partes la situación en que se produjeron, todas relacionadas con la Jefatura de Servicio, y también está claro que esos cambios o dotaciones no eran del gusto del señor Luis Miguel , incluso puso en tela de juicio su legalidad. Todo ello, como se ha dicho, se contiene en la sentencia apelada; y esta Sala debe decidir si la mencionada sentencia es o no conforme a Derecho», indica el TSJ de Murcia.

Nombramiento «a dedo»

Dice el apelante que el juzgador hace «una trascripción de los distintos mensajes de WhatsApp» y que no tiene en cuenta el nombramiento «a dedo» de la jefa de Servicio, ni la enemistad que entre esta señora y Luis Miguel había. Para el afectado, el empleo de la expresión ‘dedazo’ es «algo habitual en las críticas contra los actos administrativos». «Pero la doctora Julieta no es un acto administrativo. Y la expresión estaba dirigida a ella», señala el Tribunal.

«Tan dirigida que se produce el siguiente, digamos iter, en el uso de la expresión: cuando el doctor Rafael hace saber al doctor Luis Miguel que la doctora Julieta fue nombrada por la Dirección, el doctor Luis Miguel responde: ‘dedazo‘. El doctor Rafael aclara ‘la Ley es así’; y el señor Luis Miguel : ‘y la cama también’. El doctor Rafael aclara: ‘es un cargo de confianza’ y el doctor Luis Miguel responde: ‘ya lo creo, íntima’«, cita, textualmente, el fallo del TSJ de la región. Estas expresiones «se producen con la notoriedad y divulgación propia del WhatsApp», añade el órgano judicial.

Para explicar estas expresiones, dice el apelante que estaban «referidas a la influencia que pudo tener en la designación de la Jefatura de Servicio» y «a la circunstancia de estar casada con el doctor Juan». «Esta expresión desafortunada, por calificarla de alguna manera, pone de relieve una actitud que no se compadece con una mínima sensatez y buen sentido, pues se trivializa intencionadamente el uso de palabras y expresiones claramente infamantes. Cualquier lector de las mismas hubiera llegado a la misma conclusión tras el irritante empleo de conceptos de cama e intimidad que hace el señor Luis Miguel referido a la doctora Julieta», continúa la sentencia.

Sumamente ofensiva

Se trata, como «muy gráficamente» expresa la sentencia apelada, de que «se está aludiendo de forma explícita a que el puesto de trabajo de jefa de Servicio lo ha conseguido a través de la cama y por relaciones íntimas». Para el TSJ de Murcia, ciertamente «se trata de una expresión sumamente ofensiva, incluso cruel, una falta de respeto notable e intolerable. Y es una falta grave».

Lo mismo se deduce de otras expresiones que no muestran una disconformidad con uno u otro nombramiento, sino un decidido afán de insulto, todas recogidas por la sentencia apelada, «tales como ‘tu mazón’ o ‘todos conocemos tus actividades con vivos y con muertos’. «Y esta Sala coincide plenamente con el criterio de la sentencia apelada cuando las califica de grave desconsideración», comunica el órgano en cuestión, que, por todos estos motivos, desestima el recurso de apelación del facultativo sancionado, si bien aclara que «la presente sentencia es susceptible de recurso de casación ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo».

Deja un comentario